Compartir

Artrosis: tipos, síntomas y tratamiento

Por Sonia Collado, Auxiliar de enfermería. Actualizado: 15 marzo 2018
Artrosis: tipos, síntomas y tratamiento

La artrosis es una condición reumática que se produce cuando el cartílago articular, un tejido que protege las extremidades de los huesos, se desgasta. Cuando dos extremos óseos se unen forman la articulación, lo que nos permite el movimiento y, por lo tanto, la autonomía funcional. Este cartílago está cubierto por un líquido llamado sinovial, que lo nutre e hidrata, de modo que pueda llevar a cabo correctamente sus funciones.

Cuando el tejido articular se lesiona pierde estas propiedades y provoca dolor, rigidez y dificultades en el movimiento. Se trata de la enfermedad reumática más frecuente, suele presentarse en personas de edad avanzada. En este artículo de ONsalus encontrarás los tipos de artrosis, los síntomas que produce y el tratamiento que debe adoptarse si aparece.

También te puede interesar: Remedios caseros para la artrosis de manos

Tipos de artrosis

Existen diversas clasificaciones para la artrosis, pero la más utilizada se divide en función de las causas que producen la enfermedad. De este modo, encontramos la siguiente clasificación:

  • Artrosis primaria: también conocida como idiopática, es aquella que aparece sin una causa conocida subyacente o que predisponga al paciente a sufrir la patología, resulta la forma de artrosis más común. A pesar de no encontrar una causa directa, existen algunos factores de riesgo influyentes como la edad, la genética, determinadas actividades laborales, la obesidad, los estrógenos o el género. Generalmente, se desarrolla en pies, manos, rodillas, cadera o columna.
  • Artrosis secundaria: en este caso sí se reconoce una causa directa que afecta a la integridad del cartílago. Frecuentemente son enfermedades congénitas articulares, traumatismos agudos o crónicos, alteraciones metabólicas o endocrinas como la diabetes, enfermedades neurológicas o vasculares o el gran desgaste de una articulación. Esta tipología afecta a un menor número de pacientes.

Cuando en la patología participan tres o más articulaciones, se denomina artrosis primaria generalizada. Principalmente ocurre en la columna vertebral, rodillas, cadera, la base del dedo pulgar, puntas de los dedos y el dedo gordo del pie.

Artrosis: tipos, síntomas y tratamiento - Tipos de artrosis

Síntomas de la artrosis

Los síntomas de la artrosis suelen derivar de las causas y, por lo tanto, dependen de la tipología de enfermedad que afecte al paciente. Sin embargo, existen algunos síntomas frecuentes en prácticamente todos los casos:

  • Dolor: el dolor aparece cuando se exige esfuerzo a la articulación en cuestión, moviéndola o cargándola, y empeora con el paso del día. Con el progreso de la enfermedad, el dolor aparece también en reposo y frecuentemente con el descanso nocturno.
  • Crujidos: tras un rato de descanso, la articulación puede presentarse rígida y falta de lubricación por culpa del roce entre las extremidades de los huesos, de manera que suele crujir.
  • Deformación: el crecimiento de los extremos de los huesos puede provocar un ensanchamiento de la articulación, agrandándola, produciendo deformidad en los nudillos de los dedos de las manos y arqueando las piernas hacia afuera o hacia adentro.
  • Hinchazón y edemas: en algunos pacientes puede darse inflamación e irritación de la membrana sinovial, por lo que se acumula líquido alrededor de las articulaciones dañadas. Eso influye en el nivel de dolor del enfermo.
Artrosis: tipos, síntomas y tratamiento - Síntomas de la artrosis

Tratamiento de la artrosis

En la actualidad, la artrosis no dispone de cura, por ese motivo el tratamiento va dirigido a aliviar el dolor articular y mantener la capacidad funcional del paciente. El tratamiento se basa, por lo tanto, en tres herramientas:

  • Medidas físicas: se trata de realizar una serie de procedimientos con la finalidad de mejorar la sintomatología, combatir la obesidad y mantener las habilidades. Se recomiendan diversas tareas físicas alternadas con períodos de descanso que favorecen la movilidad articular y potencian la fuerza muscular. Estos ejercicios dependerán, por supuesto, de la articulación afectada.
  • Medicación: los antiinflamatorios no esteroideos contribuyen a luchar contra el dolor, la inflamación y la rigidez articular. Principalmente pueden usarse ibuprofeno o parecetamol, pero siempre según indicación médica. Sus ventajas son que no producen tolerancia y tampoco dependencia, ante momentos puntuales de mayor dolor el médico puede recetar otros analgésicos de apoyo como el tramadol o la codeína.
  • Cirugía: en pacientes avanzados, puede requerirse cirugía que atenúe el dolor y permita recuperar parte de la funcionalidad de la articulación. También es recomendada para corregir las deformidades que provoca la enfermedad.

Al tratarse de una patología crónica, es imprescindible un seguimiento médico que contribuya a que el paciente sufra lo menos posible.

Artrosis: tipos, síntomas y tratamiento - Tratamiento de la artrosis

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Artrosis: tipos, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Escribir comentario sobre Artrosis: tipos, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Artrosis: tipos, síntomas y tratamiento
1 de 4
Artrosis: tipos, síntomas y tratamiento

Volver arriba