Compartir

Aceite de ricino como laxante: dosis, cómo usarlo y contraindicaciones

 
Aceite de ricino como laxante: dosis, cómo usarlo y contraindicaciones

El aceite de ricino es un potente laxante, esa es su principal utilidad, aunque se han descubierto y continúan estudiándose nuevas aplicaciones, pero debe ser usado con cuidado y a las dosis adecuadas, ya que su uso frecuente o sin tener las precauciones debidas puede ocasionar un cuadro grave de deshidratación. Pueden usarlo lo adultos y jóvenes mayores de 12 años, aunque los adultos mayores deberían abstenerse.

¿Quieres saber qué es, las dosis, las contraindicaciones y cómo usar el aceite de ricino como laxante? Entonces, solo debes seguir leyendo este artículo.

También te puede interesar: Propiedades del aceite de ricino

¿Qué es el aceite de ricino?

El aceite de ricino es obtenido por prensión o impregnación en aceite de la esencia obtenida a partir de semillas de ricino. El nombre científico de esta planta es Ricinus communis L., planta medicinal también conocida como Castor. De ella, se obtiene este aceite de apariencia viscosa y trasparente-amarillenta.

Su uso es muy extendido, no solo porque se conoce desde la antigüedad, cientos de años han pasado y su utilización no declina, sino que cada vez se encuentran más aplicaciones para distintas enfermedades. De hecho, no solo se usa en la medicina natural o alternativa, sino que se está aplicando en la medicina actual.

Entre las sustancias que contiene se encuentran: aminoácidos, ácidos grasos, flavonoides, fitosterol, compuestos fenólicos, terpenoides, entre otros. Todos estos han demostrado ser eficaces para tratar distintas patologías, pero la planta también contiene una parte de tóxicos como la ricinina, la misma debe ser eliminada durante la preparación del aceite para evitar el efecto deletéreo sobre la salud, por lo cual se debe estar muy atento al origen del aceite e intentar confirmar que estas sustancias no están presentes, ya que son bastante nocivas. De todas maneras, las marcas comerciales que encontrarás fácilmente suelen asegurarse de que el producto no sea nocivo para la salud, o deberían...

Aceite de ricino como laxante: dosis, cómo usarlo y contraindicaciones - ¿Qué es el aceite de ricino?

Cómo usar el aceite de ricino como laxante y dosis

El principal y más antiguo uso es el de purgante, el aceite de ricino es un laxante bastante fuerte que se suele usar para complementar tratamientos antiparasitarios. Para estos casos, se debe tomar primero el antiparasitario elegido (natural o farmacológico) y después de 1 hora, se debe tomar 1 cucharada sopera de aceite de ricino. Esto se repite por 3 días. En adolescentes de entre 12 y 15 años, la dosis será de una cucharadita de té. Hay quienes sugieren beber directamente una dosis única de 25 ml.

Es preferible beber el aceite de ricino por la mañana y hasta el mediodía, ya que la evacuación suele suceder entre 2 a 6 horas después de haberlo ingerido, por lo que es recomendable evitarlo por la tarde o noche.

Puede ingerirse con o sin bebidas, aunque se recomienda no sumar a la vez más que agua o algún zumo de fruta.

Aparte de como laxante, se han descubierto más usos del aceite de ricino, ya que sus componentes han demostrado tener distintas propiedades como: antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano, insecticida y repelente, hepatoprotector, antidiabético, entre otros. Por ello, se ha implementado su uso en patologías tales como:

  • Tratamiento del dolor: menstrual, postparto, muscular.
  • Artritis.
  • Lumbalgia.
  • Trastornos abdominales, constipación, parasitosis.
  • Cistitis.
  • Insomnio.
  • Anticonceptivo.

El uso particular en cada caso está siendo investigado, ya que al ser un purgante de efectos intensos no puede usarse de manera crónica.

Entre otros usos, también puede utilizarse en la preparación de medicación para tratar verrugas y callosidades, basta mezclarlo con ajo y aplicarlo sobre la zona afectada.

Contraindicaciones del aceite de ricino como laxante

Al tratarse de una sustancia que tiene efectos intestinales muy fuertes, no debe usarse en los siguientes casos:

  • Embarazo.
  • Niños menores de 12 años.
  • Ancianos.
  • Hipersensibilidad.
  • Enfermedades del colon (colitis ulcerosa, Crohn).
  • Obstrucción intestinal.
  • Después de una cirugía abdominal o ginecológica.
  • Deshidratación.

Si bien en algunas partes del mundo su uso está extendido en el postparto y lactancia, realmente no debe exponerse a los niños tan pequeños, ya que puede tener un efecto muy tóxico sobre ellos, por lo cual se desaconseja su uso, excepto bajo supervisión médica.

Efectos secundarios del aceite de ricino como laxante

Al ser un purgante fuerte, puede llevar a un cuadro de deshidratación y alteración de electrolitos por la pérdida de agua.

No debe usarse frecuentemente. Solo debe usarse en una única toma, o como se ha indicado, por 3 días acompañando un tratamiento antiparasitario.

Si debes usar laxantes frecuentemente, es conveniente que intentes mejorar el estreñimiento y tus hábitos, probando desinflamar el colon de manera natural.

Ante cualquier duda es conveniente que consultes a tu médico/a de confianza antes de usar el aceite de ricino o cualquier otra medicación.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Aceite de ricino como laxante: dosis, cómo usarlo y contraindicaciones, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Bienestar.

Bibliografía
  • Marwat SK, Rehman F, Khan EA, et al. Review - Ricinus cmmunis - Ethnomedicinal uses and pharmacological activities. Pak J Pharm Sci. 2017;30(5):1815–1827.
  • Scarpa A, Guerci A. Various uses of the castor oil plant (Ricinus communis L.). A review. J Ethnopharmacol. 1982;5(2):117–137. doi:10.1016/0378-8741(82)90038-1
  • Castor. In: Drugs and Lactation Database (LactMed). Bethesda (MD): National Library of Medicine (US); 2006.
  • Kosel C., Guía de medicina natural. Barcelona, 1991.

Escribir comentario sobre Aceite de ricino como laxante: dosis, cómo usarlo y contraindicaciones

¿Qué te ha parecido el artículo?

Aceite de ricino como laxante: dosis, cómo usarlo y contraindicaciones
1 de 2
Aceite de ricino como laxante: dosis, cómo usarlo y contraindicaciones

Volver arriba