Compartir

Esclerodactilia: causas y tratamiento

Esclerodactilia: causas y tratamiento

La esclerodactilia es un trastorno que afecta a los dedos, ya sea de las manos o de los pies, y se caracteriza por el endurecimiento de la piel en dichas estructuras. Está relacionado mayormente con alteraciones autoinmunológicas y aunque puede desarrollarse en cualquier persona, es más frecuente en mujeres.

Se trata de una enfermedad que no tiene cura y es progresiva, es decir, conforme pasa el tiempo se vuelve más severa y compromete la funcionalidad de los dedos. Sin embargo, se puede disminuir el grado de afectación si se recurre al médico lo antes posible para otorgar el tratamiento que corresponda. Si te interesa conocer más sobre la esclerodactilia: causas y tratamiento, en ONsalus te informamos todo respecto a este tema.

También te puede interesar: Psoriasis: causas, síntomas y tratamiento

Esclerodactilia: síntomas

Tanto los dedos de los pies como los de las manos pueden verse afectados por esta enfermedad y el estado de los mismos dependerán de la causa y la velocidad en la que se desarrolla. Debido a las complicaciones que puede generar es necesario acudir al médico, para ello, es importante saber distinguir los principales síntomas de esclerodactilia, que son:

  • Engrosamiento gradual de la piel en los dedos.
  • Endurecimiento y rigidez de la piel y el tejido que rodea las articulaciones en los dedos.
  • La piel se estira y se torna brillante.
  • Dificultad para extender o flexionar los dedos.
  • Los dedos toman una posición fija en semiflexión o curvados.
  • Punta de los dedos con ulceras, suele ser en una etapa más avanzada.

Esclerodactilia: causas

La esclerodactilia empieza a desarrollarse cuando por algún trastorno, generalmente autoinmune, hay una mayor estimulación en la actividad de los fibroblastos, que son un tipo de células del tejido conectivo, dando como resultado un incremento en la producción de las sustancias que sintetiza, principalmente de fibras de colágeno. Esta proteína es abundante en la piel y los huesos, por lo que un aumento en su producción puede resultar en la acumulación de la misma, provocando depósitos de colágeno y haciendo que el tejido del área afectada se engrose y se vuelva rígido.

Esta condición que puede afectar a los dedos no suele presentarse por sí sola, sino más bien como un síntoma de alguna otra enfermedad, principalmente en aquellos que sufren algún tipo de esclerodermia, que es una enfermedad autoinmune que agrupa diferentes trastornos que provocan fibrosis. Se desconoce la causa de dicha enfermedad, pero un factor genético podría estar asociado.

Algunas variedades de esclerodermia afectan solo la piel, pero existen otras que pueden llegar hasta los órganos internos, entre ellas el síndrome de CREST o esclerosis sistémica localizada, en la cual uno de los rasgos característicos es el desarrollo de esclerodactilia. Este síndrome tiene un efecto inflamatorio reumático progresivo, considerado de gravedad por su capacidad de dañar los pulmones y los riñones.

Por otro lado, padecer de la enfermedad mixta del tejido conectivo puede ser otra de las causas de esclerodactilia. Se trata de una enfermedad que afecta al tejido conectivo por presentar niveles excesivos del anticuerpo ribonucleoproteína y que ataca al propio tejido sano del organismo por error. Llega a ser más frecuente en mujeres y, además de los dedos, puede afectar casi cualquier parte del cuerpo.

Esclerodactilia: causas y tratamiento - Esclerodactilia: causas

Síndrome de CREST: tratamiento

Hasta el momento no existe un método para bloquear definitivamente la producción excesiva de colágeno que da lugar a la esclerodactilia, y por ende, no hay cura para ninguna de las causas de dicha enfermedad. Por ello, lo que se busca es disminuir y controlar los síntomas, tanto de la afectación de los dedos como de la patología que lo produce, usando el tratamiento que corresponda para cada caso.

El médico puede basar el tratamiento para esclerodactilia en la administración de antiinflamatorios no esteroideos, mientras que el uso de corticoides -cortisona- e inmunosupresores pueden mejorar la condición general y favorecer un progreso más lento del engrosamiento y endurecimiento de la piel en los dedos.

También se puede acompañar el tratamiento farmacológico con fisioterapia para la esclerodactilia, en el que el especialista debe indicar los ejercicios adecuados de acuerdo al grado de afectación y la forma correcta de realizarlos para no causar más daño en el área. El objetivo es mantener la movilidad y flexibilidad de las articulaciones y la piel en los dedos, además de favorecer el flujo de sangre hacia ellos. Asimismo, el médico puede recomendar el uso de artículos ortopédicos para mejorar y facilitar el movimiento de los dedos en las diferentes actividades diarias.

Complicaciones y cuidados por esclerodactilia

Al ser un trastorno progresivo y sin cura, la esclerodactilia representa una condición seria en el funcionamiento de los dedos. Conforme avanza la enfermedad se puede ir perdiendo la movilidad de los dedos y la acumulación de colágeno podría bloquear el correcto aporte sanguíneo hacia los dedos, ya sea de las manos o los pies. Esta insuficiencia puede resultar en lesiones del tejido, como llagas, y posteriormente en complicaciones como gangrena, y en este punto es necesario recurrir a la amputación del área afectada.

Estas complicaciones se pueden prevenir con una serie de cuidados, entre ellas usar guantes o medias apropiadas, que son de ayuda para mantener dichas áreas calientes y, de este modo, abrir los vasos sanguíneos, favoreciendo el riego de sangre. Además, la aplicación de cremas, aceites o jabones hidratantes y humectantes son ideales para cuidar la piel y mantener la elasticidad. También es importante evitar estar en sitios con temperatura baja y entrar en contacto con objetos fríos, detergentes fuertes u otra sustancia irritante.

Esclerodactilia: causas y tratamiento - Complicaciones y cuidados por esclerodactilia

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Esclerodactilia: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema inmunitario.

Escribir comentario sobre Esclerodactilia: causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Su valoración:
Pilar Pérez Vázquez
Qué pomada puedo usar para las úlceras en las manos por esclerodactilia?. Gracias
Su valoración:
Diana maryuri Aguirre piedrahita
Que debo hacer para contrarrestar el dolor constante en una de las manos

Esclerodactilia: causas y tratamiento
1 de 3
Esclerodactilia: causas y tratamiento

Volver arriba