Compartir

Soplo en el corazón en niños: síntomas y tratamiento

 
Por Manuel Alejandro Patiño, Psicólogo Clínico y psiconeuroinmunólogo. Actualizado: 2 octubre 2017
Soplo en el corazón en niños: síntomas y tratamiento

Existen algunos detalles o anomalías que pueden surgir durante el crecimiento del ser humano que es necesario atender, mas no todas son para causar preocupación en exceso. El soplo cardíaco es un signo sonoro que se presenta frecuentemente en niños y algunos adolescentes como consecuencia natural de su crecimiento. Sin embargo, existen algunos casos menores en los cuales el soplo nace de anomalías congénitas que sí deben ser atendidas y supervisadas periódicamente. Continúa leyendo el presente artículo de ONsalus para conocer con detalle todo sobre el soplo en el corazón en niños: síntomas y tratamiento.

Causas del soplo cardíaco en niños

Este es un signo que en pocos casos genera complicaciones a las qué temer. El corazón posee una labor compartida entre el envío de sangre a las partes más centrales del cuerpo así como a la periferia del cuerpo y, también, recibir la sangre de vuelta de dichas partes para su rebombeo. En este proceso intervienen tanto los músculos del corazón, como las distintas válvulas y arterias.

Algunos defectos en alguna de estas estructuras generan este sonido, pero estos defectos en niños suelen producirse, simplemente, porque el corazón crece más rápido que las arterias o viceversa. En la mayoría de dichos casos, tales diferencias se reducen y corrigen con el paso del tiempo, conforme el pequeño se desarrolla.

A estos soplos cardíacos en niños se le llama soplos funcionales o benignos, produciéndose ocasionalmente o cuando el niño se coloca en posiciones específicas. Puede visualizarse como el sonido que ocasionalmente puede producir una gran corriente de agua al pasar por una tubería. Sin embargo, otros son producidas por cardiopatías congénitas como la que se presenta en el síndrome de Down o trisomía del par 21. La aparición de estas anomalías congénitas en el bebé puede ser causa también de enfermedades y malos hábitos de vida de la madre antes y durante el embarazo y, en algunos casos, del padre. Por ejemplo:

  • Rubéola
  • Tabaquismo
  • Alcoholismo
  • Consumo de drogas y medicamentos
  • Predisposición hereditaria a los soplos cardíacos
Soplo en el corazón en niños: síntomas y tratamiento - Causas del soplo cardíaco en niños

Síntomas del soplo del corazón en niños

Como mencionamos, en la gran mayoría de los casos estos soplos aparecen y desaparecen sin causar síntomas preocupantes pero, en algunas circunstancias, el soplo cardíaco en niños pasa a ser uno de los signos dentro de una enfermedad o síndrome más complejo, con síntomas que se deben a diversos factores confluyentes. Dependiendo de cada paciente y las causas, los síntomas pueden variar entre:

  • Cianosis (coloración azul de los labios)
  • Dificultades para respirar
  • Arritmias respiratorias
  • Problemas para tragar
  • Retraso en el crecimiento
  • Fatiga rápida
  • Cansancio constante
  • Dolor en el pecho
Soplo en el corazón en niños: síntomas y tratamiento - Síntomas del soplo del corazón en niños

Diagnóstico de un soplo cardíaco en niños

La gran mayoría de dichos soplos se diagnostican durante la evaluación pediátrica de rutina con un estetoscopio, en vez de diagnosticarse porque aparezcan síntomas asociados al mismo.

Un soplo en el corazón se clasifica según la intensidad del sonido de 'soplo' producido, escalando desde el grado I (sonido más leve apenas perceptible con un estetoscopio en algunas posiciones) hasta el grado VI (sonido fuerte perceptible sin estetoscopio). Dependiendo del momento en el que se produzca el sonido, el soplo puede describirse como soplo sistólico, diastólico o sistodiastólico (continuo).

Tratamiento del soplo cardíaco en niños

En el caso de los soplos cardíacos leves, que aparecen intermitentemente o sin síntomas, lo más que puede hacerse por seguridad es asistir a un cardiólogo infantil para descartar cualquier anomalía. Sin embargo, en los soplos benignos no existe más tratamiento que el tiempo, ya que no representan problema alguno. También hay que dejarle claro al niño que es algo normal sobre lo cual no debe preocuparse si llega a sentirlo.

Cuando el soplo se debe a cardiopatías congénitas o se identifican otros síntomas, lo correcto es recurrir al cardiólogo infantil para proceder con el tratamiento y seguimiento adecuado para cada caso. Dependiendo de la cardiopatía y su gravedad, puede acudirse a uno o varios de los siguientes recursos:

  • Administración de medicamentos como prostaglandinas.
  • Cuidados especiales en la alimentación y el estilo de vida del niño (y hasta de los padres si estos, por ejemplo, fuman ya que afecta al entorno del pequeño y, por enden, a este).
  • Realizar cateterismo terapéutico.
  • Cirugía a través de una operación para el soplo en el corazón en niños.

En casos de cardiopatías más graves o que puedan complicarse de manera irreversible, puede considerarse el trasplante de corazón. También hay que saber que algunas cardiopatías congénitas pueden identificarse en el feto (antes de nacer) y desde ese momento es posible prevenir y hacer correcciones para, de este modo, evitar que la gravedad de la misma empeore y amerite los tratamientos más complejos una vez nazca. Si el niño en cuestión tiene síndrome de Down o presenta uno de estos casos, lo correcto es mantener la supervisión periódica de su salud cardíaca.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Soplo en el corazón en niños: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sangre, corazón y circulación.

Escribir comentario sobre Soplo en el corazón en niños: síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Soplo en el corazón en niños: síntomas y tratamiento
1 de 3
Soplo en el corazón en niños: síntomas y tratamiento

Volver arriba