Compartir

Síndrome de piernas inquietas: causas, síntomas y tratamiento

Por Marta Vicente, Periodista especializada en salud y bienestar. 6 septiembre 2016
Síndrome de piernas inquietas: causas, síntomas y tratamiento

El síndrome de piernas inquietas (SPI) es un trastorno de origen neurológico que tiene como principal manifestación la necesidad urgente e incontrolable de mover las piernas cuando se está descansando debido a una serie de sensaciones anormales muy incómodas en las mismas. Los pacientes que las sufren las suelen describir como si algo se les deslizara o moviera por el interior de las piernas, causándoles hormigueo, sacudidas, molestias, ardor, entre otros síntomas. Es una condición que es más acusada durante la noche, motivo por el que el descanso de muchos pacientes se ve severamente afectado. Para poner remedio a esta situación, es necesario tratar la enfermedad con los medicamentos adecuados, en caso de ser necesarios, y también tener en cuenta algunas recomendaciones que son claves para reducir el cuadro sintomático. En este artículo de ONsalus te explicamos con detalles cuáles son las causas, los síntomas y el tratamiento del síndrome de piernas inquietas.

Causas del síndrome de piernas inquietas

En la actualidad, las causas del síndrome de piernas inquietas (SPI) no están del todo claras, pero a pesar de ello los especialistas han señalado varios factores como posibles desencadenantes en los diferentes casos. Se ha observado que un 50% de los pacientes, aproximadamente, que sufren esta condición lo hacen por causas genéticas, es decir, que tienen algún familiar directo afectado. Además, han afirmado que estos pacientes suelen manifestar los síntomas del SPI a una edad más temprana y que presentan una evolución de la enfermedad más lenta.

Además de las causas genéticas, hay otras condiciones que pueden estar vinculadas al padecimiento del SPI, y estas son las que detallamos a continuación:

  • Sufrir anemia o tener unos niveles de hierro bajos: por lo general, una vez se alcanzan unos niveles óptimos de hierro, los síntomas del síndrome se reducen considerablemente.
  • Estar en los tres últimos meses del embarazo: en este caso, los síntomas del SPI suelen desaparecer una vez superado el parto.
  • Padecer de algún tipo de enfermedad crónica, como diabetes, Parkinson, daño renal o neuropatía periférica.
  • Consumo de algunos medicamentos, como los que están destinados para evitar las náuseas, para los resfriados, las alergias o las convulsiones, así como los antipsicóticos.

Hay otros casos en los que el paciente presenta un síndrome de piernas idiopático, esto quiere decir que no hay antecedentes familiares de esta enfermedad ni relación alguna con el padecimiento de otro tipo de patología, como las mencionadas anteriormente. Así mismo, los médicos han destacado que sustancias como la cafeína, el tabaco y el alcohol pueden empeorar los síntomas de este síndrome.

Síndrome de piernas inquietas: causas, síntomas y tratamiento - Causas del síndrome de piernas inquietas

Síntomas del síndrome de piernas inquietas

A pesar de que cada paciente puede presentar un grado distinto de intensidad, el principal síntoma del síndrome de piernas inquietas es el padecimiento de una serie de sensaciones incómodas en las extremidades inferiores cuando se está en un estado de reposo, lo cual va acompañado por la necesidad imperiosa e irresistible de moverlas para tratar de aliviar de manera transitoria las molestias. Las sensaciones más comunes que suelen experimentar los afectados son:

  • Sacudidas.
  • Hormigueo.
  • Pinchazos.
  • Ardor y sensación de calor en las piernas.
  • Dolor en las piernas.
  • Nerviosismo.

Por lo general, todos estos síntomas afectan más comúnmente a la parte de la pierna que se encuentra entre la rodilla y el tobillo, aunque también pueden presentarse en otras zonas como los muslos. La mayoría de pacientes asegura también que esas sensaciones incómodas son mucho más acentuadas a última hora de la tarde o durante la noche mientras están sentadas o tumbadas, lo cual interfiere en el buen descanso y dificulta enormemente la conciliación del sueño. Otras situaciones en las que el SPI puede intensificarse son en viajes largos en coche, permanecer mucho tiempo sentado, hacer vuelos largos, al realizar ejercicios de relajación, etc.

Síndrome de piernas inquietas: causas, síntomas y tratamiento - Síntomas del síndrome de piernas inquietas

Tratamiento del síndrome de piernas inquietas

Ante el padecimiento de los síntomas anteriores o la sospecha de padecer SPI es conveniente consultar con el médico, pues este podrá diagnosticar la enfermedad a través del estudio de los síntomas, del historial clínico del paciente y de la realización de algunas pruebas, en el caso de que fuera necesario, como pueden ser una analítica o un estudio profundo del sueño.

Aquellos pacientes que sufren los síntomas del SPI de manera más continuada son los que necesitarán un tratamiento farmacológico que les ayude a aliviarlos. En primer lugar, es esencial tratar la condición médica que pueda desencadenar o agravar los síntomas, como la diabetes o la neuropatía periférica. Por otro lado, se pueden prescribir medicamentos dopaminérgicos, opioides, benzociacepina o anticonvulsivos, según cada paciente. En un inicio, los médicos suelen recetar estos fármacos en dosis bajas para evitar posibles efectos secundarios, aunque pueden ir aumentándolas según las necesidades específicas de cada caso.

Además de los anteriores, en la actualidad hay un nuevo medicamento que permite tratar el SPI durante todo el día, pues es una especie de parche que se adhiere a la piel y que va liberando agentes dopaminérgicos, los cuales permiten reducir y aliviar los síntomas que se presentan tanto por el día como por la noche.

Recomendaciones para pacientes con SPI

Una gran mayoría de pacientes con SPI presentan síntomas de leves a moderados, y en estos casos se pueden aliviar y reducir llevando a cabo algunos cambios en los hábitos de vida y teniendo en cuenta algunas recomendaciones. No obstante, también son medidas adecuadas para aquellos que sí reciben un tratamiento farmacológico. Seguidamente, precisamos cuáles son las más importantes:

  • Tomar suplementos de hierro, folato o magnesio, en el caso de que el médico lo recomiende.
  • Reducir o evitar el consumo de sustancias como la cafeína, el alcohol o el tabaco que pueden agravar mucho los síntomas.
  • Establecer un patrón regular de dormir, acostándose y levantándose siempre a la misma hora. También es aconsejable relajarse antes de dormir, tomando un baño caliente por ejemplo, y mantener el dormitorio con un ambiente silencioso, tranquilo y cómodo.
  • Realizar algo de ejercicio de forma constante y moderada, aunque debe evitarse un ejercicio intenso en las últimas horas del día.
  • Hacer ejercicios de estiramiento, mediante disciplinas, por ejemplo, como el yoga o el pilates.
  • Mantener la mente ocupada.
  • Los masajes en las piernas y la aplicación de compresas calientes son buenos tratamientos naturales para calmar los síntomas y sentir alivio. Puedes descubrir más opciones como estas consultando el artículo Remedios caseros para el síndrome de piernas inquietas.
Síndrome de piernas inquietas: causas, síntomas y tratamiento - Recomendaciones para pacientes con SPI

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Síndrome de piernas inquietas: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cerebro y nervios.

Escribir comentario sobre Síndrome de piernas inquietas: causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Síndrome de piernas inquietas: causas, síntomas y tratamiento
1 de 4
Síndrome de piernas inquietas: causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba