Compartir

Qué hacer ante un ataque de ansiedad

Aleix Cardona
Periodista especializado en salud y bienestar
Qué hacer ante un ataque de ansiedad

La ansiedad es la enfermedad del siglo XXI, una serie de trastornos emocionales y psicológicos que también se manifiestan a nivel físico y que cada vez padece más gente. No obstante, sufrir ansiedad no es lo mismo que tener un ataque de ansiedad. Aunque las crisis de ansiedad o ataques de pánico sean consecuencia de unos niveles de ansiedad altos, son unos episodios cortos en el tiempo en los que los síntomas se intensifican enormemente.

Cualquier persona que haya sufrido uno de estos ataques sabe lo mal que se pasa, por lo que suele permanecer el miedo de volver a sufrirlo y se quiere estar lo más preparado posible por si vuelve a suceder. Es por eso que en el siguiente artículo de ONsalus queremos explicarte qué hacer ante un ataque de ansiedad, cómo actuar y qué no se debe hacer para pasar este episodio de la mejor manera posible.

También te puede interesar: Cómo controlar un ataque de ansiedad

Por qué dan ataques de ansiedad

Los ataques de ansiedad pueden variar dependiendo de la persona, tanto en los síntomas como en la intensidad y los motivos que la causan. Hay ocasiones en las que son provocados por una situación particular, otras por miedo y algunas por anticipación de un miedo. No obstante, a pesar de que no haya una causa indiscutible y definitiva que provoque las crisis de ansiedad sí que hay ciertos factores que pueden encontrarse en su origen:

  • Herencia genética y antecedentes familiares.
  • Eventos importantes como un nuevo trabajo, la llegada de un hijo o una boda.
  • Estrés muy elevado por la pérdida de un empleo, una muerte cercana o un divorcio.
  • Hay ciertas enfermedades que pueden provocar ansiedad como ciertos problemas cardíacos, el hipertiroidismo o la hipoglucemia.
  • La ingesta de estimulantes como el café o la cocaína.
  • Dejar de usar ciertas medicaciones.

Crisis de ansiedad: síntomas

Aunque pueden variar de una persona a otra, los síntomas de un ataque de pánico suelen ser muy parecidos en todos los casos. Aparece de forma súbita y violenta, produciendo un enorme e intenso malestar a la persona. En cuestión de pocos minutos la persona empieza a experimentar los siguientes síntomas:

  • Palpitaciones
  • Taquicardia
  • La sensación de que le falta el aire
  • Presión en el pecho
  • Sudor excesivo
  • Náuseas
  • Dolor de barriga
  • Mareo

Otros síntomas que pueden manifestarse y que son más difíciles de explicar son:

  • Aturdimiento
  • Miedo a desmayarse
  • Entumecimiento y hormigueo en las extremidades
  • Sensación de irrealidad
  • Miedo a volverse loco
  • No controlar los propios pensamientos

Resumiendo, un ataque de ansiedad es un miedo muy intenso, acompañado de manifestaciones físicas como la dificultad en la respiración junto con pensamientos catastrofistas y la sensación de que algo malo está a punto de suceder.

Cuánto dura un ataque de ansiedad

Por lo general, los ataques de ansiedad suele durar entre 15 y 30 minutos. No obstante, es dentro de los 5 primeros minutos cuando los niveles de ansiedad son más altos. Pasado este periodo, los síntomas vas desapareciendo lentamente hasta la media hora.

No obstante, hay gente que asegura que sus ataques de ansiedad pueden ser más largos, pudiendo llegar a durar todo el día. En este punto hace falta distinguir sobre lo que es un ataque de pánico y tener niveles altos de ansiedad. Los niveles de ansiedad altos pueden durar incluso días, pero los ataques de pánico no se suelen alargar mucho más allá de los 30 minutos, aunque pasado este tiempo los niveles de ansiedad permanezcan altos.

Habitualmente, las secuelas de un ataque de ansiedad se pueden notar también a nivel físico. La persona que lo sufre suele acabar agotada, sintiéndose muy cansada y con agarrotamiento muscular en todo el cuerpo.

Tengo ansiedad, ¿qué hago?

Puede parecer algo extraño, pero lo mejor que puedes hacer cuando tienes una crisis de ansiedad es simple y llanamente no hacer nada y esperar a que se te pase. A pesar de que es muy complicado poder parar un ataque de ansiedad, si no actuamos correctamente sí que podemos alargarlo o empeorarlo.

Hace falta tener muchísimo control mental y capacidad de relajación para poder revertir un ataque de ansiedad. Lo que suele suceder en la mayoría de los casos es que al sentirnso incapaces de poder tranquilizarnos, nos angustiaremos aún más y los niveles de ansiedad aumentarán.

Básicamente tenemos que tener claros una serie de conceptos y pensamientos que harán que superemos la crisis más fácilmente, evitando entrar en pensamientos repetitivos que empeoren nuestro estado:

  • Ser consciente que estamos sufriendo un ataque de ansiedad.
  • Ser consciente de que no tienes ningún problema físico, no te ahogarás, no tendrás un infarto ni te morirás por la ansiedad.
  • Los primeros 4 minutos son los peores, pasado este tiempo se irá calmando.
  • La crisis no durará más de 30 minutos.
  • No hay que huir de donde estemos, simplemente buscar un sitio tranquilo para pasar la crisis y si estamos conduciendo parar el coche.

Cómo actuar ante un ataque de ansiedad

Teniendo en cuenta la naturaleza de esta situación, resulta casi tan importante saber lo que se tiene que hacer como tener claro aquello que no debemos hacer, ya sea porqué nos puede agravar el problema o porque resulta contraproducente. A continuación te explicamos aquello que no debes hacer:

No huir

Huir es algo que jamás se debe hacer y, sin embargo, es la primera reacción natural ante una crisis de ansiedad. La evitación y la huida son dos de los pilares sobre los que se sustenta la ansiedad, cuanto más evitemos o intentemos escapar de aquello que la provoca más grande se hará y más complicado será superarla. Cuando notamos que estamos a punto de tener un ataque de pánico, la reacción habitual es ir hacia casa o hacia un sitio que consideremos seguro. Como es normal, pasados los 30 minutos que suele durar, la ansiedad irá remitiendo, haciéndonos llegar a la falsa creencia que el sitio donde estábamos es lo que nos la ha provocado y el hecho de estar en un sitio seguro nos ha librado de la ansiedad. Con el tiempo esto no hará más que ir aumentando la ansiedad y limitando los sitios en los que podemos sentirnos cómodos.

Amigos que agobian

Lo último que necesitamos cuando estamos sufriendo un ataque de ansiedad es tener a un montón de gente revoloteando alrededor, aunque sea con la mejor de las intenciones. Siempre está bien tener a un amigo o familiar al lado por si necesitas alguna cosa, pero más de una persona ya será multitud.

Rituales extraños

La ansiedad suele ir bastantes veces ligada a los TOC -transtorno obsesivo compulsivo-. Ya hemos comentado repetidas ocasiones que la crisis de ansiedad se va por si misma, así que no tiene sentido realizar ningún ritual como ponerse a contar, repetir cadenas de números, rezar o realizar alguna actividad en concreto. Al contrario, de hacer eso podemos aumentar los niveles de ansiedad y acabar esclavizados por una rutina absurda que no tiene ninguna relación o beneficio con nuestra situación.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué hacer ante un ataque de ansiedad, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Desórdenes mentales.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Qué hacer ante un ataque de ansiedad

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué hacer ante un ataque de ansiedad
1 de 3
Qué hacer ante un ataque de ansiedad