Compartir

Cirugía de frenillo lingual: recuperación y cuidados

 
Cirugía de frenillo lingual: recuperación y cuidados

Toda cirugía por más mínima que parezca conlleva ciertas precauciones que harán que la cicatrización sea más rápida y se eviten complicaciones indeseadas.

La frenectomía es la cirugía que se realiza para seccionar el frenillo lingual. Suele realizarse en niños pequeños, aunque no hay límite de edad.

Si quieres saber de qué se trata la cirugía de frenillo lingual, cómo es la recuperación y qué cuidados debes tener los días siguientes, te invitamos a seguir leyendo este artículo de ONsalus.

¿Cómo es la cirugía de frenillo lingual?

La frenectomía o frenuloplastia es una cirugía simple en la cual se secciona un pequeño ligamento que une la lengua con el suelo de la boca. En ocasiones, se trata solo de mucosa, en otras, hay tejido fibroso y a veces existe algo de músculo.

Puede realizarse con anestesia local o general. Un profesional experimentado que tenga a disposición el equipamiento adecuado puede realizarla en su consultorio y con anestesia local sin problemas, incluso en niños pequeños.

Es un procedimiento bastante sencillo y que no genera prácticamente molestias.

¿Por qué se hace la cirugía de frenillo lingual?

La función normal de este frenillo es limitar el movimiento de la lengua. Cuando el frenillo es más grueso o corto (anquiloglosia) de lo normal desencadena una serie de problemas en la persona que lo padece, tales como:

Problemas de alimentación

Por ejemplo, succión o deglución. En los bebés puede dificultarse la lactancia, ya que al no poder realizar los movimientos normales de la lengua, puede ser difícil para ellos extraer la leche de las mamas.

Alteraciones en la pronunciación

Una persona que tiene el frenillo lingual más corto de lo normal puede presentar dificultades para pronunciar algunas letras, sobre todo, aquellas en las que se necesite subir la lengua hasta el paladar, como r, t d, l, n.

Alteración en la forma de la lengua

Una persona con frenillo corto notará que al intentar sacar la lengua no lo podrá hacer del todo. La lengua se apreciará con la típica forma de corazón.

Vínculo con la fascia media

Existen perspectivas, sobre todo, aceptadas en el campo de la odontología que vinculan diferentes zonas del cuerpo ubicadas en la línea media entre sí a través de las fascias. Según esta visión, un problema en el frenillo lingual puede vincularse con dificultades en la respiración y la postura, por ejemplo.

Recuperación después una operación de frenillo lingual

Como hemos comentado, una frenectomía o frenulopastia suele tratarse de un procedimiento sencillo que se realiza con anestesia local en consultorio.

A menudo, puede haber un poco de sangrado durante la intervención, pero no suele ser de gran importancia, menos aún si el profesional cuenta con experiencia y los elementos adecuados. Un frenillo lingual es un tejido fibroso, por lo general, y esto implica que al seccionarlo, no sangre mucho.

Al terminar la operación de frenillo lingual, es conveniente permanecer un breve periodo de tiempo en el consultorio o bajo vigilancia médica porque las personas más sensibles pueden sufrir una caída en su tensión.

Si en la misma intervención se asocian otros procedimientos, puede que la recuperación sea un poco más compleja debido a que puede haber otra zona que pudiera generar dolor o sangrado. De todo ello, te advertirá el profesional que realice la intervención.

Del mismo modo, si la operación se realiza con anestesia general es probable que la recuperación sea más lenta. Tras la anestesia general, se debe permanecer en una sala especial donde se vigila el estado de salud y las respuestas del cuerpo mientras desaparece el efecto anestésico. Después, suele requerirse ingreso hospitalario por algunas horas hasta ver que la tolerancia de agua y alimentos es normal. Si es así, ya se está en condiciones de volver a su hogar.

Cuidados después de una cirugía de frenillo lingual

Por lo general, una cirugía de frenillo lingual requiere de algunos cuidados postoperatorios bastante simples:

No ingerir alimentos inmediatamente

El efecto de la anestesia local suele permanecer durante 40 minutos. Por eso, se recomienda que no se ingieran alimentos hasta que haya vuelto del todo la sensibilidad en la zona.

Alimentos que se deben evitar

Como todo procedimiento que se realiza en la boca, deben evitarse ciertos alimentos que provocan irritación o ardor, como cítricos, fresas, tomate, banana, picantes, condimentos fuertes.

Algo más que debes tener en cuenta es que no deberías ingerir alimentos muy duros o que puedan raspar la zona operada: papas fritas, galletas crujientes, snacks, ya que pueden hacer que el "tejido" formado los primeros días se caiga y aparezca un sangrado.

Por otro lado, es importante mantener una alimentación saludable que ayudará a que la cicatrización sea más rápida y mejor. Intenta evitar procesados y refinados y elige más productos integrales, frutas y verduras.

Bebe agua

El agua es suficiente para mantener la hidratación corporal y la limpieza de la zona operada. Evita bebidas con azúcar, conservantes, colorantes, carbonatadas y alcohol.

Evita tocar la zona

Como en toda cirugía, en los primeros momentos y días es cuando se debe tener más cuidado. Eso incluye no tocar la zona donde se realizó la frenectomía.

No te expongas al calor

La exposición a fuentes de calor, como el sol o una cocina, deben evitarse los primeros días. Esto es debido a que el calor propicia la inflamación y favorece la aparición de sangrados en el sitio quirúrgico.

No realizar ejercicio

Debes ser precavido o precavida con la actividad física los primeros días hasta que la cicatrización se vaya produciendo adecuadamente.

Rehabilitación fonoaudiológica

Si la operación se realiza en un bebé o niño pequeño, es muy probable que no se necesite de rehabilitación profesional con fonoaudiología.

En cambio, si se corrige el frenillo con la intención de mejorar la pronunciación en un niño cercano a los 5 años o más, es posible que requiera algo de práctica para lograr hablar de manera adecuada.

También pueden ser necesarias sesiones de rehabilitación en aquellos adultos que son sometidos a frenuloplastia para corregir la respiración o la postura, ya que necesitarán corregir el uso de sus músculos.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cirugía de frenillo lingual: recuperación y cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Dientes y boca.

Bibliografía
  • Frenectomy for the Correction of Ankyloglossia: A Review of Clinical Effectiveness and Guidelines [Internet]. Ottawa (ON): Canadian Agency for Drugs and Technologies in Health; 2016 Jun 15. PMID: 27403491.
  • Marchesan IQ, Martinelli RL, Gusmão RJ. Lingual frenulum: changes after frenectomy. J Soc Bras Fonoaudiol. 2012;24(4):409-12. English, Portuguese. doi: 10.1590/s2179-64912012000400020. PMID: 23306695.
  • Lumbau A, Schinocca L, Chessa G. Influence of posture on swallowing. Eur J Paediatr Dent. 2011 Sep;12(3):171-4. PMID: 22077685.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cirugía de frenillo lingual: recuperación y cuidados
Cirugía de frenillo lingual: recuperación y cuidados

Volver arriba