Compartir

Meningocele: causas, síntomas y tratamiento

 
Por Melanie Re. 23 octubre 2018
Meningocele: causas, síntomas y tratamiento

Se conoce como meningocele a una hernia plana de las llamadas meninges, es decir, de la aracnoides y la duramadre, que son membranas que se encuentran cubriendo al cerebro y la médula espinal, lo cual es producido por un defecto embriológico en los tejidos tanto fibrosos como musculares. En otras palabras, se trata de un defecto de nacimiento localizado, en el cual la columna vertebral y el conducto raquídeo no logran cerrarse antes de que el bebé nazca.

Este trastorno, también llamado mielomeningocele o meningomielocele, es un tipo de espina bífida que se manifiesta en forma de una pequeña bolsa húmeda, llamada quiste, que sobresale de la columna vertebral y la misma contiene membrana, una parte de la médula espinal, líquido y nervios. Si quieres saber más sobre este defecto de nacimiento, te aconsejamos que leas el siguiente artículo de ONsalus sobre meningocele: causas, síntomas y tratamiento.

Causas del meningocele

Generalmente, en el transcurso del primer mes de embarazo, en el feto ambos lados de la espina dorsal se juntan para envolver la médula espinal, los tejidos que cubren la médula espinal conocidas como meninges y los nervios raquídeos. El tubo neural es el cerebro y la columna vertebral cuando se encuentran desarrollándose, y el meningocele es un defecto en este tubo neural, en el cual no se llegan a formar completamente los huesos que forman la columna.

Como el conducto raquídeo queda inconcluso, la médula espinal y los tejidos que la cubren logran sobresalirse de la espalda del pequeño. Sin embargo, esta alteración no es tan frecuente, ya que según la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU.[1], puede verse afectado 1 de cada 4.000 bebés.

A pesar de lo anterior, los niños que nacen con mielomeningocele tienen altas probabilidades de sufrir otros trastornos congénitos. De hecho, ocho de cada diez niños con esta alteración tienen, al mismo tiempo, hidrocefalia, la cual es una acumulación adicional de líquido en el cerebro que aumenta la presión de este órgano y puede generar diversos daños.

Si bien no se conoce la causa exacta del meningocele, existen diversos factores que pueden contribuir a su aparición. Entre ellos, se encuentran la presencia de bajos niveles de vitamina B9, conocida comúnmente como ácido fólico, en el organismo de la madre antes y durante el embarazo. Es importante que la mujer cuente con esta vitamina en la cantidad suficiente, ya que es un nutriente indispensable para la correcta formación de la médula espinal y el cerebro.

Asimismo, existe un mayor riesgo de padecer este defecto cuando alguien de la familia ya nació con esta alteración, aunque muchas veces no hay tal conexión. También pueden influir otros aspectos tales como la obesidad, la diabetes, factores ambientales, nutricionales y el consumo por parte de la madre de ciertos medicamentos, como los anticonvulsivos. A pesar de lo detallado, estos factores solo incrementan el riesgo a sufrir meningocele, no tienen una conexión directa con la alteración.

Meningocele: causas, síntomas y tratamiento - Causas del meningocele

Meningocele: síntomas

En un niño que nace con meningocele puede observarse una zona abierta o un saco que contiene líquido en el interior y se encuentra ubicado en la mitad o la parte baja de la espalda. Los síntomas más frecuentes que presentan los bebés con esta alteración son:

  • Sufrir una pérdida en el control de esfínteres.
  • Presentar una falta de sensibilidad, la cual puede ser total o parcial.
  • Padecer de parálisis en los miembros inferiores, ya sea parcial o total.
  • Sentir una gran debilidad en la cadera, los pies o las piernas.
  • En ocasiones, la forma de los pies o las piernas no son totalmente normales.
  • Algunos pacientes sufren acumulación de líquido dentro del cráneo.

Meningocele: tratamiento

Es muy importante que la madre realice controles frecuentes durante todo el embarazo, ya que en caso de llegar a detectarse una alteración grave puede que el especialista haga a la mujer contemplar la opción de interrumpir la gestación. Sin embargo, existe la opción de un tratamiento quirúrgico intrauterino para cerrar este defecto y, de esta forma, disminuir los riesgos de que el paciente sufra diversas complicaciones en el futuro.

Si el trastorno no fue identificado antes de que el bebé nazca, es muy probable que el médico recomiende una cirugía para reparar el defecto durante los primeros días de vida del niño. Antes de que el procedimiento se realice, es indispensable manejar al bebé con suma precaución debido a que podría incrementarse el daño de la médula espinal. Es por este motivo que los especialistas recomendarán:

  • Algunas posiciones y cuidados especiales.
  • Utilizar ciertos dispositivos de protección.
  • Cambiar la forma de alimentarlo, manipularlo y bañarlo.

En los pacientes con hidrocefalia, es decir, con acumulación de líquido en el cerebro, es posible que se necesite colocar una derivación ventriculoperitoneal que ayudará a que se drene este líquido. Asimismo, el tratamiento puede incluir la administración de antibióticos para prevenir o tratar infecciones como la meningitis.

La mayoría de los pacientes requieren de tratamientos de por vida para controlar diferentes trastornos que surgen del daño que se produce en la médula espinal y los nervios, por ejemplo, alteraciones intestinales, vesicales, musculares y articulares.

Meningocele: causas, síntomas y tratamiento - Meningocele: tratamiento

Meningocele y complicaciones asociadas

Si bien es importante que el paciente con meningocele se realice controles permanentes tal como indique su médico, existen ciertas complicaciones que pueden deberse a este defecto, entre ellas se encuentran:

  • Hidrocefalia, la acumulación de líquido en el cráneo.
  • Pérdida de control de esfínteres.
  • Meningitis.
  • Parálisis en las piernas o mucha debilidad.
  • Complicaciones y dificultad para dar a luz.
  • Parto traumático.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Meningocele: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cerebro y nervios.

Referencias
  1. Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU. (NIH). Myelomeningocele. Disponible en https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001558.htm

Escribir comentario sobre Meningocele: causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Meningocele: causas, síntomas y tratamiento
1 de 3
Meningocele: causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba