Compartir

Escoliosis: tipos, síntomas y tratamiento

Valoración: 4,4 (7 votos)
2 veces compartido
 
Ingrid Cruz - Auxiliar de farmacia
Escoliosis: tipos, síntomas y tratamiento

La escoliosis es la curvatura anormal de la columna vertebral, generalmente en forma de S o C. Nuestra columna tiende a curvarse de manera natural, pero para las personas con esta condición, la curva resulta exagerada. La escoliosis idiopática suele ser la más común y es la que no tiene una causa específica, es más común en niñas y en la etapa donde el crecimiento es más acelerado. En ONsalus te explicamos los tipos, síntomas y tratamiento de la escoliosis

También te puede interesar: Estiramientos para la espalda con escoliosis

Tipos de escoliosis

Existen tres tipos de escoliosis y se subdividen con relación a la edad del paciente y en la parte del cuerpo donde comenzó el desarrollo. La más común es la escoliosis idiopática, se divide en infantil, si está presente en niños de 3 o menos años, juvenil si es entre los 4 y 10 años y adolescente entre los 12 y 18 años. El segundo tipo de escoliosis es la congénita, se presenta al nacer y ocurre cuando no hay una formación correcta de las costillas o vértebras del bebé. Por último tenemos la escoliosis neuromuscular,que generalmente, es más bien un síntoma secundario de enfermedades que producen alteraciones en el sistema nervioso como espina bífida, distrofia muscular, polio o parálisis cerebral.

Síntomas de la escoliosis

La escoliosis no tiene síntomas y tampoco produce dolor. Aunque es notoria la asimetría en los hombros, curvatura en la columna que se inclina hacia un lado, omóplatos prominentes y caderas desniveladas. Para diagnosticar la escoliosis, el médico realizará un examen físico que consistirá en agacharse hacia adelante para notar la asimetría, también se tomarán radiografías para ver qué tan grave es la curvatura.

Tratamiento para la escoliosis

El tratamiento para la escoliosis va a depender de varios factores: la causa, el tamaño de la curvatura, la localización y si aún está en etapa de crecimiento. Si la causa es una escoliosis idiopática no es necesario un tratamiento, pero es importante ir a una consulta médica cada seis meses para evaluar su desarrollo. Si te encuentras en etapa de crecimiento, el médico puede recomendar el uso de un corsé, para evitar que la curvatura sea mayor. En el caso de escoliosis leves, su médico le recomendará ir a fisioterapia o hacer natación.

La cirugía es otro de los tratamientos para la escoliosis, la idea es corregir la curva, y las vértebras se sostendrán con varillas de metal, la técnica quirúrgica es compleja y no está exenta de riesgos. Luego de la intervención es posible que deba seguir usando el corsé por un tiempo

Pronóstico y complicaciones

El pronóstico siempre dependerá de las causas y de la gravedad de la curvatura. El uso del corsé mejorará su condición y no tendrá problemas a largo plazo, recuerde que este tratamiento es sólo para casos de escoliosis idiopática. Los dolores de espalda pueden manifestarse a medida que la persona envejezca. En el caso de las personas con escoliosis congénita y neuromuscular es muy difícil de tratar y requerir muchas cirugías.

Pueden existir algunas complicaciones en el desarrollo de esta condición, como problemas respiratorios, lumbago, infección después de la cirugía, daños en los nervios y la columna, baja autoestima y dolor persistente, si hay desgaste o ruptura en alguna vértebra.

Prevenir la escoliosis

Dentro de las diferentes desviaciones que puede presentar la columna vertebral, una de las más frecuentes es la escoliosis, que provoca que la columna se deforme adoptando forma de C o de S. Puede darse desde el nacimiento, pero lo más habitual es que vaya apareciendo y se desarrolle durante el crecimiento del niño, dando lugar a dolores y problemas cuando ya es adulto.

Por ello, es aconsejable seguir una serie de pautas de cara a prevenir la aparición de la misma cuando somos niños y que nos ayudarán a aliviar los síntomas de la misma si la padecemos de adultos:

  • Mantener una buena postura corporal, ya que la denominada higiene postural (sentarse de modo correcto, buena posición para dormir o estar de pie) es esencial para la prevención de la escoliosis.
  • Realizar ejercicio físico a diario, especialmente aquel que suponga trabajar el cuerpo de forma equilibrada, como correr, ir en bicicleta, etc. De ese modo fortalecemos la musculatura y será más difícil que la columna se deforme. También es importante realizar ejercicios que mantengan tonificados los músculos abdominales, así como la zona lumbar, que son los que más nos van a ayudar a que la columna se mantenga en una posición correcta.
  • Evitar coger pesos excesivos. Si son niños, cuidar el peso de las mochilas escolares. Ya de adultos, si debemos coger pesos, es importante repartirlos por igual en cada brazo, para que la columna no se descompense, especialmente si tenemos que hacerlo de modo habitual.
  • Utilizar un colchón de dureza intermedia y una almohada cómoda que permita dormir con la columna recta.
  • Llevar una dieta sana, baja en grasas y dulces para mantener el peso corporal y evitar el sobrepeso, que sobrecarga los músculos de la espalda.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Escoliosis: tipos, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Escoliosis: tipos, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Escoliosis: tipos, síntomas y tratamiento
1 de 4
Escoliosis: tipos, síntomas y tratamiento