Neuropatía

Disautonomía: qué es, causas, síntomas y tratamiento

 
Delfina Viana. Médica.
Por Delfina Viana. Médica.. 18 octubre 2021
Disautonomía: qué es, causas, síntomas y tratamiento

Baja tensión, desmayos frecuentes, falta de aire y cansancio intenso. Estos son algunos de los síntomas que puedes padecer si tienes disautonomía. La neuropatía autonómica, como también es conocido este problema, afecta a los nervios que regulan aquellas actividades corporales que escapan de nuestra voluntad.

Si te interesa saber qué es la disautonomía exactamente, por qué se produce, cuáles son sus síntomas y su tratamiento, sigue leyendo este artículo de ONsalus.

Índice

  1. Qué es la disautonomía
  2. Causas de la disautonomía
  3. Síntomas de la disautonomía
  4. Tratamiento de la disautonomía

Qué es la disautonomía

La disautonomía es un problema de los nervios que controlan las funciones no voluntarias del organismo, tales como:

  • Presión arterial.
  • Frecuencia cardíaca.
  • Respiración.
  • Digestión.
  • Función renal.
  • Función sexual.
  • Control de temperatura corporal.
  • Dilatación o constricción de las pupilas oculares.

También se lo conoce como neuropatía o disfunción autonómica. Básicamente los nervios no transmiten de manera adecuada.

Causas de la disautonomía

Se trata de un problema bastante frecuente, puede afectar tanto a hombres como a mujeres. Existen variadas razones por las cuales puede no producirse la transmisión nerviosa adecuada en el sistema involuntario.

En algunos casos, se produce como consecuencia de otras enfermedades y se conoce como disautonomía secundaria. Es, por ejemplo, ante el padecimiento de:

  • Diabetes.
  • Parkinson.
  • Enfermedades autoinmunes (como artritis, lupus, celiaquía o síndrome de Sjögren)
  • Infecciones (como Virus de Inmunodeficiencia Humana -VIH-, enfermedad de Lyme).
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (Crohn, colitis ulcerosa)
  • Enfermedades neurológicas como el síndrome de Guillain-Barré.
  • Deficiencias vitamínicas.

Por otro lado, cuando no se identifica una enfermedad de base, sino que aparecen los síntomas neurológicos autonómicos aisladamente se define como disautonomía primaria.

En cualquier caso, suele haber antecedentes de problemas digestivos. Es por ello que es clave resolverlos para poder mejorar los desequilibrios más graves. Ahí es donde juega un papel clave la revisión de hábitos tales como: la alimentación, el descanso, la práctica moderada de ejercicio, el manejo de las emociones y el estrés, entre otros.

Síntomas de la disautonomía

Como has visto, los nervios autónomos o vegetativos regulan una gran cantidad de funciones corporales, es por ello que los síntomas que padece alguien con disautonomía pueden ser de los más diversos. Entre los más frecuentes destacan:

  • Malestar digestivo: la mayoría de los desequilibrios comienzan con alteraciones digestivas a las que no solemos prestar atención, pero una buena digestión es fundamental para mantenerse saludable. Molestias como hinchazón abdominal, exceso de gases, falta de apetito, náuseas, reflujo, acidez, diarrea o estreñimiento dan pie a que todo el cuerpo se altere en sus funciones. Es por ello que debes observarte, revisar tus hábitos y saber cuál es la causa real que te genera malestar.
  • Desmayos y mareos: estos sobrevienen cuando la tensión arterial baja más de la cuenta. Puede suceder al ponerte bruscamente de pie. También ocurre si la glucosa en sangre baja, ya que el sistema nervioso autónomo es quien avisa de esa bajada y al no emitir señales correctas el azúcar en sangre baja demasiado y lo percibirás con un malestar importante.
  • Baja tolerancia a la actividad física: el esfuerzo pone aún más de manifiesto la desregulación del sistema nervioso autonómico, apareciendo en ese caso fatiga muy importante y precoz, falta de aire, palpitaciones e incluso desmayos.
  • Problemas sexuales: las mujeres pueden notar una baja libido, mayor sequedad vaginal o menor sensibilidad, lo que incluso puede dificultar el orgasmo. Los hombres pueden sufrir dificultades en la eyaculación o las erecciones.
  • Problemas en la regulación de la temperatura del cuerpo: puede manifestarse con exceso o falta de sudoración.
  • Problemas para orinar: pueden ser bastante variadas las dificultades en la micción, desde imposibilidad de empezar a orinar o de vaciar la vejiga del todo hasta incontinencia o dificultades para percibir el deseo de orinar.
  • Problemas en la vista: debido a que los nervios involuntarios manejan la dilatación de las pupilas, puedes notar problemas para enfocar de noche o encandilamiento.

Tratamiento de la disautonomía

El tratamiento de la disautonomía será distinto en cada persona, tanto si se trata de una disautonomía primaria como si se padecen otras enfermedades de base como la diabetes o una enfermedad autoinmune, por ejemplo.

Desde la medicina científica actual se enfoca el tratamiento desde los síntomas que se padecen y no suele irse a las causas que generan los desequilibrios. Entonces, se indicarán fármacos que apuntarán a mejorar la frecuencia cardíaca, a corregir las cifras de presión arterial, a mejorar la diarrea, el estreñimiento o la disfunción eréctil.

Lo mismo sucede con las enfermedades crónicas que dan paso a la disautonomía secundaria como, por ejemplo, fármacos para bajar los niveles de azúcar en sangre en caso de diabetes o corticoides que disminuyan la respuesta inmunitaria en casos de problemas autoinmunes.

El problema de ese enfoque es que no se ataca a la causa real del desequilibrio. Si solo se ponen "parches y remiendos" realmente es muy difícil lograr un bienestar total.

Es por ello que en este y otros trastornos crónicos se vuelve clave revisar el estilo de vida y las posibles causas del malestar. Existen algunos puntos clave para encontrar las causas de las enfermedades:

  • La alimentación poco saludable.
  • La falta o el exceso de ejercicio.
  • El descanso inapropiado.
  • El uso excesivo de pantallas.
  • El estrés.
  • El mal manejo de las emociones.

Es por ello que buscar un enfoque de salud que contemple todos los aspectos se vuelve tan importante. Ir apuntando a cada uno de estos puntos puede hacer que realmente devuelvas a tu organismo la capacidad de autorregulación corporal.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Disautonomía: qué es, causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cerebro y nervios.

Bibliografía
  • Goldberger JJ, Arora R, Buckley U, Shivkumar K. Autonomic Nervous System Dysfunction: JACC Focus Seminar. J Am Coll Cardiol. 2019 Mar 19;73(10):1189-1206. doi: 10.1016/j.jacc.2018.12.064. PMID: 30871703; PMCID: PMC6958998.
  • Mayer EA, Tillisch K, Gupta A. Gut/brain axis and the microbiota. J Clin Invest. 2015 Mar 2;125(3):926-38. doi: 10.1172/JCI76304. Epub 2015 Feb 17. PMID: 25689247; PMCID: PMC4362231.
  • Jaideep SS, Nagaraja D, Pal PK, Sudhakara D, Talakad SN. Modulation of Cardiac Autonomic Dysfunction in Ischemic Stroke following Ayurveda (Indian System of Medicine) Treatment. Evid Based Complement Alternat Med. 2014;2014:634695. doi: 10.1155/2014/634695. Epub 2014 May 26. PMID: 24971149; PMCID: PMC4058279.

¿Tienes dudas? ¿Quieres ampliar información? Pregúntale a nuestro experto

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
Disautonomía: qué es, causas, síntomas y tratamiento