Compartir

Eyaculación precoz: causas y tratamiento

Por Natalia Ferrer, Periodista especializada en salud. Actualizado: 6 octubre 2015
Eyaculación precoz: causas y tratamiento

La eyaculación precoz es uno de los problemas sexuales más comunes de los hombres, una condición que a pesar de generar gran malestar e inseguridad rara vez es atendida con la seriedad con la que se debería, y es que como cualquier otra disfunción sexual los tabúes y las implicaciones emocionales pueden dificultar la correcta atención del problema. Las causas de la falta de control sobre la eyaculación deben ser identificadas y atendidas con el fin de garantizar una vida sexual plena y satisfactoria. Por eso en ONsalus te explicamos las causas y tratamiento de la eyaculación precoz y las mejores técnicas para controlar este problema.

También te puede interesar: Remedios caseros para la eyaculación precoz

Tipos de eyaculación precoz

La eyaculación precoz es una condición muy común entre adolescentes y hombres jóvenes que inician su vida sexual, sin embargo también puede presentarse en adultos que hasta el momento habían tenido relaciones sexuales de duración normal, esta diferencia marca principalmente el tipo de clasificación que se le otorga a esta condición.

Los tipos de eyaculación precoz son:

  • Primaria: se presenta cuando los problema de eyaculación temprana acompañan al hombre desde la adolescencia o el inicio de la actividad sexual. Se potencian normalmente por una masturbación inadecuada y demasiado rápida derivada del estrés, la tensión o la culpabilidad durante el acto, esto crea un patrón que después puede resultar muy difícil de corregir.
  • Secundaria: se presenta en aquellos hombres que hasta el momento habían mantenido eyaculaciones normales. Suelen aparecer por tensión, ansiedad, mucho tiempo sin sexo o altas expectativas del encuentro sexual.

Causas psicológicas que pueden conducir a la eyaculación precoz

La eyaculación precoz es una condición que normalmente cuenta con causas psicológicas y que rara vez es derivada de un problema físico. Suele presentarse durante la adolescencia y puede continuar a lo largo de la vida del hombre si la misma no es tratada y controlada a tiempo. Del mismo modo, y como se ha podido ver en los casos de eyaculación secundaria, este problema puede aparecer de forma repentina y también derivado por condiciones psicológicas.

Las causas de la eyaculación precoz más frecuentes son:

  • Masturbaciones rápidas durante la adolescencia que se producen de este modo debido al miedo de ser descubiertos, la ansiedad de la experiencia placentera o la culpabilidad. Esto crea un patrón que puede trasladarse después a los encuentros sexuales.
  • Ansiedad y nerviosismo por el encuentro sexual. El deseo y la falta de control sobre el mismo pueden generar una eyaculación temprana.
  • Miedo a que el encuentro no resulte de la forma esperada, a repetir una mala experiencia pasada o a ser descubiertos en el acto, son algunas de las razones frecuentes por las que esta condición se produce.
  • Pasar mucho tiempo sin sexo o no tener mucha experiencia sexual, lo que puede generar tensión y nerviosismo, son también otras causas comunes de este problema.

Cuando se presenta de forma eventual y puntual no hay motivo de preocupación, sin embargo si es algo frecuente debe ser atendido oportunamente. Es importante tener claro que la eyaculación precoz que se produce debido a este tipo de condiciones puede combatirse con una buena educación sexual, práctica y autocontrol, la realización de algunos ejercicios y el trabajo personal para mejorar el autoestima y superar las experiencias que anteriormente hayan resultado negativas.

Eyaculación precoz: causas y tratamiento - Causas psicológicas que pueden conducir a la eyaculación precoz

Causas físicas que pueden conducir a la eyaculación precoz

En raras ocasiones las causas de la eyaculación precoz se presentan debido a problemas físicos, sin embargo ciertas condiciones de salud pueden llevar a este cuadro, algunas de ellas son:

  • Prostatitis crónica.
  • Infección urinaria.
  • Problemas con las tiroides.
  • Problemas con las glándulas suprarrenales.
  • Condiciones psiquiátricas como la depresión, el trastorno bipolar o el estrés postraumático.
  • Diversos trastornos neurológicos.

Otras situaciones como el abuso de alcohol, drogas o la ingesta de ciertos medicamentos también pueden conducir a la eyaculación precoz. Es especialmente importante acudir a un urólogo cuando, además de este problema, se presentan otros como la disfunción eréctil o la dificultad para mantener las erecciones.

Eyaculación precoz: causas y tratamiento - Causas físicas que pueden conducir a la eyaculación precoz

Técnicas para controlar la eyaculación

Es muy importante intentar identificar la causa que genera esta disfunción sexual para atenderla de forma adecuada. El primer paso es estar relajado ante el encuentro sexual o incluso la masturbación, se debe manejar la ansiedad y disminuir el nerviosismo, para ello practicar la respiración adecuada e intentar enforcar la mente en cosas que no incrementen demasiado la excitación puede ayudar.

Es fundamental practicar algunas técnicas para controlar la eyaculación con el fin de mejorar los hábitos y conseguir encuentros más largos y placenteros. Algunas opciones son:

  • Suspender estimulación: esta técnica se puede practicar durante la masturbación o el acto sexual, siempre en un ambiente relajado y tranquilo. Se inicia el acto y cuando percibas que estás a punto de alcanzar el orgasmo te detienes durante 30 segundos, luego inicias y vuelves a detenerte cuando sientas ganas de eyacular de nuevo durante 30 segundos, así hasta que la expulsión sea inevitable.
  • Compresión del pene: este ejercicio puede realizarse durante la masturbación o el sexo. Cuando se perciba la necesidad de eyacular se detiene el estímulo y el hombre o su pareja deben presionar suavemente la punta del glande durante 30 segundos para luego continuar. Se puede repetir varias veces hasta que se desee eyacular.
  • Método Kegel: los ejercicios para reforzar el músculo pubocoxigeo o PC pueden ayudar a fortalecer esta zona y controlar mejor las eyaculaciones. Para comenzar ve al baño a orinar, comienza y luego detén el flujo de orina, hazlo varias veces hasta que vacíes tu vejiga. Al hacerlo es importante identificar el músculo que estamos comprimiendo, pues este es el llamado PC que se debe ejercitar. Una vez que consigas identificarlo claramente puedes hacer el mismo ejercicio sin orinar, repitiendo 30 veces al menos 4 veces al día.

Otros tratamientos para la eyaculación precoz

Además de las técnicas mencionadas anteriormente, que deben practicarse con constancia para conseguir aumentar el tiempo de eyaculación, se pueden tener en cuenta otros tratamientos para esta condición:

  • Tratamiento psicológico o terapéutico: en los casos en los que estos métodos fallan y el paciente se siente inseguro y triste, recurrir a la ayuda de un psicólogo o terapeuta es una de las mejores opciones para tratar efectivamente esta condición.
  • Fármacos: el uso de antidepresivos previamente recetados por un especialista pueden ayudar a retrar

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Eyaculación precoz: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor masculino.

Escribir comentario sobre Eyaculación precoz: causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Eyaculación precoz: causas y tratamiento
1 de 3
Eyaculación precoz: causas y tratamiento

Volver arriba