menu
Compartir

Por qué mi cuerpo se calienta mucho por las noches

 
Por Delfina Viana. Médica.. 15 abril 2021
Por qué mi cuerpo se calienta mucho por las noches

Nuestro cuerpo se ve influenciado por una gran cantidad de factores que muchas veces no tenemos en cuenta, pero que entre otras cosas hacen que aumente la temperatura corporal o que su regulación se vea alterada. Entre estos, podemos señalar que el clima, lo que comemos, nuestros hábitos de ejercicio, de sueño y cómo comemos determinan en gran parte nuestra fisiología. Problemas de tiroides e incluso la menopausia pueden fomentar los sofocos nocturnos.

En este artículo de ONsalus, podrás encontrar todo lo que necesitas saber para responder a la pregunta: "¿por qué mi cuerpo se calienta mucho por las noches?".

También te puede interesar: Sudar mucho por la noche: causas

Hábitos de vida

Todas las personas somos diferentes, podrás ver cómo algunas padecen el frío y otras el calor, quienes tienen siempre sus manos heladas o quienes las tienen bien calentitas. Esto es así porque tu constitución personal define en cierta medida estas características.

Es por ello que es importante conocerse y conocer las tendencias de tu cuerpo, esto te permitirá tomar algunas medidas para que puedas sentirte mejor. Es aquí donde tus hábitos tienen importancia. Las cosas que hagas, cómo las hagas, lo que comes, cómo comes, cómo atraviesas las situaciones de enojo o estrés, entre tantas otras cuestiones, influencian directamente sobre una mayor producción de calor en tu cuerpo.

Te sugiero que tengas en cuenta algunas de las siguientes recomendaciones, ya que así no contribuirás al aumento de tu temperatura corporal:

Evita exponerte al sol durante el día

Es cierto que se considera beneficiosa la exposición al sol para generar vitamina D y, así, aumentar tus defensas y mejorar tus huesos, pero también debes tener en cuenta cómo lo haces y cómo es tu propia constitución corporal.

Si eres de las personas que suelen tener sus manos y pies más bien calentitos y a las que les agobia un poco (o mucho) el calor, procura que tu exposición solar diaria sea:

  • Con sombrero, para evitar una excesiva temperatura en tu cabeza.
  • En las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde.
  • Solo de unos 5 a 10 minutos.
  • Nunca después de comer, ya que alteras tu digestión.

Evita exponer tu cabeza al calor

  • Cuando laves tu cara y cabeza usa agua un poco más fría que en el resto de tu cuerpo.
  • Evita el uso de secadores de cabello.

Alimentos

Ciertos alimentos provocan un aumento de la tasa metabólica y la temperatura corporal, entonces, sería mejor que los evites o que al menos no formen parte de tu dieta diaria, menos aún si sientes calores nocturnos. Tal es el caso de:

  • Alimentos fermentados (chucrut, kimchi, cerveza, vino tinto, kéfir, encurtidos, pan).
  • Carnes (rojas y blancas, sobre todo de res, pollo y pescado).
  • Productos procesados (con colorantes, conservantes, aceites vegetales).
  • Picantes.
  • Alimentos muy ácidos.
  • Vegetales como la remolacha o el rábano.
  • Frutas como el tomate, la ciruela, el mango, la papaya, la piña.

Vigila cómo comes

El momento de la comida debería ser entendido como un momento de paz, en el que toda nuestra atención debería estar puesta sobre los sabores, la textura de los alimentos, la masticación y la sensación de saciedad.

Si comes con prisa, atravesando situaciones de estrés o enojo o si comes con quien no quieres hacerlo, puedes tener una mala digestión y sufrir un aumento de la temperatura corporal.

Esto puede manifestarse durante el día, pero también durante la noche. Puede dar origen a problemas tan comunes como la acidez o el reflujo, las erupciones de la piel, entre otros. Es por ello que te aconsejo que tomes este momento como uno de los más importantes de tu día. Nutrirte bien repercutirá directamente sobre todo tu organismo.

Clima cálido

Aquellos que habitualmente soportan temperaturas elevadas pueden no notar cambios en su cuerpo debido a que la termorregulación de su cuerpo está adaptada a esas temperaturas. ¿Pero qué sucede cuando tú viajas a un sitio más caluroso? En esos casos tu "reloj de temperatura" no identifica como normales esas cifras tan elevadas y es probable que:

  • Sudes más.
  • Por la noche desprendas mucho más calor del habitual.
  • Notes que tienes palpitaciones.

¿Qué hacer?

Es importante que antes de realizar un viaje, preguntes o busques información acerca de las temperaturas habituales de ese lugar. De esta manera, podrás elegir ropa apropiada o incluso algunos objetos que puedan ayudarte a sobrellevar mejor el clima (abanico, sombrero, rociadores, etc.).

La ropa en ambientes más cálidos debería ser preferentemente:

  • De telas livianas y no sintéticas.
  • Suelta. La ropa ajustada no dejará que sudes lo que tu cuerpo necesita.
  • Clara, ya que refleja los rayos lumínicos.

Así mismo, la ropa de cama debería adaptarse a estas necesidades. Ten en cuenta que almohadas y colchones demasiado sintéticos así como sábanas y colchas pueden hacerte pasar mucho calor por la noche.

Problemas tiroideos

La tiroides secreta hormonas muy importantes para el funcionamiento de todo tu cuerpo. En caso de que la secreción hormonal tiroidea aumente, también aumentará la tasa metabólica y, por consiguiente, el calor en tu cuerpo.

Otros síntomas que puedes experimentar son:

  • Pérdida de peso.
  • Más hambre del habitual.
  • Caída del cabello.
  • Palpitaciones.
  • Diarrea.
  • Irritabilidad.

¿Qué hacer?

Puedes realizar una consulta para saber si corresponde a tu cuadro. Un o una profesional te hará preguntas, te examinará y solicitará análisis.

En caso de que la tiroides esté funcionando de más se debe buscar la causa. Puede tratarse de un pequeño nódulo o bien de un problema inmunitario. Según cual sea el diagnóstico, pueden indicarte medicación o incluso una cirugía.

Desde el punto de vista del Ayurveda, se trata de un desequilibrio de calor, por lo cual el cambio de hábitos que te propuse en el primer apartado puede ayudarte mucho. Por otro lado, incluir ghee a tu dieta también te aportará grandes beneficios, ya que ayuda a mejorar la digestión, el metabolismo y hará que reduzcas naturalmente el calor en tu cuerpo .

Estrés

Pareciera que está de moda decir que todo se debe al estrés, pero es que el ritmo de vida que elegimos y consideramos como normal se aleja mucho de nuestras necesidades naturales.

Los niveles altos de adrenalina y corticoides que suele sufrir nuestro cuerpo ante la ansiedad o el estrés se traducen en un sinfín de síntomas, tanto físicos como psíquicos, entre los que también está dormir mal y tener mucho calor por las noches.

¿Qué hacer?

Si ya estás notando en tu cuerpo los efectos del estrés, tal vez es momento de replantearte ciertas cosas: ¿vives para ti o para los demás?, ¿guardas rencores?, ¿tu trabajo se ha convertido en lo único importante? Buscar la causa base de lo que te sucede, identificarla y aceptarla es clave para llegar a sentirte mejor.

Menopausia

No todas las mujeres sienten los sofocos asociados a esta etapa de la vida, ya que los hábitos tienen mucho que ver en cómo atravesamos este momento tan particular de la vida femenina.

Los sobresaltos, el estrés, el cumplimiento de exigencias, la preocupación excesiva y los hábitos diarios son algunas de las causas por las cuales algunas mujeres pueden experimentar más calor que otras. Otros factores de riesgo asociados pueden ser el tabaquismo y el sobrepeso.

Estos sofocos nocturnos pueden ser molestos, sobre todo, si cortan el sueño.

¿Qué hacer?

Revisar los hábitos que te sugerí en el primer apartado suele traer grandes cambios: cómo te expones al calor, qué comes y cómo lo haces, la aceptación de este momento, el manejo de la ira y el estrés pueden ser herramientas excelentes.

Se ha comprobado que aquietar la mente, por ejemplo, a través de técnicas como el mindfulness es muy gratificante y, sobre todo, efectivo ante los sofocos de la menopausia.

Cómo quitar el calor en las noches

Como te he comentado, si revisas uno a uno tus hábitos y logras identificar en tu vida aquello que te genera preocupación, estrés, inconformidad, sobrexigencias, etc., te estarás enfocando a realizar una sanación profunda y completa. No solamente reducirás el calor corporal por las noches, sino que podrás experimentar un bienestar verdadero. Evidentemente, esto conlleva un gran esfuerzo y muchas veces enfrentarnos a cosas que no queremos. Es un gran desafío, pero que realmente te aportará mucho.

En cuanto a las medidas momentáneas que puedes tomar para reducir el calor nocturno, se encuentran:

  • Cenar temprano y liviano.
  • Evitar el alcohol y los alimentos que generan calor, sobre todo, por la noche.
  • Acostarte con ropa liviana y fresca.
  • Revisar de qué material están hechos tu colchón, almohada y ropa de cama.
  • Tener agua en la mesita de noche: puedes beberla en el momento que sufras el sofoco e incluso rociar un poco en tu cuerpo.
  • Incorporar ghee o mantequilla clarificada a tu dieta.
  • Incorporar más frutas frescas (preferiblemente, manzana, granada, uvas, durazno, plátano, coco) pero no por la noche.
  • Practicar ejercicio físico de manera moderada y no por la noche.
  • Buscar técnicas para manejar la ira o la frustración.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi cuerpo se calienta mucho por las noches, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Bienestar.

Bibliografía
  • Lim CL. Fundamental Concepts of Human Thermoregulation and Adaptation to Heat: A Review in the Context of Global Warming. Int J Environ Res Public Health. 2020 Oct 24;17(21):7795. doi: 10.3390/ijerph17217795. PMID: 33114437; PMCID: PMC7662600.
  • Lack LC, Gradisar M, Van Someren EJ, Wright HR, Lushington K. The relationship between insomnia and body temperatures. Sleep Med Rev. 2008 Aug;12(4):307-17. doi: 10.1016/j.smrv.2008.02.003. PMID: 18603220.
  • Baker FC, Forouzanfar M, Goldstone A, Claudatos SA, Javitz H, Trinder J, De Zambotti M. Changes in heart rate and blood pressure during nocturnal hot flashes associated with and without awakenings. Sleep. 2019 Oct 21;42(11):zsz175. doi: 10.1093/sleep/zsz175. PMID: 31408175; PMCID: PMC6802629.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué mi cuerpo se calienta mucho por las noches
Por qué mi cuerpo se calienta mucho por las noches

Volver arriba