Compartir

Neumonía: síntomas, causas y tratamiento

Por Marta Vicente, Periodista especializada en salud y bienestar. 26 noviembre 2015
Neumonía: síntomas, causas y tratamiento

La neumonía es una enfermedad respiratoria en la cual se inflama el tejido pulmonar debido a la presencia de un agente infeccioso. Los pulmones están formados por un pequeños sacos llamados alvéolos, y cuando se padece neumonía, estos se llenan de líquido y pus, dando lugar a dificultades para respirar y a la limitación de la absorción de oxígeno. Cabe destacar que en los países desarrollados es la sexta causa de defunción, y que se observan muchos casos en jóvenes y personas mayores de 70 años. Es necesario iniciar un tratamiento antibiótico de forma temprana para curar la infección y recuperar el bienestar del paciente. Para saber más, en ONsalus mostramos con detalle cuáles son los síntomas, las causas y el tratamiento de la neumonía.

También te puede interesar: Complicaciones de la neumonía

Síntomas de la neumonía

Los síntomas que presentan los pacientes con neumonía son en gran parte respiratorios y aparecen en consecuencia a la infección existente. Así, podemos señalar que sus síntomas comunes son los que se detallan a continuación:

  • Tos. En algunos casos, la tos puede venir acompañada de moco amarillento o verdoso, e incluso con presencia de sangre.
  • Dolor torácico, el cual puede intensificarse con los movimientos que se producen en la respiración.
  • Dificultades para respirar con normalidad.
  • Fiebre, la cual puede ser leve o alta.
  • Escalofríos y temblores.

Además de estos, la neumonía también puede ocasionar sudoración excesiva, dolores de cabeza, fatiga, falta de apetito y malestar generalizado.

Es importante señalar que los síntomas de la neumonía se pueden manifestar de formas distintas, y en base a esto se han establecido dos cuadros clínicos diferenciados:

  1. Cuadro clínico típico: aparición brusca de síntomas en menos de 48 horas de evolución, como tos con expectoración purulenta, dolor torácico y fiebre con escalofríos.
  2. Cuadro clínico atípico: aparición de síntomas más graduales, como tos seca, dolores articulares y musculares, dolores de cabeza, dolor torácico menos intenso y, en ocasiones, males digestivos como náuseas, vómitos y diarreas.

Ante el manifiesto de estos síntomas, es fundamental acudir el médico con urgencia para realizarse las pruebas oportunas, como una radiografía de tórax, y recibir el tratamiento adecuado en cada caso.

Neumonía: síntomas, causas y tratamiento - Síntomas de la neumonía

Causas de la neumonía

La neumonía sucede cuando un germen de carácter infeccioso entra en contacto y afecta al tejido pulmonar; los gérmenes pueden llegar hasta el pulmón por distintas vías, ya sea por la acción de aspirar desde la nariz o la faringe, por inhalación o a través de la sangre. Los gérmenes infecciosos que suelen ser causantes de esta enfermedad respiratoria son:

  • El más común es la bacteria Streptococcus pneumoniae, el neumococo.
  • Otras bacterias que pueden causarla son la hemophilus influenzae, la legionella y el mycoplasma.
  • Entre los virus más frecuentes que pueden ocasionar neumonía, se encuentran el de la gripe y el de la varicela.
  • El hongo Pneumocystis jiroveci que puede causar una infección pulmonar en aquellos pacientes que tienen un sistema inmunológico debilitado debido a enfermedades como el cáncer o el VIH. Raras veces, afecta a la salud de personas sanas.

Factores de riesgo de la neumonía

Aparte de las causas, hay determinados factores de riesgo que elevan las posibilidades de padecer de pulmonía y derivar en una infección pulmonar. Estos pueden ser los siguientes:

  • Tener una enfermedad pulmonar de carácter crónico, como puede ser EPOC o fibrosis quística.
  • Fumar.
  • Sistema inmunitario debilitado (pacientes con cáncer, con VIH/SIDA, con desnutrición, que se han sometido a intervenciones de trasplante de órganos, etc.).
  • Tener otras patologías graves como cardiopatía, diabetes o cirrosis hepática.
  • Padecer demencia, lesiones cerebrales, accidente cerebrovascular, parálisis cerebral, etc.
  • Haberse sometido a un proceso quirúrgico recientemente.
  • Edad: los niños y los mayores de 50 años son más propensos a contraer neumonía que el resto de pacientes.
Neumonía: síntomas, causas y tratamiento - Factores de riesgo de la neumonía

Tratamiento de la neumonía

El tratamiento de la neumonía variará en función de la gravedad de los síntomas y el estado de salud que presente el paciente. Y es que únicamente puede ser necesario un tratamiento ambulatorio o, por el contrario, requerir de ingreso hospitalario si hay factores de gravedad. Esto último puede darse en aquellos casos en los que existe otro problema de salud severo, si los síntomas se manifiestan de forma grave, si se supera la edad de 65 años o cuando el cuadro de neumonía no mejora tras la toma de antiobióticos en casa.

Básicamente, la neumonía se trata con medicamentos antibióticos, los cuales se encargarán de destruir aquellos gérmenes que han ocasionado la infección pulmonar. Iniciar un tratamiento antibiótico de forma temprana es clave para evitar posibles complicaciones y la estancia en el hospital. Una vez recetados los fármacos, el paciente deberá seguir atentamente las indicaciones facilitadas por su médico en cuanto a la dosis y respetar en todo momento la duración del tratamiento, ya que de lo contrario la infección podría no curarse por completo. Cuando la infección es fruto, por ejemplo de una gripe severa, es probable que el médico recete algún antiviral.

En aquellos casos leves de la enfermedad, los antibióticos se administran por vía oral, pero si la situación amerita el ingreso hospitalario es posible que el paciente los reciba por vía intravenosa, además de otros medicamentos, tratamientos respiratorios y oxigenoterapia.

Además del tratamiento farmacológico, para que el paciente se sienta mejor y favorecer su recuperación, se deben tener en cuenta recomendaciones como las siguientes:

  • Mantenerse bien hidratado tomando suficiente agua y otros líquidos saludables como jugos naturales o infusiones.
  • Descansar mucho durante el día y guardar reposo.
  • Evitar realizar esfuerzos físicos y las actividades deportivas.
  • Inhalar aire caliente y húmedo puede ayudar a deshacer el moco pegajoso, por lo que realizar vapores de agua caliente es una buena opción para facilitar la respiración.
  • Colocar un humidificador en la habitación del paciente para mantener unos niveles óptimos de humedad en el ambiente.
Neumonía: síntomas, causas y tratamiento - Tratamiento de la neumonía

Medidas para prevenir la neumonía

A modo de prevención, hay algunas medidas que se pueden adoptar para evitar el contagio de la neumonía. Seguidamente, detallamos las más importantes y eficaces:

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Evitar el tabaco, pues los fumadores cuentan con riesgo de 4 veces mayor de presentar una neumonía.
  • Vacuna contra la gripe: especialmente indicada para las personas con más de 60 años, los pacientes con enfermedades crónicas y aquellos que por su profesión corren un mayor riesgo de contraer la enfermedad.
  • Vacuna contra el neumococo: con esta vacuna se reducen enormemente las posibilidades de tener una neumonía causada por la bacteria Streptococcus pneumoniae. Indicada para personas mayores de 60 o 65 años, pacientes con patologías crónicas o sin bazo.
Neumonía: síntomas, causas y tratamiento - Medidas para prevenir la neumonía

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Neumonía: síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Pulmón y vías respiratorias.

Escribir comentario sobre Neumonía: síntomas, causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Neumonía: síntomas, causas y tratamiento
1 de 5
Neumonía: síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba