Compartir

Falta de vitamina C: síntomas, causas y consecuencias

 
Por Ivonne Nieves Blanco, Médico Cirujano. 30 mayo 2019
Falta de vitamina C: síntomas, causas y consecuencias

La vitamina C, conocida científicamente como ácido ascórbico, interviene en el organismo en un número importante de funciones vitales, como el metabolismo, desarrollo y el crecimiento, además de contribuir con la reparación de los tejidos.

El ser humano requiere de fuentes externas para obtener lo que necesita de vitamina C. Esta es hidrosoluble debido a que se disuelve en el agua y no se acumula en el organismo. Por esta razón, debe ser ingerida con frecuencia por las personas en la dosis indicada.

La falta de esta vitamina es capaz de desencadenar en el organismo una serie de síntomas que caracterizan esta alteración. Las necesidades de esta vitamina van a depender de la edad, sexo y de si se tienen hábitos tabáquicos. Si quieres conocer más acerca de la falta de vitamina C: síntomas, causas y consecuencias, sigue leyendo el siguiente artículo de ONsalus.

Falta de vitamina C: síntomas

La deficiencia de vitamina C genera una serie de síntomas específicos como por ejemplo:

  • Cansancio.
  • Fatiga.
  • Mareo.
  • Mala cicatrización de las heridas.
  • Sangrado en las encías y la nariz.
  • Debilidad del esmalte dental.
  • Piel áspera y seca.
  • Dolor en los huesos acompañado de inflamación de las articulaciones.
  • Aumento del riesgo de producirse facturas.
  • Ablandamiento de los dientes acompañado de caídas.
  • Aumento del riesgo de contraer infecciones.
  • Cabello seco con puntas abiertas.

Deficiencia de vitamina C: causas

Son múltiples las causas capaces de desencadenar la falta de vitamina C en el organismo, entre ellas, es preciso mencionar:

  • Alimentación deficiente en vitamina C: la mala alimentación o hábitos alimenticios carentes de los requerimientos de vitamina C contribuyen a bajar los niveles de la misma, trayendo como consecuencias alteraciones en el organismo.
  • Trastornos digestivos que impidan la normal absorción y asimilación de esta vitamina.
  • Embarazo: durante este periodo, es frecuente la aparición de hiperémesis gravídica, la cual no es otra cosa que vómitos frecuentes durante los primeros meses del embarazo. Esto interfiere en la absorción de esta vitamina.
  • Lactancia: en este periodo, la madre a través de la leche materna suministra al bebé vitamina C, por lo que es necesario suplir sus requerimientos a través del consumo de alimentos y suplementos para evitar el déficit de esta vitamina.
  • Cuadros diarreicos crónicos: impiden la absorción de esta vitamina.
  • Quemaduras: a través de estas lesiones, hay pérdida de vitaminas, minerales y electrolitos.
  • La fiebre muy elevada producto de cuadros infecciosos favorece el déficit de vitamina C.
  • Tabaquismo: la demanda de vitamina C aumenta aproximadamente en un 30% en las personas fumadoras. En este tipo de personas es evidente el déficit o carencia absoluta de esta vitamina por trastorno en la absorción.
  • Consumo elevado de alcohol: aumenta el metabolismo y la eliminación de la vitamina C.

Falta de vitamina C: consecuencias

La falta de vitamina C trae como consecuencia la aparición de una enfermedad que se conoce con el nombre de escorbuto, la cual se presenta principalmente en los adultos con problemas de nutrición. Esta enfermedad trae varias consecuencias como:

  • Predisposición a hemorragias y hematomas.
  • Debilidad de los vasos sanguíneos.
  • Anemia.
  • Cansancio, fatiga.
  • Aumenta las posibilidades de aparición de úlceras.
  • Aumenta el riesgo de padecer infecciones.
  • Piel seca y áspera además de cabello seco.
  • Afectación del sistema inmune.
  • Depresión nerviosa.

Falta de vitamina C en los niños

Durante la infancia, se puede presentar también la falta grave de vitamina C debido a la carencia o escasez de esta vitamina en la alimentación. En este caso, el escorbuto infantil puede manifestarse mediante síntomas como:

  • Dolor en las extremidades: el niño llora constantemente al mover o tocarse las extremidades, adopta una posición característica acostándose con las piernas dobladas a nivel de las rodillas. Los muslos se encuentran separados y volteados hacia afuera, esta posición se conoce como “patas de rana”.
  • Presencia de lesiones en la piel llamadas moretones: es un signo característico de la deficiencia de vitamina C, se produce por debilidad de los vasos sanguíneos.
  • Sangrado de las encías y pérdida de los dientes: las encías pueden verse rojas e inflamadas producto del déficit de vitamina C.
  • Presenta debilidad del sistema inmunológico, que se pone en evidencia por el aumento de infecciones e incluso pueden padecer neumonías.
  • Acentuada palidez cutánea: esto se debe a los niveles bajos de vitamina C, lo que contribuye a la aparición de la anemia por déficit de hierro.
  • La cicatrización de las heridas se realiza de forma muy lenta por disminución de los niveles de colágeno, esto puede suceder muchos meses después de haber iniciado esta alteración.
  • Alteración en el crecimiento óseo por debilidad: el esqueleto de los niños tiende a verse afectado por déficit de vitamina C y hay un mayor riesgo de sufrir fracturas. Es importante tomar en cuenta que en edad infantil, las estructuras óseas se encuentran en crecimiento y desarrollo.

El consumo de una dieta rica en verduras y frutas frescas permite el control de esta enfermedad.

Falta de vitamina C: tratamiento

El tratamiento de la deficiencia de vitamina C debe ser evaluado por el médico, una vez hecho el diagnóstico y comprobada la falta de esta vitamina, es preciso combinar la alimentación con suplementos de vitamina C vía oral:

  • Los adultos deben ingerir 100 miligramos 3 veces al día.
  • En los lactantes y niños pequeños, se debe suministrar de 10 a 25 miligramos acompañado de una dieta rica en vitamina C.

El consumo de vitamina C es sumamente necesario para el organismo, ya que contribuye a mantener el cuerpo en excelentes condiciones, evitando la aparición de algunas enfermedades ocasionadas por su déficit.

La manera más sencilla de contribuir a mantener los niveles adecuados es llevar a cabo una dieta sana rica en vegetales y frutas. En los casos que sea necesario, se debe acudir a al médico para que este pueda indicar un suplemento vitamínico oral que cumpla con los requerimientos diarios que se necesitan.

Falta de vitamina C: síntomas, causas y consecuencias - Falta de vitamina C: tratamiento

Vitamina C: alimentos

Son muchos los alimentos que contienen vitamina C o ácido ascórbico con los cuales puedes corregir el déficit o la falta de esta vitamina, entre ellos se encuentran:

  • Vegetales crudos: brócoli, coles de bruselas, repollo, coliflor, grosellas negras, pimentón rojo y verde, chile, tomate, patatas, entre otros.
  • Frutas: frambuesas, moras, arándanos, guayaba, fresas, granadas, piña, kiwi, papaya o mango.
  • Cítricos: naranjas, limón, maracuyá, mandarina y pomelos.
  • Vegetales de hojas verdes: espinaca, perejil, nabos verdes.

En el siguiente artículo puedes ver más alimentos ricos en vitamina C.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Falta de vitamina C: síntomas, causas y consecuencias, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Bienestar.

Escribir comentario sobre Falta de vitamina C: síntomas, causas y consecuencias

¿Qué te ha parecido el artículo?

Falta de vitamina C: síntomas, causas y consecuencias
1 de 2
Falta de vitamina C: síntomas, causas y consecuencias

Volver arriba