Compartir

Menú para la dieta hipoalergénica

Por Manuel Alejandro Patiño, Psicólogo Clínico y psiconeuroinmunólogo. 6 julio 2017
Menú para la dieta hipoalergénica

Existen muchos estilos de alimentación en la vida moderna, gracias tanto a la globalización, como a los avances científicos que han descubierto beneficios y efectos negativos en unos y otros alimentos. En los últimos años, además, también hemos ido agregado nuevos productos que desconocíamos y que facilitan nuevos estilos de alimentación.

Cuando de salud se trata, es muy importante unificar gustos y preferencias con supervisión médica soportada por avances científicos de fuentes confiables. Un estilo muy en auge es la dieta hipoalergénica, donde gran parte de los productos procesados del mundo moderno son sacados de la lista, así como beneficia al reducir la posibilidad de aparición de enfermedades crónicas. Si quieres aprender más acerca de lo que es este tipo de alimentación, en el siguiente artículo de ONsalus te explicamos el menú de la dieta hipoalergénica y sus fundamentos.

También te puede interesar: Dieta mediterránea para perder peso

¿Qué es la dieta hipoalergénica?

Nuestro cuerpo tiene la capacidad de producir reacciones como defensa ante gran diversidad de peligros, tanto internos, es decir, producidos por el mismo cuerpo - como pueden ser las células cancerígenas y defectuosas- como antígenos que provienen del medio externo.

Sin embargo, en algunos casos, nuestras defensas se descontrolan, y en su propósito de querer defendernos atacan a estos antígenos de una manera exacerbada, pudiendo causar desde molestias de poca trascendencia hasta riesgos aún mayores al individuo, incluso peores a los que dicho elemento irregular normalmente podría causar. Estas reacciones exacerbadas debidas a esta hipersensibilidad son llamadas alergias.

La dieta hipoalergénica es aquella que se enfoca en una alimentación que permite reducir o eliminar las reacciones alérgicas, al proveer recursos y hábitos que permiten que el sistema inmunitario restaure su equilibrio.

Quizá piensas hasta ahora que esta dieta sirve sólo para aliviar alergias específicas a alimentos, o quitar la comida que produce la alergia y ya, pero no es así. Es todo un estilo de alimentación que, gracias a sus efectos en el sistema inmune y el metabolismo, permite ayudar a combatir y prevenir prácticamente todo tipo de condiciones alérgicas, incluso alergias a las abejas, pelos de animales y al polen, por dar algunos ejemplos no referidos a comidas. Por lo tanto, podemos decir que la dieta hipoalergénica es uno de los remedios naturales para combatir la alergia.

Fundamentos de la dieta hipoalergénica

Este estilo da prioridad a aquellos alimentos a los cuales el cuerpo se encuentra evolutivamente mejor adaptado, representando un riesgo mínimo de reacciones alérgicas durante su ingesta y favoreciendo la salud inmune en general. Gracias a avances científicos, han evolucionado sus fundamentos, en los cuales se evitan no sólo productos procesados (de muy corta presencia en la historia del hombre), sino algunos alimentos más directos de fuentes naturales así sean orgánicos o integrales, pues el hecho de que sean naturales no significa que el cuerpo esté bien adaptado a su consumo.

También se asegura de incluir los suficientes nutrientes necesarios para recuperar y mantener la salud de tus defensas, pues el derecho y naturaleza de todo ser es vivir sanamente. Esto quiere decir que no vinimos programados para vivir alérgicos.

Otro fundamento que se sugiere aplicar es que nacimos diseñados para movernos. Es muy recomendado acompañar la dieta hipoalergénica con un estilo de vida activo físicamente para lograr y maximizar sus efectos.

Menú para la dieta hipoalergénica - Fundamentos de la dieta hipoalergénica

Menú de la dieta hipoalergénica y hábitos

A continuación te explicaremos cuáles son las pautas de la alimentación hipoalergénica par apoder diseñar un buen ejemplo de menú hipoalergénico. Aquí podrás encontrar algunos alimentos o hábitos que a veces resultan causantes de alergias, como el caso del marisco. En tales circunstancias, lo que siempre se debe recomendar es seguir la dieta con constancia y, con supervisión médica, identificar el momento en el que ya la alergia se haya reducido o desaparecido.

Alimentos a consumir

  • Vegetales: su consumo debe hacerse constante, dando prioridad a aquellos verdes y frescos, aportando a su vez variedad. Ejemplos: espinaca, lechuga, brócoli, vainitas, tomate.
  • Frutos: principalmente papaya, mango, melón y manzana. El aguacate y la auyama también son fundamentales, e incluso pueden agregarse en variedad de recetas para todos los días.
  • Proteínas de fuente animal: los pescados y mariscos son fundamentales, ya que sus ácidos grasos son anti-inflamatorios, ayudando directamente al sistema inmune a cerrar heridas y procesos inflamatorios crónicos que lo desgastan. Los huevos y aves orgánicos también deben incluirse. Las algas son una opción a considerar, en dosis moderadas.
  • Fibra y almidones: alimentos como las batatas, zanahorias y remolachas son muy beneficiosos. Los frutos secos también, en cantidades pequeñas (sin incluir al maní, que es una legumbre).

Ante reacciones adversas en la persona, como las flatulencias que puede producir el brócoli, el tratamiento y la dieta deberán acompañarse con la atención médica de un especialista que aborde dicha problemática y en conjunto con él, determinar si se podrá retomar el consumo del alimento en algún momento.

Hábitos a adoptar

  • Cantidad de comidas al día: 3 comidas al día, con la posibilidad de ayunos intermitentes, que permitan al organismo terminar procesos de desintoxicación acumulados.
  • Alimentación balanceada: incluye todos estos grupos de alimentos mencionados en cada uno de tus 3 platos, evitando frutas en la noche para un mejor descanso.
  • Hidratación adecuada: tomar agua de a sorbos constantemente tampoco deja que el sistema inmune descanse bien. Toma mejor de a vasos grandes, con menos frecuencia.
  • Actividad física constante: preferiblemente en espacios naturales.
  • Asistencia a psicoterapia: todas las alergias tienen un componente psicoemocional implicado, de menor o mayor grado, por lo que debe atenderse esta dimensión del ser. Algunas comidas eliminadas de esta dieta pueden ser tan adictivas como las drogas duras.
Menú para la dieta hipoalergénica - Menú de la dieta hipoalergénica y hábitos

Alimentos a evitar en la dieta hipoalergénica

Deben reducirse o eliminarse los siguientes elementos de la mesa, por sus efectos comprobados en la salud inmune y/o por las reacciones que producen inmediatamente después de ser ingeridos:

  • Azúcar refinada y endulzantes artificiales, así como la infinidad de productos que lo contienen como las gaseosas, la bollería o los jugos.
  • Sal refinada.
  • Lácteos y sus derivados.
  • Carnes rojas: mamíferos.
  • Carnes procesadas de cualquier tipo.
  • Maní.
  • Soja y granos.
  • Gluten: trigo, cebada, centeno, avena.
  • Papa/patata y arroz refinado: su elevada carga glicémica produce fuerte reacción inmune.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Menú para la dieta hipoalergénica, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación.

Escribir comentario sobre Menú para la dieta hipoalergénica

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Ana Maria
Me gustaria algunas recetas p dietas hipoalergenicas como galletas etc.

Menú para la dieta hipoalergénica
1 de 3
Menú para la dieta hipoalergénica

Volver arriba