menu
Compartir

¿Qué pasa si los ganglios no vuelven a su tamaño?

 
Por Delfina Viana. Médica.. 13 enero 2021
¿Qué pasa si los ganglios no vuelven a su tamaño?

Realmente, puede ser preocupante hallar algo fuera de lo normal en tu cuerpo, más aun cuando se trata de una zona fácilmente palpable o notoria externamente. Los ganglios son parte del sistema de defensa, funcionan como filtro frente a una gran cantidad de enfermedades infecciosas e inflamatorias, y es por ello por lo que pueden aumentar su tamaño en una diversidad de procesos. No obstante, la inflamación de los ganglios no tiene porqué ser realmente preocupante, a veces, el hecho de tocar los ganglios permanentemente puede hacer que no vuelvan a su tamaño normal.

En una menor cantidad de ocasiones, enfermedades más complicadas como las autoinmunes o tumorales también pueden generar un aumento ganglionar crónico.

Te invitamos a descubrir en el siguiente artículo de ONsalus: "¿qué pasa si los ganglios no vuelven a su tamaño?".

También te puede interesar: Cómo desinflamar los ganglios

Por qué se inflaman los ganglios

Los ganglios son estructuras que forman parte del sistema de defensa de nuestro organismo. Para entenderlo mejor, simplemente, son estaciones dispuestas por todo el cuerpo que trabajan para limitar infecciones e inflamaciones corporales. Responden a los estímulos aumentando su tamaño y favoreciendo la acción de las células de defensa que se necesitan en ese momento, funcionan como filtros atrapando virus y bacterias.

Los ganglios se agrupan para drenar las diferentes áreas del cuerpo. Así, hay ganglios que trabajan sobre una zona de la cabeza, otros sobre el cuello, otros sobre los brazos o las mamas. De acuerdo al área del cuerpo que ha sido comprometida por una infección o inflamación, serán los ganglios que aumenten su tamaño. De esta manera, observando los grupos ganglionares se puede determinar dónde está la raíz del problema. También existen algunas enfermedades en las cuales se ven afectado todas o gran parte de las estructuras ganglionares del cuerpo, tal es el caso de la mononucleosis, por ejemplo.

La causa más frecuente de la inflamación de los ganglios es una infección viral, pero también pueden causarla las faringitis, otitis, infecciones en la piel, pediculosis o problemas dentales.

Otras causas menos comunes son, por ejemplo, el HIV u otras enfermedades de transmisión sexual como la sífilis.

Algunas enfermedades autoinmunitarias, como el lupus, o más complicadas como ciertos tipos de cáncer también pueden generar un aumento del tamaño de los ganglios, aunque son motivos menos frecuentes.

Es más fácil que una infección o inflamación se mantenga en el tiempo cuando nuestros hábitos promueven el desequilibrio de nuestro cuerpo. Mantener una alimentación poco saludable, no practicar ejercicio, vivir bajo estrés o dormir de forma inadecuada son factores que fácilmente conducen a la enfermedad.

Ganglios que no vuelven a su tamaño

Los ganglios suelen volver a su tamaño normal después de un tiempo de que se haya resuelto la causa que originó su inflamación, esto es lo normal. El tiempo que pueden tardar en recuperar su tamaño habitual es variable. Se espera que tras una infección viral, los ganglios permanezcan inflamados durante unas dos semanas. Infecciones más importantes o que abarcan un número mayor de grupos ganglionares pueden tardar un poco más. Lo más acertado es esperar y no preocuparte, ya que lo más común es que se desinflamen por sí solos.

Sin embargo, en algunos casos, puede haber ganglios que no vuelvan a su tamaño original y esto puede ser debido a lo siguiente:

Palpación permanente

Un error común que favorece la permanencia de los ganglios inflamados es su manipulación. Si notas que hay un ganglio inflamado y lo tocas permanentemente, eres tú quien está provocando una reacción en el mismo.

Por lo tanto, intenta no hacerlo para dar lugar a que la inflamación ceda.

Absceso ganglionar

En este caso. aparecerá más dolor, inflamación y hasta fiebre y supuración. Esto suele ser más común en caso de bajas defensas, como es el caso de enfermedades crónicas como la diabetes.

Es necesario tratar la infección de manera local y, frecuentemente, con antibióticos también, pero lo más importante es revisar y modificar los hábitos de vida, ya que estos suelen ser claves para volver al equilibrio.

Infección no resuelta

Si la infección que genera la inflamación ganglionar aún no ha sido tratada correctamente es de esperar que los ganglios permanezcan inflamados. De hecho, algunas infecciones generan pocos síntomas y los ganglios son quienes avisan de lo que está sucediendo.

Es importante realizar una consulta médica y estar atento o atenta a otros síntomas que padezcas.

Lo más probable es que un tratamiento adecuado haga que los ganglios vuelvan a la normalidad.

Enfermedad del sistema inmune

A veces son los ganglios los que se ven directamente afectados por un desequilibrio. En esos casos también es importante corregir los problemas de base para que los ganglios disminuyan su tamaño.

Enfermedades tumorales

El crecimiento de células de manera anormal puede manifestarse también en el sistema linfático, ya que allí se filtra todo lo que no es normal. Por otro lado, algunas enfermedades tumorales también pueden afectar a los ganglios como primera medida. En ese caso, el tratamiento suele apuntarse al origen del tumor.

¿Qué pasa si los ganglios no vuelven a su tamaño? - Ganglios que no vuelven a su tamaño

¿Qué hacer si los ganglios no vuelven a su tamaño?

Una consulta profesional médica puede orientarte para saber si un ganglio en realidad lleva demasiado tiempo inflamado o no. Por otro lado, un interrogatorio y examen de salud completo e incluso algunos estudios son necesarios para hallar la razón de tu problema.

Cualquiera que sea la razón por la que uno o varios ganglios no vuelven a su tamaño normal, es importante prestar atención a cómo está tu organismo. Saber qué desequilibrio es el que en realidad está originando este u otros problemas de salud. Pensar solo en el síntoma, en este caso un ganglio inflamado, puede no traerte la respuesta. Una revisión más profunda de tu organismo, de tu cuerpo y de tu mente son claves para volver a tu real equilibrio.

Tapar un síntoma con un medicamento no suele dar más que respuestas superficiales a un problema de fondo. Piensa en cómo está tu digestión, cómo duermes, qué actividades realizas, qué te preocupa, qué comes. Llevar un estilo de vida más sano e identificar aquello que no te hace bien implica que te hagas más responsable de tu salud y que la solución a tu problema sea profunda y real.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué pasa si los ganglios no vuelven a su tamaño?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema inmunitario.

Bibliografía
  • Gaddey HL, Riegel AM. Unexplained Lymphadenopathy: Evaluation and Differential Diagnosis. Am Fam Physician. 2016 Dec 1;94(11):896-903. PMID: 27929264.
  • Zeppa P, Cozzolino I. Lymphadenitis and Lymphadenopathy. Monogr Clin Cytol. 2018;23:19-33. doi: 10.1159/000478879. Epub 2017 Nov 13. PMID: 29131085.
  • Fugl A, Andersen CL. Epstein-Barr virus and its association with disease - a review of relevance to general practice. BMC Fam Pract. 2019 May 14;20(1):62. doi: 10.1186/s12875-019-0954-3. PMID: 31088382; PMCID: PMC6518816.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Qué pasa si los ganglios no vuelven a su tamaño?
1 de 2
¿Qué pasa si los ganglios no vuelven a su tamaño?

Volver arriba