Compartir

Metrorragia: causas, síntomas y tratamiento

Valoración: 5.0 | 1 voto
Metrorragia: causas, síntomas y tratamiento

La metrorragia es el sangrado vaginal que se produce fuera del ciclo menstrual. Una menstruación puede tener duración variable pero normalmente no superará los siete días. Cada mujer es diferente, pero la metrorragia no es algo normal en ningún caso y debe ser tratada ya que podría producir una anemia. Un ciclo suele durar unos 28 días pero puesto que depende de cada mujer el periodo entre una menstruación u otra puede ser de entre 24 y 35 días. Si el sangrado se produce en este tiempo es una metrorragia. Las causas pueden ser muy variadas pero todas tienen tratamiento. Es común que se añada un suplemento de hierro a las mujeres con metrorragias para evitar o tratar anemias. En este artículo de ONsalus te lo explicamos todo sobre la metorragia: causas, síntomas y tratamiento.

    Índice
  1. Causas de la metrorragia
  2. Metorragia: síntomas
  3. Metorragia: tratamiento
  • Causas de la metrorragia

    Las causas de la metrorragia son muy variadas y en muchas ocasiones se trata de pequeñas afecciones tratables que no son nada graves, por lo que no debes preocuparte si alguna vez te ocurre. Eso sí, es importante acudir al médico cuanto antes, no sólo para diagnosticar la causa y tratarlo sino porque se podría producir, como hemos dicho, una posible anemia ferropénica.

    Las causas que pueden dar lugar a metrorragias son:

    • Síndrome del ovario poliquístico: el SOP provoca la aparición de quistes en los ovarios que, aunque no son dañinos, pueden provocar metrorragias. Algunos se tratan con píldoras anticonceptivas pero si son muy grandes hay que extirparlos.
    • Hiperplasia endometrial: se produce cuando el endometrio crece demasiado de tamaño, en la mayoría de ocasiones por un nivel alto de estrógenos y disminución de la progesterona.
    • Miomas o pólipos: pueden ser uterinos o cervicales y suelen ser benignos. Pueden provocar sangrado vaginal.
    • Cervicitis: se trata de la inflamación o infección del cuello del útero.
    • Lesión vaginal: un traumatismo, golpe o relaciones sexuales demasiado bruscas pueden provocar daños vaginales. También puede aparecer sangrado vaginal con la aparición de verrugas genitales.
    • Hipotiroidismo: es cuando la función tiroidea es menor a lo adecuado. Los cambios hormonales provocados por la tiroides pueden provocar metrorragias e incluso otras alteraciones en la menstruación.
    • Enfermedades de transmisión sexual: algunas infecciones de transmisión sexual como la gonorrea o la clamidia pueden provocar sangrados vaginales. Incluso pueden verse atenados tras mantener relaciones sexuales.
    • Uso de hormonas: algunos tratamientos con estrógenos o incluso la píldora anticonceptiva que toman tantas mujeres pueden provocar sangrados vaginales fuera del ciclo menstrual. También el uso de DIU que puede irritar la mucosa vaginal.
    • Problemas de coagulación: una mujer con problemas de coagulación sanguínea puede sufrir metrorragias frecuentes. Si está tomando tratamiento anticoagulante es muy probable que esto ocurra. Hay que tener cuidado ya que podría producirse una hemorragia.
    • Cáncer: puede ser uterino o de las trompas de Falopio aunque los sangrados vaginales son más comunes del cáncer de cuello el útero. Incluso antes de producirse el cáncer en su etapa precancerosa puede producir metrorragias.

    También pueden ser debidas a causa de un embarazo. Si se ha producido un embarazo ectópico (implantación fuera del útero) es muy común que aparezca sangrado vaginal. El embarazo ectópico es muy peligroso. También puede ser debido a que la mujer esté embarazada y haya sufrido un aborto natural.

    Durante la menopausia los niveles de estrógenos bajan considerablemente y esto hace que haya sequedad vaginal que podría producir sangrado.

    Causas de la metrorragia
  • Metorragia: síntomas

    Cuando se produce una metrorragia el síntoma más común es el sangrado vaginal que puede ser más o menos abundante. En ocasiones la sangre puede estar algo coagulada o ser de un tono marrón. Otras, sin embargo, es claramente roja y líquida. Dependerá en cada caso de la mujer y del trastorno o causa que lo esté provocando.

    Como hemos visto las mujeres con menopausia sufren de sequedad vaginal por lo que este tipo de sangrado no se considera metrorragia. De la misma manera que si las niñas que aún no han menstruado por primera vez sufren sangrado vaginal, en este caso tampoco es considerado metrorragia.

    Otros síntomas que pueden acompañar al sangrado vaginal son:

    • Dolor en la zona del abdomen: a veces solemos asociarlo a un dolor de ovarios. Sin embargo los ovarios no tienen terminaciones nerviosas par que puedan doler como tal, el doler se debe a alguna función o trastorno de la zona.
    • Cansancio o fatiga y dolor de cabeza: cuando estos síntomas aparecen es porque la pérdida de sangre ha causado una anemia ferropénica y esta da lugar a mayor cansancio y dolores de cabeza. Esta debilidad o fatiga es conocida como astenia.
    • Perdidas de sangre mayores o con coágulos de sangre: en este caso es importante acudir al médico de urgencia.

    No debes esperar a que el sangrando sea abundante o a tenerlo más veces para acudir al médico. Si estas embarazada y se producen sangrados vaginales acude de inmediato al ginecólogo.

    Metorragia: síntomas
  • Metorragia: tratamiento

    Es importante determinar que el sangrado es vaginal y no proviene de la orina (lo que podría indicar una infección) o del recto (que indicaría hemorroides o alguna enfermedad más grave).

    El tratamiento dependerá en cada caso de la causa, ya sea tiroidea, hormonal, o tumoral.:

    • En muchos casos se utiliza la píldora anticonceptiva que no son más que hormonas, en este caso progesterona o estrógenos (normalmente una mezcla) para equilibrar los niveles y evitar mñas metrorragias.
    • Si se trata de una ETS se emplearán fármacos para tratar la infección y se recomendará prevención.
    • Cuando es producida por el uso de algún anticonceptivo se recomendará dejar de usarlo o cambiarlo por algún otro.
    • En casos más graves como algún tumor dañino o cancerígeno se recurrirá a cirugía. También en el caso de los pólipos. También es necesaria en el caso del embarazo ectópico ya que podría poner en riesgo la salud de la madre.

     

  • Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Metrorragia: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor femenino.

¿Te ha sido útil este artículo?
Artículos relacionados
Comenta, opina, pregunta sobre metrorragia: causas, síntomas y tratamiento