Compartir

Tos con flema blanca: causas y tratamiento

 
Por Valeria Foi. 4 octubre 2018
Tos con flema blanca: causas y tratamiento

El organismo tiene diferentes mecanismos para mantener a raya a los agentes infecciosos. En el caso de las vías respiratorias, estornudar y toser son algunos de esos mecanismos que permiten despejar las vías respiratorias. Cuando hay flema en los pulmones producto de alguna infección o reacción alérgica, la tos es la forma con la que el organismo reacciona para movilizar y expulsar esta flema, que de otra forma se convierte en caldo de cultivo para que los agentes patógenos se multipliquen.

La flema indica que el cuerpo está reaccionando a alguna infección y la tos es la forma de expulsarla. Si te interesa el tema continúa leyendo el siguiente artículo de ONsalus en el que te contamos qué es la tos con flema blanca: causas y tratamiento.

También te puede interesar: Tos con flema verde: causas y tratamiento

Qué es la tos con flema

La tos es la forma con la que nuestro cuerpo responde a una irritación de las vías respiratorias o de la garganta, es decir, es la reacción natural del cuerpo para liberar las vías respiratorias de cualquier agente que las obstaculice. La flema por su parte se produce normalmente en cierta cantidad, cuando esta se vuelve muy abundante y viscosa se trata del sistema respiratorio reaccionando a un virus o bacteria que ha logrado penetrar en él.

Cuando la tos viene acompañada de expulsión de flema o expectoración se dice de ella que es productiva. Si la tos es productiva significa que está en pleno desarrollo un proceso infeccioso. La tos contribuye a movilizar y a expulsar la flema, para que esta no se convierta en el medio de cultivo del agente infeccioso. Es por ello que en esta etapa no son recomendables lo antitusígenos que evitan la tos, y más bien es bueno que el individuo tosa para ayudar a evacuar ese moco fuera del cuerpo.

Por lo general, cuando la infección está empezando la flema es de color blanco pero si progresa la infección la flema cambia de color y puede volverse amarilla, verde, marrón o contener sangre. El color de la flema es un indicador de la evolución de la infección. En la mayoría de los casos, cuando el moco es blanco suele tratarse de una infección viral.

En ese momento la nariz es menos resistente a la penetración de bacterias, por lo que es muy frecuente que luego de un resfriado ocurra una infección bacteriana en nariz y senos paranasales, lo cual se vuelve evidente cuando el moco pasa de blanco a amarillo o verde[1].

Cuando la tos persiste y la flema deja de ser blanca lo más recomendable es acudir al médico a la brevedad posible para que la infección no se desarrolle y ni se vuelva una condición seria. Además, de la tos y la flema, pueden aparecer otros síntomas como:

  • Ardor, picazón o dolor de garganta.
  • Dificultad y molestia al momento de tragar.
  • Presión o dolor en el pecho al respirar.
  • Aumento de la temperatura corporal y escalofríos.
Tos con flema blanca: causas y tratamiento - Qué es la tos con flema

Tos con flema blanca: causas

En condiciones normales, el sistema respiratorio produce cierta cantidad de moco, cuya función es de lubricación y a su vez de protección, pues cuando entra un agente externo este queda atrapado en el moco y de esta forma es expulsado. Cunado la cantidad de flema es mayor quiere decir que el organismo está reaccionando a un agente infeccioso.

Sin duda, la causa más frecuente de la tos con flema blanca es una infección respiratoria. Entre otras, las condiciones que pueden ser producir flema blanca se encuentran:

  • Gripe y resfriado.
  • Infección o enfermedades pulmonares: bronquitis aguda, neumonía y otras.
  • Inflamación de la laringe o de la faringe.
  • Infecciones en los senos paranasales.
  • Alergias: estacionales, ambientales o a ciertos alimentos.

Tos con flema blanca: tratamiento

Cuando la tos va acompañada de flema blanca puede tratarse con algunos remedios caseros, incluyendo mucho descanso. Sin embargo, cuando la flema es verde, marrón o contiene trazos de sangre es urgente acudir al médico, pues puede tratarse de enfermedades graves, incluso problemas cardíacos.

Si hay tos con flema blanca, lo primero a tomar en cuenta es que la tos es un mecanismo que permite movilizar y expectorar la flema, por lo que es recomendable no cortar la tos. Más bien, para ayudar a que la expectoración sea más fácil es importante que la flema se vuelva más fluida. Para ello es esencial mantenerse bien hidratado tomando muchos líquidos, ya sea agua directamente, zumos, infusiones o sopas. Otras recomendaciones como, no fumar y mantener el ambiente con humedad suficientes, deben también tenerse en cuenta.

En el caso de las sopas e infusiones se recomienda incluir algunos alimentos que ayudan a eliminar la flema, algunos ejemplos son:

  • El ajo.
  • La cebolla.
  • La pimienta.
  • El jengibre.
  • El limón.
  • La miel.

En cuanto a los zumos naturales es recomendable consumirlos de frutas que sean ricas en vitamina C, para ayudar al sistema inmune a pelear contra la infección. Otra estrategia que funciona para ayudar a eliminar la flema son las inhalaciones de vapor, que pueden ser solo de agua o de agua con sal, eucalipto o mentol.

Cuando la flema ya no es blanca el médico deberá evaluar al paciente y recetar un mucolítico o algún medicamento que le ayude a expulsar la flema. A medida que la infección avanza, el cuadro se complica y seguramente el paciente necesitará más medicamentos, incluso puede necesitar antibióticos.

Tos con flema blanca: causas y tratamiento - Tos con flema blanca: tratamiento

Remedios caseros para eliminar la tos con flema blanca

La flema es un fluido viscoso que se produce en las vías respiratorias, normalmente, en pequeñas cantidades. Cuando ocurre alguna infección este moco suele volverse más abundante. En estos casos los remedios caseros pueden ser muy útiles para aliviar los síntomas y ayudar a controlar la infección. La primera recomendación es reposo e hidratación. Además, existen variados remedios caseros para eliminar la flema blanca. Entre estos se cuentan:

Gárgaras

  • Gárgaras de agua salada: se hierven dos vasos de agua con dos cucharadas de sal. Una vez que este tibia el agua se hacen las primeras gárgaras. Con esta solución se repite la operación dos a tres veces durante el día por varios días o hasta que sane.
  • Gárgaras de agua con mirra: se mezcla media cucharadita de mirra con dos tazas de agua tibia y se hacen gárgaras tres a cuatro veces al día. La mirra es antimicrobiana y expectorante a la vez.

Zumos

  • Zumo de piña con jengibre: la piña tiene propiedades antiinflamatorias y a su vez el jengibre ayuda a curar las dolencias de la garganta.
  • Zumo de zanahoria y jengibre: la zanahoria y el jengibre combinados ayudan a combatir la infección.

Infusiones

  • Dientes de ajo: se pueden masticar dos dientes de ajo en ayunas o con una cucharada de miel o se puede hacer en infusión. El ajo es un antibiótico natural y sirve para tratar las infecciones en general, no solo las de las vías respiratorias.
  • Infusión de cebolla, limón, miel y jengibre: se trata de una mezcla potente, de entrada la cebolla ejerce una acción antiespasmódica, sedante, antibiótica, mucolítica, broncodilatadora y expectorante. Es recomendable no solo en infusión sino también en ensalada e incluso se recomienda picar un trozo y ponerlo al lado de la cama para respirar sus vapores.
  • Té de limón: alivia la picazón de garganta y se prepara fácilmente con agua hirviente, un poco de té negro, jugo de limón y miel.
  • Té de regaliz y menta: la mezcla de regaliz y menta ayudan a eliminar la flema.

Inhalaciones de vapor

  • Inhalaciones de vapor o baño de agua caliente: sirve para abrir las vías respiratorias y es muy fácil de hacer, solo coloque una olla con agua hirviendo, ponga una toalla sobre su cabeza y respire el vapor. Un baño de agua caliente cumple la misma función.
  • Inhalaciones con tomillo o eucalipto: se trata del mismo procedimiento explicado antes, solo que en este caso para hacerlo más efectivo se pueden agregar algunas gotas de esencia de eucalipto o algunas ramitas de tomillo al momento de hervir el agua.

De igual forma, la antigua receta de una sopa de pollo bien caliente también servirá para ayudar a expectorar la flema, pues cumple la misma función de hidratar al individuo y si le agrega bastante cebolla, ajo y algo de picante, lo tendrá todo en uno.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tos con flema blanca: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Pulmón y vías respiratorias.

Referencias
  1. Sociedad Americana de Otorrinolaringología disponible en: https://www.entnet.org//search/site/cough%20nasal%20discharge

Escribir comentario sobre Tos con flema blanca: causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tos con flema blanca: causas y tratamiento
1 de 3
Tos con flema blanca: causas y tratamiento

Volver arriba