Lesiones y enfermedades del cuello

Por qué tengo el cuello hinchado y qué hacer

 
Magce Bonilla
Por Magce Bonilla. 16 febrero 2022
Por qué tengo el cuello hinchado y qué hacer

En ocasiones, podemos evidenciar hinchazón en el cuello por diversas razones o circunstancias. En algunos casos, se asocia a procesos de gripe y resfriado o a infecciones bacterianas y virales en el área del oído o de la garganta. En su mayoría, no son graves, siempre y cuando cumplas con el tratamiento correcto, indicado por el especialista. Sin embargo, existen causas más serias, y menos comunes, que conllevan a una inflamación persistente y más compleja del cuello que, generalmente, va acompañada de otros síntomas, como la fiebre, dolor en la zona inflamada, pérdida de peso, entre otros malestares, que pueden relacionarse a enfermedades tiroideas, cáncer o trastornos del sistema inmunitario.

Por ello, es importantísimo estar atento a este tipo de dolencia y evaluar su evolución para acudir al médico. Sigue leyendo este artículo de ONsalus para saber por qué tienes el cuello hinchado y qué hacer en cada caso.

Índice

  1. Aumento de tamaño de los ganglios linfáticos
  2. Mononucleosis
  3. Parotiditis o paperas
  4. Quistes branquiógenos
  5. Bocio
  6. Distensión muscular
  7. Tortícolis
  8. Síndrome de Cushing
  9. Cáncer
  10. ¿Cuándo acudir al médico?
Ver más >>

Aumento de tamaño de los ganglios linfáticos

La inflamación de los ganglios linfáticos, usualmente, sucede cuando padeces de infecciones virales o bacterianas. Esta afección se manifiesta de distintos tamaños o en cadenas ganglionares. Con frecuencia, se evidencia en las enfermedades de amígdalas, oídos, garganta, faringitis, abscesos dentales; y otras más agudas, como el sarampión, la varicela y la rubeola.

Por lo general, esta inflamación se presenta al lidiar el organismo con algún tipo de infección, sin embargo, cuando aparece sin razón aparente, por tiempo prolongado y la acompañan otros síntomas, además de sentir dureza en las glándulas linfáticas, es necesaria una revisión médica de manera inmediata.

Tratamiento

  • En la mayoría de los casos, se debe acudir al especialista para tratar esta afección a través de fármacos específicos, particularmente, si los síntomas son graves y presentas dificultad para tragar, respirar y dolores intensos.
  • En algunos casos, la inflamación de los ganglios puede manifestar síntomas leves y transitorios, de ser así, remedios caseros como gárgaras bucales, compresas de agua tibia en la zona afectada y analgésicos de venta libre para calmar la inflamación y el dolor pueden funcionar. Siempre es recomendable acudir al médico para aclarar cualquier duda.
Por qué tengo el cuello hinchado y qué hacer - Aumento de tamaño de los ganglios linfáticos

Mononucleosis

La mononucleosis infecciosa, conocida también como enfermedad del beso, es causada por el virus del herpes (Epstein-Barr) y transmitida por las secreciones salivales. Esta infección es muy frecuente en la población adulta y manifiesta síntomas de fiebre, faringitis e hinchazón del cuello.

Gran parte de los casos de mononucleosis presentan un cuadro clínico sin complicaciones, atendiendo tratamientos sencillos. En algunas ocasiones, pueden presentarse mayores dificultades, como formaciones de abscesos periamigdalinos, complicaciones hematológicas y hepáticas, que ameritan de estudios especializados y un seguimiento médico más detallado.

Tratamiento

  • Tratar esta patología implica normalmente tratamiento sintomático centrado en analgésicos para el malestar de fiebre, dolor de cabeza y garganta, que no tengan acción antiviral. También se recomienda descanso y mucho líquido.
  • Si la afección desencadena otras complicaciones, entre ellas dificultad para respirar o amigdalitis, es fundamental acudir al médico para obtener una revisión detallada de la patología y concretar un tratamiento más específico.
  • Como tratamiento casero, es recomendable, realizar gárgaras con agua tibia y sal varias veces al día para calmar el dolor de garganta.

Parotiditis o paperas

La parotiditis es una infección muy contagiosa, causada por un virus del género Rubulavirus, que afecta a las glándulas parótidas. Este virus es transmitido por pequeñas gotas de saliva que emana la persona infectada a través del estornudo, al toser o hablar.

Generalmente, los síntomas aparecen después dos semanas de estar en contacto con el virus. El malestar más común es la hinchazón del cuello y mejillas junto al dolor de cabeza y garganta, fiebre, debilidad y pérdida de apetito.

Esta infección tiende a ser leve sin mayores complicaciones, sin embargo, existen inconvenientes más serios que pueden suscitarse, como una inflamación testicular, inflamación en los senos y meningitis. Por ello, es recomendable buscar la opinión médica temprana para precisar el tratamiento y evitar lamentables pesares.

Tratamiento

  • Las paperas, por lo general, es una enfermedad autolimitada, por lo que su tratamiento se restringe al patrón de los síntomas. En tal sentido, el suministro de antitérmicos y antiinflamatorios dependerá si el paciente tiene fiebre y dolores recurrentes de garganta.
  • La dieta y el descanso son importantes, ambos deben acoplarse a lo que desee la persona enferma. Lo más apropiado es ajustar la ingesta alimenticia según lo que pueda y desee comer el paciente.

Quistes branquiógenos

Los quistes branquiales son lesiones congénitas que aparecen en el nacimiento o en los primeros años de vida. Se muestran en la región cervical y puede ampliarse hacia cavidades internas de la faringe, laringe y hacia la superficie lateral del cuello.

En su mayoría, la presencia de ellos son esporádicos y no peligrosos. La sintomatología prevalece en la inflamación lateral e inferior del cuello, observándose un bulto o protuberancia, además de un drenaje líquido o supuración en la zona afectada.

Tratamiento

El tratamiento eficaz de quistes branquiales es quirúrgico para eliminarlos completamente. Existen casos donde el paciente no presenta mayor complicación y no atiende a la operación, no obstante, el bulto puede continuar creciendo y generar infecciones agudas y de gran dolor.

Bocio

Esta patología refiere al aumento o crecimiento de la tiroides. Es la enfermedad más frecuente de esta glándula y puede aparecer de manera difusa o nodular. En algunos casos, se caracteriza por ser benigno y, en otros, una neoplasia tiroidea.

El déficit de aporte de yodo es la causa más común de esta afección, aparte de las alteraciones autoinmunitarias, ciertos medicamentos y el tabaquismo.

El síntoma mas reconocido en este problema tiroideo es la hinchazón en la base del cuello, ocasionando en circunstancias presión en zonas cercanas como la tráquea y dificultad para respirar. Cuando el bocio es pequeño, difícilmente se visualiza, debe ser palpado por el especialista o por imágenes específicas para determinarlo.

Tratamiento

  • El bocio simple es de buen pronóstico y puede ser tratado con levotiroxina sódica, un fármaco específico que logra reducirlo, según estudio, en un 25% del tamaño siempre que se administre en los primeros meses de evolución[1] . Se recomienda vigilancia o control de manera periódica.
  • El tratamiento del bocio de mayor complejidad dependerá de la valoración médica, puesto que, por lo general, comprende medicamentos antitiroideos, yodo radioactivo o cirugía.
Por qué tengo el cuello hinchado y qué hacer - Bocio

Distensión muscular

En ocasiones, el cuello puede inflamarse debido a las distensiones musculares o sobreuso de los músculos del cuello. Con frecuencia, esta hinchazón la padecen personas que mantienen la cabeza inclinada hacia abajo por mucho tiempo, por ejemplo, al escribir mensajes por el móvil, leer a menudo en la cama o trabajar frente a un ordenador.

Tratamiento

  • En esta situación, terapias con frío y calor ayuda a desinflamar y aliviar el dolor del cuello. En este sentido, colocar compresas de hielo en la zona afectada por 10 minutos ayuda a deshinchar. De igual manera, aplicar toallas húmedas de agua caliente aplaca el dolor muscular.
  • Los fármacos de venta libre como los antiinflamatorios ayudan a reducir la hinchazón y a calmar el dolor de cuello.
  • Realizar ejercicios moderados en la zona abultada contribuye a relajar los músculos y a disminuir la inflamación.

Tortícolis

Es una dolencia muy conocida, causada por la contractura de la musculatura cervical unilateral, en la que el cuello difícilmente puede moverse y girarse de un lado a otro. Generalmente, ocurre por malas posturas al dormir o por enfermedades neurológicas y congénitas en las que los músculos del cuello se contraen de manera involuntaria.

Esta afección causa inflamación y mucho dolor cervical, además de otros síntomas específicos, como dificultad para mover el cuello, rigidez y dolor de cabeza.

Tratamiento

  • Estudios médicos recomiendan, dependiendo del caso, ejercicios de estiramiento de la musculatura cervical, terapias de calor y fisioterapias sistematizadas en la zona afectada para relajar el músculo contraído.
  • También en estos casos, previa valoración médica, indican tratamientos con analgésicos y relajantes musculares.
Por qué tengo el cuello hinchado y qué hacer - Tortícolis

Síndrome de Cushing

Es una enfermedad endocrina bien compleja y, en ocasiones, difícil de diagnosticar. Se caracteriza por el aumento de cortisol en la sangre. Describe un amplio abanico de síntomas, que suele a veces confundirse con otras afecciones, sin embargo, destacan la obesidad central, particularmente en la cara, cuello, tronco y abdomen, además de debilidad muscular y estrías rojizas en la barriga.

Un estudio revela que el síndrome de Cushing es una enfermedad rara con un elevado porcentaje de morbilidad y mortalidad si no se trata rápidamente, por lo que el diagnóstico temprano y la identificación de su causa es clave para el tratamiento preciso[2].

Tratamiento

  • El tratamiento debe estar estrictamente guiado por el endocrinólogo, que evalúa la causa precisa para, así, asignar el tratamiento.
  • En el caso del uso extenso de corticosteroides, se recomienda suspenderlo. Por otra parte, si la enfermedad es producto de un tumor hipofisiario, lo más recomendable es la cirugía para removerlo y, posteriormente, aplicar quimioterapia o radioterapia, según lo determine el especialista.

Cáncer

Posibles tipos de cáncer, específicamente los linfáticos, como el Linfoma no Hodgkin, generado por el crecimiento de tamaño de los ganglios linfáticos por combatir células malignas, manifiesta en la persona inflamación en el cuello, la ingle o las axilas, además de cansancio y pérdida de peso.

No obstante, presentar ganglios inflamados no determina la presencia de un cáncer, para llegar a este diagnóstico es necesario realizar exámenes especiales, indicados por un especialista.

Tratamiento

  • Ante la sospecha de un cáncer linfático, el médico especialista realizará pruebas específicas como hemogramas, tomografías y biopsia para determinar el compromiso del sistema linfático y valorar la ejecución de quimioterapia y radioterapia.

¿Cuándo acudir al médico?

Si la hinchazón de cuello persiste por más de 4 días y, además, aparecen nuevos síntomas, como fiebre, sudoración, pérdida de peso, entre otros, debes acudir al médico inmediatamente. Recuerda que la atención temprana mejora el diagnóstico y minimiza las complicaciones.

La inflamación de cuello puede presentarla cualquier persona, niño o adulto, y no siempre constituye un problema grave de salud, sin embargo, lo mejor es ir al médico o especialista para estar seguro de la afección y realizar el tratamiento adecuado lo más pronto posible.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué tengo el cuello hinchado y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Referencias
  1. Martin, L. (2001). Un paciente con Bocio. [Documento en línea]. Disponible: https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-integral-63-articulo-un-paciente-con-bocio-10021653
  2. Gutiérrez, J., Latorre, G. y Campuzano, G. (2009). Síndrome de Cushing. [Documento en línea]. Disponible: https://www.medigraphic.com/pdfs/medlab/myl-2009/myl099-10b.pdf
Bibliografía
  • Chacón, E. (2010). Virus Epstein-Barr y Mononucleosis Infecciosa: un viejo conocido. [Documento en línea]. Disponible: https://www.binasss.sa.cr/revistas/rmcc/591/art3.pdf
  • MedlinePlus. (2020). EL cáncer y los ganglios linfáticos. [Documento en línea]. Disponible: https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000824.htm
  • Pérez, L. (2004). Quiste Branquial. (Actas Dermo-Sifiliográficas). [Documento en línea]. Disponible: https://www.actasdermo.org/es-quiste-branquial-articulo-13057297
  • Vaccines and educational resource by the college of physicians f Philadelphia. (2018). Paperas. [Documento en línea]. Disponible: https://ftp.historyofvaccines.org/es/contenido/articulos/paperas
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 4
Por qué tengo el cuello hinchado y qué hacer