Compartir

Cómo saber si tengo apendicitis o gases

 
Cómo saber si tengo apendicitis o gases

Todos en algún momento de la vida hemos sentido un fuerte dolor abdominal y puede ser algo realmente preocupante. Habitualmente, un dolor causado por una apendicitis es bastante agudo y se acompaña de algunos síntomas que hacen notar la gravedad del cuadro. En cambio, una distensión abdominal por gases suele ser más bien recurrente y puede mejorar con algunas posiciones corporales.

A continuación, desde ONsalus te ayudamos a diferenciar ambos cuadros, si te preguntas cómo saber si tengo apendicitis o gases.

¿Dónde está el apéndice?

El apéndice forma parte del intestino grueso y es una pequeña estructura que muchos no conocemos, pero no por ello significa que esté ahí sin razón. El apéndice está ubicado justo al comienzo del colon ascendente (primera parte del intestino grueso).

Para ubicarte mejor, puedes imaginar el abdomen dividido en nueve recuadros iguales. Tres arriba, tres en el centro y tres debajo. El recuadro del medio es justo donde está el ombligo y se llama epigastrio.

El recuadro que está más abajo y a la derecha de tu cuerpo se llama fosa ilíaca derecha y es allí donde puede encontrarse el apéndice la mayoría de las veces.

Cómo saber si tengo apendicitis o gases - ¿Dónde está el apéndice?

Síntomas de apendicitis

Alguien que está sufriendo de apendicitis suele comenzar con algunos síntomas de malestar. A continuación, estos son los síntomas de apendicitis más frecuentes:

  • Fiebre y escalofríos.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolor en el centro del abdomen (epigastrio).
  • Cambios en la evacuación: falta de eliminación de gases, flatulencias, diarrea o estreñimiento.
  • Falta de apetito.
  • Hinchazón del vientre.

Algunas personas pueden confundir ese dolor con molestias estomacales o de otro tipo. Por eso se preguntan: "¿apendicitis o gases?". Ante la duda, es importante no tomar ningún tipo de analgésico o antiespasmódico en caso de dolor abdominal. Toda medicación puede hacer que los síntomas se oculten, de esa manera la llegada al centro de salud se retrasa y hace que el cuadro esté ya muy avanzado.

Puede interesarte también Síntomas de apendicitis en mujeres y Síntomas de apendicitis en niños.

Cómo saber si tengo apendicitis

Además de los síntomas de apendicitis anteriores, con el paso del tiempo el dolor que se experimenta suele incrementar. Este va a ir cambiando de posición, para ubicarse en la fosa ilíaca derecha (en la zona más baja y a la derecha del abdomen), justo donde se ubica el apéndice.

El dolor se hace cada vez más fuerte, ya no hay posiciones que calmen el dolor y cualquier presión sobre el abdomen empeora la molestia. También sentirás que es peor al caminar, toser o realizar movimientos bruscos.

Las molestias también pueden comenzar directamente en la zona baja derecha del vientre. En caso de embarazo, el dolor puede empezar en la zona alta del abdomen.

Gravedad del cuadro

La apendicitis es una urgencia quirúrgica, por ello, a inflamación del apéndice requiere su extirpación mediante cirugía. Retrasar la apendicectomía puede traducirse en complicaciones graves para el paciente, tales como:

  • Perforación intestinal.
  • Inflamación de los tejidos que recubren todo el sistema digestivo (peritonitis).
  • Absceso abdominal.
  • Cuadro grave de infección generalizada (sepsis).

Estas condiciones pueden poner en peligro tu vida. Es importante que acudas al médico de inmediato.

Cómo saber si tengo apendicitis o gases - Síntomas de apendicitis

Síntomas de aerofagia

La aerofagia es literalmente tragar aire, una condición bastante frecuente cuando se adoptan ciertos hábitos como:

  • Comer apresuradamente.
  • Comer y hablar a la vez.
  • Beber líquidos con gas.
  • Fumar.
  • Tener prótesis dentales mal ajustadas.
  • Comer chicle.

La aerofagia puede presentarse con dolor abdominal, distensión que crea la necesidad de eliminar el gas en forma de eructos o flatulencias.

Por otro lado, muchos de los hábitos cotidianos son los que aumentan la cantidad de gas en el vientre:

  • Consumo frecuente de procesados, carne, lácteos, refinados (harina, azúcar, sal): estos generan toxinas y el aumento de bacterias que no deberían estar en el intestino. Esto disminuye la flora propia y hace que aparezcan todo tipo de trastornos de salud. Numerosos estudios científicos vinculan esta alteración con enfermedades crónicas como diabetes, artritis o cáncer.
  • Comer fruta en momentos inapropiados: la fruta o los dulces después de las comidas son una mala costumbre. Generan fermentación dentro de los intestinos, lo cual favorece la distensión abdominal y los gases. Debes esperar unas 3 horas o comerlas media hora antes de la comida.
  • Mala combinación de alimentos: algunos alimentos y algunas frutas entre sí también se fermentan. Para asegurarte de hacer combinaciones adecuadas puedes buscar una tabla de combinación de alimentos, o bien ingerir de a una fruta por vez.
  • Cocción inadecuada de algunas comidas: en vez de eliminar productos saludables es mejor saber cocerlos adecuadamente. Es el caso de las legumbres, coles, guisantes, cebolla.

Mejorar estos hábitos se traducirá inmediatamente en tu estado digestivo y de salud. Es fundamental que tu sistema digestivo esté bien para que el resto del organismo también lo esté.

Existen fármacos destinados a disminuir la cantidad de gases, pero debes evitarlos. Tapar los síntomas no te ayudará a resolver lo que está sucediendo. En cambio, si escuchas a tu cuerpo no solo mejorarás tu salud sino que evitarás otros problemas en el futuro.

Cómo expulsar los gases

Existen algunas técnicas para facilitar la eliminación de gases del cuerpo de forma fácil y así asegurarte que ese es tu problema y no una apendicitis.

  • Realiza ejercicio: si no sueles moverte mucho, favoreces un mal funcionamiento intestinal. Una de las soluciones es que camines y realices movimientos con tu cuerpo para facilitar tu digestión. Si hay gases los eliminarás. Si no puedes hacerlo por el dolor es mejor que recurras a un centro de salud.
  • Prueba con unas posturas de yoga: algunas están destinadas específicamente a facilitar la digestión y la eliminación de gases. Una muy común es tumbarse de espaldas a la cama, recoger las rodillas hasta el pecho y mantener esa posición durante un minuto, con una respiración tranquila.

A través de los movimientos y posturas corporales facilitarás que tu cuerpo pueda expulsar los gases acumulados que están causando el dolor abdominal.

Cómo saber si tengo apendicitis o gases - Cómo expulsar los gases

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo saber si tengo apendicitis o gases, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Bibliografía
  • Dreher ML. Whole Fruits and Fruit Fiber Emerging Health Effects. Nutrients. 2018;10(12):1833. Published 2018 Nov 28. doi:10.3390/nu10121833
  • Pascale A, Marchesi N, Marelli C, et al. Microbiota and metabolic diseases. Endocrine. 2018;61(3):357-371. doi:10.1007/s12020-018-1605-5
  • Marizzoni M, Provasi S, Cattaneo A, Frisoni GB. Microbiota and neurodegenerative diseases. Curr Opin Neurol. 2017;30(6):630-638. doi:10.1097/WCO.0000000000000496

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo saber si tengo apendicitis o gases
1 de 4
Cómo saber si tengo apendicitis o gases

Volver arriba