Compartir

Flujo con olor a queso: causas

 
Por Aleix Cardona, Periodista especializado en salud y bienestar. 16 octubre 2018
Flujo con olor a queso: causas

Durante el ciclo menstrual, el flujo vaginal va cambiando de textura, olor y color. Estas alteraciones entran dentro de la normalidad, no obstante, siempre debemos prestarle atención cuando observemos algún cambio destacable. Por lo general, la mayoría de los cambios en el flujo vaginal tienen que ver con cambios en los niveles de hormonas propios del ciclo menstrual de la mujer, sin embargo, otras veces son un signo de alerta de posibles infecciones.

El olor es uno de los principales indicadores de enfermedades a través del flujo, por ejemplo, el flujo con olor a pescado es uno de los síntomas de la vaginosis. En otros casos, también hay mujeres que se preguntan sobre el flujo con olor a queso. ¿Eres de las que se hacen esta pregunta? En el siguiente artículo de ONsalus te vamos a hablar en profundidad sobre el flujo con olor a queso: causas.

También te puede interesar: Alimentos para combatir la candidiasis

Por qué mi flujo huele a queso

La causa del flujo con olor a queso es una infección por levaduras, también conocida como candidiasis. La candidiasis es una infección fúngica causada por la levadura Cándida. Esta se puede dar en varias zonas del cuerpo, no obstante, la vagina tiene las características ideales para que se desarrolle allí. El caso es que esta levadura prolifera en la vagina cuando hay una alteración en la flora vaginal, algo que puede ser causado por distintos motivos. Entre las causas de la candidiasis y del olor a queso en el flujo encontramos:

  • La ingesta de ciertos medicamentos, mayoritariamente antibióticos, aunque también puede darse con otros fármacos como los anticonceptivos.
  • Alteraciones hormonales, ya sean propias del ciclo menstrual, causadas por el embarazo, o por cualquier otra causa.
  • Niveles elevados de azúcar en sangre.
  • Enfermedades como la diabetes.
  • Personas con un sistema inmune debilitado.

Sea como sea, cuando se desequilibra la flora bacteriana propia de la vagina, es mucho más fácil que proliferen este tipo de hongos, causando síntomas como el olor a queso en el flujo. A Continuación te hablamos sobre el resto de señales para identificar la candidiasis.

Flujo con olor a queso: causas - Por qué mi flujo huele a queso

Flujo con olor a queso y otros síntomas de la candidiasis

Cómo ya hemos explicado, el flujo blanco con olor a queso es uno de los síntomas de la candidiasis. No obstante, existen otros síntomas que pueden ayudarte a identificar esta afección. Pero hay que tener en cuenta que, además de la candidiasis, algunos de estos síntomas también son compartidos con otros problemas vaginales, por lo que siempre es recomendable visitar el ginecólogo para que te haga un diagnóstico preciso. A continuación te hablamos de los síntomas de la candidiasis:

  • Flujo con olor a queso.
  • Flujo blanco con grumos.
  • Picor vaginal.
  • Dolor en la vagina.
  • Dolor abdominal.
  • Dolor al tener relaciones.
  • Ardor al orinar.
  • Erupciones rojizas en la vulva.

Flujo con olor a queso en el embarazo

El embarazo es una época de grandes cambios a todos los niveles. Como no podía ser de otra forma, el flujo vaginal también sufre alteraciones y, entre las que puede sufrir, está el flujo con olor a queso. En estos casos, el origen es el mismo, puesto que la infección por levaduras durante el embarazo es algo bastante habitual, afectando al 38% de las embarazadas[1].

Por un lado, teniendo en cuenta que se está gestando una nueva vida en su interior, es normal que se den alteraciones hormonales que favorezcan la proliferación de la cándida en la vagina. Por otro lado, durante el embarazo es habitual que suban los niveles de azúcar, otro de los factores principales para la aparición de la candidiasis. Es por eso que, normalmente, no se puede encontrar una única causa, sino que se trata de una unión de factores que favorecen la candidiasis y el flujo con olor a queso en el embarazo.

Esto no debe causarte una preocupación excesiva, como ya hemos dicho, este tipo de infecciones son muy habituales durante la gestación, ya sea por el aumento de los estrógenos como por las alteraciones de los niveles de glucosa en sangre. No obstante, si detectas alguno de los síntomas que hemos estado explicando, es importante comunicárselo a tu ginecólogo.

No hay ningún estudio que evidencie riesgo alguno para el bebé, sin embargo, sí que es posible que se contagie durante el parto por contacto con la vagina. Es por eso que resulta necesario tratar la candidiasis con rapidez de modo que en el momento del parto ya no exista esa infección. Sea como sea, no influye de ningún modo en el riesgo de aborto o de parto prematuro, así como no hay posibilidad de que el bebé se contagie por el cordón umbilical.

Flujo con olor a queso: causas - Flujo con olor a queso en el embarazo

Mi flujo huele a queso: tratamiento

Si quieres eliminar el olor a queso en el flujo vaginal debes atacar la raíz del problema, es decir, tratar la candidiasis. Para ello debes acudir a tu ginecólogo para que establezca las causas exactas del problema y te diga cuál es el mejor tratamiento. En este punto es necesario hacer una análisis completo, ¿es puntual?, ¿te pasa habitualmente?, ¿cuál es la causa? De este modo, el médico te podrá recetar el mejor tratamiento. A continuación te hablamos de los tratamientos para el flujo con olor a queso.

Tratamiento para la candidiasis

El principal tratamiento para acabar con la candidiasis es el uso de antimicóticos. Hay distintas formas de aplicación, pero las dos más habituales son la aplicación a través de cremas en los genitales o la introducción de óvulos en la vagina. No hay un tiempo específico de duración de este tratamiento. Dependiendo de lo fuerte que sea esta medicina se deberán usar más o menos dosis, incluso algunos pueden acabar con la infección con una sola dosis. En otros casos el tratamiento durará algunos días o una semana, sea como sea, siempre hay que seguir las indicaciones del ginecólogo al pie de la letra.

Cómo prevenir el flujo con olor a queso

Estos consejos son imprescindibles cuando tengas candidiasis, no obstante, deberías ampliarlos a tu día a día, de modo que te ayude a prevenir el flujo con olor a queso:

  • Nunca hagas duchas vaginales: este tipo de duchas acaban con la flora vaginal propia de la vagina, haciendo que las levaduras proliferen con más facilidad.
  • No uses tampones: mientras dure la candidiasis es mejor no utilizar tampones. Consúltalo con tu ginecólogo para que te explique cuál es le mejor método según el tratamiento que estés llevando a cabo.
  • Abstinencia: mientras no se haya curado la candidiasis es mejor no mantener relaciones sexuales para prevenir que la infección se extienda.
  • No te rasques: por mucho que te pique no debes rascarte, puesto que aún te provocará más picor e irritación.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Flujo con olor a queso: causas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor femenino.

Referencias
  1. Torres, Karleidy, Soto, Augusto, Sandrea, Desiré, Villalobos, María, Rodríguez, Agustin, Hassanhi, Manzur, & Mesa, Luz Mila. (2005). Candidiasis vaginal en primigestas. Revista de Obstetricia y Ginecología de Venezuela, 65(2), 55-58. Disponible en: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0048-77322005000200002

Escribir comentario sobre Flujo con olor a queso: causas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Flujo con olor a queso: causas
1 de 3
Flujo con olor a queso: causas

Volver arriba