Compartir

Legrado: qué es y cómo prepararse

Por Aleix Cardona, Periodista especializado en salud y bienestar. 21 diciembre 2016
Legrado: qué es y cómo prepararse

El legrado es una de las principales intervenciones qeu se llevan a cabo a nivel ginecológico. A pesar de que es una técnica rápida y sencilla, siempre que pasas por un tratamiento médico de este tipo hay una serie de aspectos y factores que hay que tener en cuenta.

¿Sabes qué es el raspado uterino?, ¿Sabes la preparación que hay que llevar a cabo antes de esta operación? En el siguiente artículo de ONsalus te explicaremos detalladamente todas sus particularidades sobre el legrado: qué es y cómo prepararse.

Qué es el legrado uterino

El legrado o raspado uterino es un procedimiento sencillo que se ha popularizado por usarse tanto para inducir abortos como para extraer el contenido después de que se produzca uno espontáneo, pero se utiliza en muchos casos más. El legrado es una técnica llevada a cabo por los ginecológos mediante la cual se raspan las paredes interiores del útero con la finalidad de extraer el endometrio, la capa mucosa que lo recubre con una intervención rápida, que apenas llega a los 15 minutos.

En qué consiste el legrado

El legrado o raspado uterino se lleva a cabo en dos fases, la dilatación y el curetaje:

  • La dilatación: como su nombre indica, es la primera fase del legrado y se basa en ampliar la entrada uterina de forma que puedan entrar los instrumentos necesarios para hacer el raspado. Para conseguirlo, el médico va introduciendo unos cilindros metálicos por el cérvix, o cuello uterino, cilindros que se van ensanchando hasta que logran una medida adecuada para que los instrumentos puedan entrar.
  • El curetaje: también llamado raspado, es cuando el ginecólogo introduce en el útero una varilla que, en un extremo tiene un mango para ser manipulada y en el otro una asa que permite el raspado de las paredes uterinas, de forma que se pueda extraer el endometrio por el mismo cérvix. En los últimos años estos instrumentos han ido sufriendo algunos cambios significativos, por ejemplo, en la actualidad tienen una cámara incorporada que permite al médico dirigir la varilla con mucha más precisión. Además, su asa es capaz de calentarse, de forma que al mismo tiempo que se raspa la superficie se coagulan las heridas para que así no sangre. Mientras dura todo esto proceso, el médico especialista mantiene un espéculo en el cuello uterino. El espéculo es un instrumento que permite mantener abiertas cavidades o heridas.

Por qué se realiza el legrado

El legrado uterino o raspado puede llevarse a cabo con dos objetivos principales; coger una muestra del endometrio para analizarla y determinar si la paciente presenta alguna afección o vaciar el interior del útero por la razón que sea. A continuación te explicamos detalladamente las situaciones en las que se puede dar un legrado uterino:

Legrado para analizar

  • Diagnosticar un cáncer de útero: aunque no es de los más habituales, el cáncer de útero se puede dar en la mujer, especialmente una vez han llegado a la menopausia. Con el raspado uterino lo que se consigue es obtener una muestra que, después de ser analizada, determinará si hay rastros de malignidad.
  • Prevenir el cáncer de endometrio: a diferencia de la mamografía no se recomienda que todas las mujeres pasen esta prueba médica, sin embargo, en algunas ocasiones excepcionales se debe hacer para diagnosticar de forma precoz el cáncer de endometrio.
  • Menstruaciones alteradas: ya sea porque las menstruaciones son demasiado abundantes o porque los periodos son irregulares, el legrado del endometrio puede servir para analizar este tejido y esclarecer cuáles son las causas y los posibles remedios para estas afecciones.

Legrado para vaciar el útero

  • Después de un aborto espontáneo: Cuando se da un aborto espontáneo y el embrión muere durante el embarazo se pueden dar dos opciones; que éste sea expulsado y se de un aborto completo o que éste se quede dentro del útero, lo que llamamos aborto retenido. En este caso el legrado o raspado uterino se utiliza para extraer el embrión antes de que produzca una infección potencialmente peligrosa para la madre. Cabe decir que el legrado solo es una opción si el embarazo aún no ha superado los tres meses.
  • Realizar un aborto: el raspado uterino es una de las opciones disponibles a la hora de interrumpir el embarazo en el primer trimestre. Normalmente se lleva a cabo cuando el aborto con fármacos ya nos es posible.
  • DIU incrustado: En algunas ocasiones puede suceder que el DIU se quede incrustado en las paredes del útero, imposibilitando su extracción. En estos casos se puede hacer un raspado uterino para extraer el endometrio que mantiene el DIU pegado.
  • Eliminar miomas y los pólipos: tanto los pólipos como los miomas son anormalidades en el endometrios o en el músculo uterino que van creciendo y provocan distintas complicaciones como abortos, alteraciones en la menstruación y esterilidad. En estos casos se deben eliminar, y el legrado es la mejor forma de hacerlo.
Legrado: qué es y cómo prepararse - Por qué se realiza el legrado

Cómo prepararse para un legrado uterino

El legrado no es un procedimiento complicado, tanto se puede llevar a cabo en hospital como en clínicas. Dependiendo del paciente se puede administrar anestesia local o general, el caso es que no se requiere de ninguna preparación especial fuera de la que se hace para cualquier cirugía -aunque no sea realmente una cirugía-:

  • Que te realicen un hemograma para analizar el estado general de salud.
  • Que te realicen previamente una exploración ginecológica.
  • Si van a administrarte anestesia general no comas ni bebas nada durante 8 horas.
  • No tomes ningún tipo de medicamento que no te haya recetado el médico la semana previa a la intervención.
Legrado: qué es y cómo prepararse - Cómo prepararse para un legrado uterino

Recuperación después de un legrado

Después de un legrado uterino la mujer puede reincorporarse a sus actividades cotidianas tan pronto como se sienta bien para hacerlo, incluso puede hacerlo ese mismo día si se ve en condiciones. No obstante, es habitual que durante las primeras 24 horas la mujer sufra dolor abdominal, pélvico incluso en la espalda. Del mismo modo es habitual que haya sangrado vaginal durante las dos semanas posteriores al raspado.

Consejos para la recuperación después de un legrado uterino:

  • Hay que prestar especial atención a las mujeres a las que se les realiza un legrado después de un aborto, dado que el impacto emocional puede requerir de asesoramiento psicológico.
  • Entre las 2 y 6 semanas posteriores al legrado se reinstaura con normalidad el ciclo menstrual, eso sí, debes tener en cuenta qeu a pesar de los sangrados vaginales durante los primeros días puede que la ovulación se produzca antes, algo que debes tener en cuenta a la hora de usar métodos anticonceptivos.
  • No tengas relaciones sexuales en las dos semanas posteriores al raspado vaginal.
  • No utilices tampones durante este mismo tiempo, tampoco te bañes, solo usa la ducha..
  • Evita hacer deporte y ejercicio físico intenso.

Acude al médico si:

  • Después del legrado presentas fiebre, calambres, flujo con mal olor, mareos y sangrados muy abundantes y con coágulos.

Riesgos del legrado uterino

El legrado es una técnica que ha evolucionado mucho, pocas veces hay complicaciones durante estas intervenciones. Pero cualquier intervención, por pequeña que sea, siempre tiene un riesgo. A continuación te explicamos cuáles son las posibles complicaciones del legrado uterino:

  • Punción del útero: Afortunadamente con las innovaciones tecnológicas, especialmente el uso de la cámara esto es muy poco frecuente. La punción del útero se da cuando la varilla perfora esta zona, algo qeu se debe solucionar mediante una cirugía urgente.
  • Oclusión del útero: también conocido como síndrome de Asherman, se da cuando después del legrado la superficie del útero cicatriza entrando en contacto entre ellas, colapsando la cavidad uterina, algo que provoca esterilidad.
  • Desgarro del cérvix: cuando se dilata demasiado el cuello del útero en algún momento de la intervención.
  • Infección: A pesar de que los instrumentos utilizados en el legrado estén esterilizados, los gérmenes propios de la vagina pueden pasar al interior del útero provocando una infección.
  • Dejar tejido en el interior: después de un legrado debe extraerse todo el tejido del endometrio que ha sido raspado, de no ser así, esas partes se pudrirán y serán un foco de infección muy importante.
  • Hemorragia: es una de las principales complicaciones que pueden darse, raramente es grave, pues las arterias que hay en el útero no son muy grandes, pero hay que vigilar que ese sangrado no sea muy abundante ni frecuente.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Legrado: qué es y cómo prepararse, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor femenino.

Escribir comentario sobre Legrado: qué es y cómo prepararse

¿Qué te ha parecido el artículo?

Legrado: qué es y cómo prepararse
1 de 3
Legrado: qué es y cómo prepararse

Volver arriba