Compartir

Por qué me duele el pecho al tragar

 
Por Valeria Foi. Actualizado: 3 mayo 2018
Por qué me duele el pecho al tragar

La deglución es el proceso que utilizamos para tragar los alimentos que consumimos. En algunas circunstancias, este acto natural puede convertirse en una situación dolorosa. La disfagia puede ser la respuesta a la pregunta "por qué me duele el pecho al tragar".

En este artículo de ONsalus, abordamos las razones y consecuencias por las que duele el pecho al tragar. Aunque en líneas generales, la disfagia podría corregirse con hábitos al comer, es importante tener en cuenta que puede tratarse de un síntoma de una causa severa, por lo que es importante un diagnóstico médico claro.

Disfagia

En el proceso de deglución, convergen un número de músculos y terminaciones nerviosas que permiten ubicar la comida donde corresponde. El mayor esfuerzo lo hace el esófago quien, en un recorrido de ida y vuelta, ejerce presión para llevar la comida hasta el estómago. Así mismo, a través del esófago, se devuelven los gases o expulsiones cuando se dan trastornos digestivos.

Cuando hay dolor en el pecho al tragar, inmediatamente, se asocia este síntoma a algún inconveniente con el esófago. Puede ocurrir que en él, tanto los músculos como los nervios no estén realizando el trabajo que corresponde.

Una de las razones más comunes tiene que ver con la disfagia. Se trata de una condición que dificulta la deglución de los alimentos, por lo que el esófago tiene que hacer un gran esfuerzo para tragar, pudiendo llegar a causar dolor en el pecho, e incluso, dependiendo del caso, la deglución se hace imposible.

Por qué me duele el pecho al tragar - Disfagia

Por qué duele el pecho al tragar - causas

El proceso de deglución comienza en la boca al masticar los alimentos y formar el bolo alimenticio. Continúa en la faringe, que es el primer paso para tragar, y finaliza en el esófago, quien tiene la responsabilidad de empujar el bolo hasta el estómago.

Las causas de la disfagia pueden variar de acuerdo a su tipo: disfagia orofaringea, cuando el trastorno se produce entre la boca y la faringe; y la disfagia esofágica, cuando la dificultad se da a nivel del esófago. Los síntomas generalizados de la disfagia incluyen:

  • Dificultad o imposibilidad para deglutir.
  • Dolor en el pecho al tragar.
  • Ardor o acidez constante en el tracto digestivo.
  • Náuseas y vómitos.
  • Regurgitación constante de alimentos o desechos.

Causas de disfagia esofágica

La disfagia esofágica se manifiesta como la sensación de que los alimentos se quedan adheridos en la garganta. También puede sentirse dolor de pecho o atascamiento del bolo alimenticio. Algunas de las causas asociadas a la disfagia esofágica son:

  • Trastornos musculares. Contracciones inesperadas de los músculos, desgarros e inflamación.
  • Espasmos esofágicos. Se trata de contracciones rápidas que resultan muy dolorosas y que entre sus síntomas incluye el dolor de pecho al tragar. La tendencia de los espasmos esofágicos aumenta con la ingesta de comidas muy calientes o muy frías.
  • Enfermedades asociadas a las paredes de los conductos, tales como esofagitis, reflujo gastroesofágico, infecciones a causa de bacterias o virus y acidez estomacal, entre otros. Estas enfermedades pueden afectar a cualquiera de las 3 fases del proceso de deglución.
  • Pérdida del ritmo esofágico. La actividad que realiza el esófago es un movimiento muscular ondular. Después de cada ingesta, habrá 3 contracciones musculares para lograr que el conducto quede totalmente limpio. La pérdida del ritmo es precisamente cuando se rompe esa ondulación, lo que provoca espasmos esofágicos causando dolor al tragar que se sienten detrás del esternón.
  • Esófago estrecho. La estrechez del esófago se puede dar como consecuencia de reflujo gastroesofágico. También puede ser producto de una enfermedad crónica, como es el caso de la esclerosis que provoca la rigidez del esófago. En cualquiera de los casos, se produce dificultad para tragar, al igual que dolor.
  • Inflamación del esófago. La acidez o el reflujo pueden causar la inflamación del esófago cuando se trata de una condición crónica. Ocurre igual cuando hay expulsión de muchos eructos ácidos. La inflamación puede causar contracciones del esófago o dolor al tragar.
  • Heridas en el esófago. Es posible ocasionar lesiones en el esófago al ingerir comidas punzantes como espinas. También cuando se tragan pastillas y estas quedan pegadas al conducto. En esos casos, la lesión puede afectar a las paredes del esófago, causando una ligera inflamación que resulta molesta al tragar.

Causas de disfagia orofaríngea

En el caso de la disfagia orofaríngea, las razones pueden ser más complejas, ya que involucran enfermedades crónicas, tumores e incluso cáncer, que comienzan en la boca. Las personas con este tipo de disfagia pueden sentir náuseas, tos al tragar e incluso que los alimentos pasan a la nariz. Algunas de las razones que pueden causar esta patología son:

  • Daño de terminaciones nerviosas. El daño de las terminaciones nerviosas puede deberse a accidentes cardiovasculares o inconsistencias en el sistema nervioso, afectando el ritmo normal de deglución.
  • Enfermedades degenerativas. Algunas enfermedades degenerativas como el parkinson y la esclerosis múltiple pueden provocar estrechez del esófago, lo que puede devenir en una disfagia.
  • Cáncer. Casos similares se pueden dar ante el diagnóstico de un tumor o cáncer de esófago o garganta.
Por qué me duele el pecho al tragar - Por qué duele el pecho al tragar - causas

Qué hacer ante el dolor de pecho al tragar

Si el dolor es recurrente o se presenta con cada comida, lo más indicado es solicitar un chequeo médico. Como hemos visto, algunas de las razones se pueden deber a condiciones severas. Un diagnóstico a tiempo de cualquier de ellas puede mejorar la condición.

Si por el contrario, el dolor se ha producido de formar irregular u ocasional, puede mantenerse en observación. En estos casos, es importante prestar atención a la comida que se ingiere para descartar algún tipo de alergia.

Otra forma de controlar esta molestia es procurar hacer las comidas en un ambiente tranquilo y sin estrés. Bajo algunas circunstancias, la tensión muscular puede afectar a la garganta. Después de todo, el esófago está compuesto por músculos que al contraerse pueden causar dolor durante la deglución.

Así mismo, es importante tomarse el tiempo para masticar muy bien los alimentos. Tragar pedazos muy grandes de comida puede provocar un bolo demasiado grande para que el esófago lo digiera, lo que indiscutiblemente causará dolor de pecho al tragar.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué me duele el pecho al tragar, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Escribir comentario sobre Por qué me duele el pecho al tragar

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué me duele el pecho al tragar
1 de 3
Por qué me duele el pecho al tragar

Volver arriba