menu
Compartir

Por qué me rozan los muslos y cómo evitarlo

 
Por Delfina Viana. Médica.. 28 mayo 2021
Por qué me rozan los muslos y cómo evitarlo

Se trata de un problema muy común, pero del que no muchas personas hablan. El rozamiento de los muslos es realmente incómodo para quien lo padece y puede ser limitante tanto a la hora de elegir las prendas de vestir como las actividades que se realizan.

Los días más calurosos y húmedos, las pieles más sensibles o secas, el volumen de los muslos e incluso la falta de tono muscular, la celulitis o la falta de firmeza pueden generar lesiones en la piel de esta zona. La buena noticia es que existen muchas alternativas útiles para prevenir las rozaduras. En este artículo de ONsalus, te explicamos por qué rozan los muslos y cómo evitarlo.

También te puede interesar: Sudor en las ingles: causas y cómo evitarlo

Por qué rozan los muslos

Las rozaduras en los muslos es un problema realmente común y esto es porque existen muchos factores que pueden favorecerlo. Veamos a continuación cuáles son los factores de riesgo:

Calor y sudoración

Si has padecido de rozaduras en los muslos sabrás que cuando empieza el calor o los días muy húmedos es la peor época.

La sudoración o la falta de evaporación de la humedad de la piel son claves en el comienzo de las lesiones de este tipo. Las rozaduras pueden presentarse como enrojecimiento, erosión de la piel e incluso pueden aparecer ampollas que, al romperse, dejan al descubierto las capas más profundas de la piel que pueden tardar más en cicatrizar.

Piel sensible o seca

Las pieles más delicadas son las más susceptibles de padecer rozaduras. Una piel bien hidratada es más resistente y cumple mejor su función de protección que una piel seca.

Las pieles secas suelen sufrir fácilmente de grietas y descamación. Si entre ambos muslos se produce fricción es probable que aparezcan rozaduras mucho más rápido e incluso que las lesiones tarden más en cicatrizar.

Un caso particular se presenta en personas que ya tienen enfermedades de la piel como es el caso, por ejemplo, del pénfigo. En este problema la piel es tan sensible que los mínimos roces pueden generar lesiones realmente grandes y difíciles de curar.

Volumen de los muslos

Si los muslos están muy próximos entre sí es más probable que se produzca sudoración y que aparezcan rozaduras, incluso sin realizar grandes esfuerzos.

Celulitis y falta de firmeza

Las pieles más flácidas suelen ser más propensas a este tipo de lesiones con presencia de ampollas. Si se forman pliegues por la falta de firmeza, es posible que se junte a la humedad e incluso que aparezcan lesiones por hongos, sobre todo, en las zonas más cercanas a la ingle.

Una piel en estas condiciones es más débil y puede verse afectada por el rozamiento.

Cómo evitar rozaduras en los muslos

Afortunadamente, podemos encontrar una gran variedad de opciones para prevenir las rozaduras en los muslos. Existen productos cosméticos e incluso prendas de vestir especialmente diseñadas para evitar este problema, ¿te interesa conocerlas?

Antiampollas

Existe una gran variedad de productos especialmente diseñados para evitar la formación de ampollas en zonas de roces y humedad. Son más frecuentemente utilizados en los pies, pero también son muy útiles si los aplicas en tus muslos.

Algunos de ellos incluyen sustancias como la silicona, o bien, son bálsamos con aceites que mantienen la hidratación, firmeza y brindan una capa protectora extra. Son también conocidos como "Antichafing" o "antiblister".

Es importante que te asegures de que no bloquean la transpiración, sino que solo brindan una capa protectora pero respirable.

Manteca de karité

Es una opción más natural y suave, sobre todo, indicada para pieles sensibles o secas. Puede aplicarse varias veces al día, pero es importante que no sea de manera exagerada, ya que puede retener la humedad si se aplica en exceso.

Caléndula

Es frecuentemente utilizada durante la lactancia debido a sus propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes, pero también porque genera una capa protectora frente a la humedad.

Puede utilizarse en forma de crema o bien directamente la infusión de la flor. En ambos casos es importante que no sea de manera exagerada ni muy frecuente porque puede favorecer la humedad.

También puede utilizarse cuando ya se han producido las rozaduras debido a que es excelente como reparadora y cicatrizante.

Talco

Las féculas o talcos que se utilizan para la piel de los bebés son muy útiles cuando se trata de disminuir la humedad de la piel. Pueden aplicarse varias veces al día y no suelen manchar las telas.

Vaselina

También es muy usada, sobre todo, cuando la piel es más bien seca. El problema de este producto es que sí puede manchar las prendas de vestir.

Aceite de sésamo

El aceite de sésamo es excelente para hidratar las pieles más secas. Se utiliza una vez por día. Lo ideal es aplicarlo media hora antes del baño con masajes suaves sobre la piel. Mejora la circulación de manera muy llamativa.

Limpieza de la piel

Algo que no deberías minimizar si sufres de rozaduras o quieres evitarlas es la limpieza de la piel. Esta debe ser suave, con productos neutros y naturales.

Así mismo, es importante que cuando seques la piel, lo hagas con una toalla limpia y muy suave, ya que toda irritación favorece las rozaduras y la mala cicatrización.

Prendas que evitan las rozaduras

Se han diseñado especialmente para quienes sufren de rozaduras en los muslos unas bandas que protegen suavemente estas zonas de la piel.

Vienen realizadas en múltiples telas, algunas más invisibles, otras más notorias, con telas delicadas como el algodón y en múltiples colores. También se han creado diferentes diseños, dentro de los que destaco los que tienen bolsillo porque pueden ser realmente prácticos.

Debes asegurarte que tengan bandas de silicona en su interior o algo que impida que se deslicen hacia abajo cuando caminas, por ejemplo.

Cómo curar las rozaduras entre las piernas

Cuando las lesiones ya se han producido deben cuidarse como cualquier otra herida de la piel:

  • Limpia la zona cada día, de manera suave, con algún jabón neutro y mejor si es natural y libre de químicos innecesarios.
  • Mantén la zona ventilada. La humedad no favorece la cicatrización, es necesario que el aire ayude a secar las lesiones.
  • Si hay costras evita tocarlas o arrancarlas. Por debajo de ellas, la piel está cicatrizando y si las quitas antes de tiempo, es muy posible que queden cicatrices más marcadas.
  • Evita el sol. Si tampoco quieres que la piel quede manchada, debes evitar que el sol incida sobre la piel que ha sufrido de rozaduras.
  • Si la zona tiene humedad puedes aplicar un talco cicatrizante, como los que se utilizan para cicatrizar el culito de los bebés cuando sufren dermatitis del pañal.
  • Si la lesión es muy grande y no ves mejoría, es importante que realices una consulta médica, sobre todo, si padeces de enfermedades como la diabetes o alguna otra en la cual tus defensas estén bajas.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué me rozan los muslos y cómo evitarlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Piel, cabello y uñas.

Bibliografía
  • Hashmi F, Kirkham S, Nester C, Lam S. The effect of topical anti blister products on the risk of friction blister formation on the foot. J Tissue Viability. 2016 Aug;25(3):167-74. doi: 10.1016/j.jtv.2016.04.002. Epub 2016 Apr 29. PMID: 27161952.
  • Kirkham S, Lam S, Nester C, Hashmi F. The effect of hydration on the risk of friction blister formation on the heel of the foot. Skin Res Technol. 2014 May;20(2):246-53. doi: 10.1111/srt.12136. Epub 2014 Mar 20. PMID: 24645912.
  • Worthing RM, Percy RL, Joslin JD. Prevention of Friction Blisters in Outdoor Pursuits: A Systematic Review. Wilderness Environ Med. 2017 Jun;28(2):139-149. doi: 10.1016/j.wem.2017.03.007. PMID: 28602272.
  • Janssen L, Allard NAE, Ten Haaf DSM, van Romburgh CPP, Eijsvogels TMH, Hopman MTE. First-Aid Treatment for Friction Blisters: "Walking Into the Right Direction?". Clin J Sport Med. 2018 Jan;28(1):37-42. doi: 10.1097/JSM.0000000000000424. PMID: 28452830.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
Por qué me rozan los muslos y cómo evitarlo
Por qué me rozan los muslos y cómo evitarlo

Volver arriba