Compartir

Edema pulmonar: síntomas y tratamiento

Edema pulmonar: síntomas y tratamiento

Un edema pulmonar es la acumulación de líquido en los pulmones que hace que la persona que lo sufra tenga dificultad para respirar, lo que se denomina disnea. Este encharcamiento puede producirse paulatinamente o ser algo repentino debido a alguna otra causa como un infarto de miocardio. Hay que tratarlo de urgencia ya que puede ser mortal y el paciente necesitará estar en la unidad de cuidados intensivos (UCI) durante un tiempo que dependerá de cómo vaya la recuperación. Puede ser una recuperación lenta o más rápida dependiendo de lo que lo haya provocado.

Su causa principal es la insuficiencia cardíaca congestiva en la que el corazón no bombea sangre adecuadamente y esto repercute en las venas que llevan la sangre a los pulmones. En este artículo de ONsalus te contamos toda la información sobre el edema pulmonar: síntomas y tratamiento.

Por qué se produce un edema pulmonar

Cuando los pulmones se llenan de líquido el organismo no recibe la cantidad suficiente de oxígeno y es muy peligroso puesto que los órganos pueden dejar de funcionar. Además, dificulta la respiración de quien lo padece y la persona podría ahogarse. Este encharcamiento de pulmones puede ser repentino e intenso, en este caso es un edema agudo y tiene que ser tratado de urgencia. Sin embargo, también puede aparecer paulatinamente, en cuyo caso también debe tratarse con urgencia, pero no será tan intenso.

Los pulmones se llenan de líquido porque la sangre inunda los alvéolos pulmonares. Esto se produce normalmente por un fallo del corazón, aunque también puede ser por un fallo en los propios pulmones. Así, podemos distinguir edema pulmonar cardiogénico o no cardiogénico. Aunque también podemos encontrar el edema pulmonar neurológico, que es menos frecuente pero también posible.

El edema pulmonar cardiogénico

Tiene que ver con un fallo en el corazón y el proceso de riego sanguíneo. El corazón recibe sangre de todo el organismo por la aurícula derecha y ésta pasa al ventrículo derecho que la impulsa hacia los pulmones. Después sigue el proceso y se recoge desde los pulmones hasta la aurícula izquierda y pasa al ventrículo izquierdo donde se impulsa al resto del organismo. Sin embargo, un fallo en la parte izquierda del corazón hará que la sangre se acumule en los pulmones. Es lo que se conoce como insuficiencia cardíaca. La insuficiencia cardíaca congestiva es la causa más común de edema pulmonar y es la incapacidad del corazón de bombear sangre a niveles adecuados, debido a algún fallo. Esto puede ser provocado por algunas causas como un infarto agudo de miocardio o algunas enfermedades cardíacas como arritmias, estrechamiento de la válvula mitral o rotura de ésta o un aumento brusco de la presión arterial.

El edema pulmonar no caridogénico

Es menos común y la acumulación de líquido se debe a otros motivos que no tienen que ver con el corazón como por ejemplo:

  • Sepsis o infección de la sangre
  • Neumonía
  • Traumatismo en el pulmón
  • Pancreatitis aguda
  • Inhalación de ciertos gases tóxicos
  • Algunos fármacos mal administrados.

Edema pulmonar neurogénico

Es la menos frecuente de todas y se suele dar en personas con lesiones cerebrales como tumores o traumas, o incluso personas que han ingerido drogas en exceso. El cerebro deja de controlar el hipotálamo y este estimula al sistema nervioso simpático que se encarga de aumentar el paso de la sangre a los pulmones durante el ejercicio físico. Sin control, aumentará el flujo sanguíneo pulmonar y el exceso de sangre saldrá hacia los alvéolos y los inundará.

Edema pulmonar: síntomas y tratamiento - Por qué se produce un edema pulmonar

Síntomas del edema pulmonar

El síntoma clave de esta afección es la falta de aire (disnea) del paciente. Cuando se produce paulatinamente puede ser progresiva pero si ocurre de forma repentina suele ser bastante intensa.

También hay otros síntomas como son:

  • Además de la dificultad para respirar las personas con esta afección suelen tener respiración agitada o superficial.
  • Tos muy a menudo. Incluso puede aparecer sangre cuando se tose.
  • Sibilancias o sonidos por la nariz al respirar o ronquidos al dormir.
  • Malestar general.
  • Expectorar sangre o espuma con sangre.
  • Pulso acelerado.
  • Sudoración excesiva.
  • A veces se tiene una coloración azulada por la falta de oxígeno. A esto se le llama cianosis.
  • Inflamación de las piernas.
  • Algunas personas sienten dificultad para respirar a la hora de dormir y necesitan mantener la cabeza elevada por ejemplo con dos almohadas.
  • Piel pálida.

Ante cualquiera de estos síntomas o problemas al respirar es mejor acudir inmediatamente al hospital para que puedan atenderte lo antes posible. Un edema pulmonar si no se trata a tiempo irá a más, lo cual provocará que la persona se ahogue y los pulmones dejen de enviar oxigeno al cuerpo, lo que hará que ciertos órganos puedan dejar de funcionar. Además la propia falta de respiración puede provocar la muerte.

Edema pulmonar: síntomas y tratamiento - Síntomas del edema pulmonar

Encharcamiento pulmonar: tratamiento

El edema pulmonar debe ser tratado de inmediato y normalmente se realiza mediante un ingreso hospitalario de varios días. De hecho, la persona afectada permanecerá un tiempo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) hasta que se encuentre estable y fuera de peligro.

El objetivo del tratamiento es eliminar el líquido de los pulmones, principalmente y tratar la causa que lo ha provocado. Durante los días de permanencia en la UCI el oxígeno será administrado por una mascarilla o incluso de forma artificial mediante un tubo de respiración en la tráquea conectado a un ventilador. Esto sólo se realiza cuando la persona no puede respirar por su cuenta.

Se tratará la causa que lo ha provocado inmediatamente, por ejemplo si es un fallo en el corazón el objetivo será paliar este problema cuanto antes. El proceso dependerá de la causa y de la situación del paciente pero puede que la persona necesite respiración artificial durante un tiempo, quizás mucho, después del edema pulmonar. Sin embargo, otras personas salen ilesas y curadas por completo. Depende también de la intensidad y si se ha tratado a tiempo.

Junto con la hospitalización lo más probable es que la persona necesite medicamentos que suelen ser de tipo diurético para eliminar el líquido o que ayuden al corazón y controlen tanto la presión como el ritmo cardíaco. Esto es sólo cuando el edema ha sido causado por algún fallo del corazón o riego sanguíneo.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Edema pulmonar: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Pulmón y vías respiratorias.

Escribir comentario sobre Edema pulmonar: síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Lerida Leon
Gracias por su orientación, muy útil, sufro de edema pulmonar por problema del corazón, tengo 70 años, tengo control con un cardiologo pero ignoraba todas estas cosas, gracias muchas gracias.

Edema pulmonar: síntomas y tratamiento
1 de 3
Edema pulmonar: síntomas y tratamiento

Volver arriba