Compartir

Toxoplasmosis en el embarazo

Por Sonia Collado, Auxiliar de enfermería. Actualizado: 11 abril 2018
Toxoplasmosis en el embarazo

Durante la etapa del embarazo, se debe procurar llevar un estilo de vida lo más saludable posible de cara a asegurar el buen desarrollo del bebé. Para ello, no solo hablamos de optar por una dieta adecuada, realizar actividad física de manera moderada y acudir a las revisiones periódicas durante el embarazo, sino también de incrementar los cuidados para evitar el contagio de virus que puedan ser peligrosos para el feto.

Algunas enfermedades infecciosas que debemos tener en cuenta son la rubéola, la varicela, la hepatitis B, la infección por estreptococos o la toxoplasmosis, de la cual te hablamos en este artículo, pues esta última puede producir alteraciones neonatales preocupantes. En ONsalus te explicamos los peligros de la toxoplasmosis en el embarazo.

También te puede interesar: Rubéola en el embarazo

¿Qué es la toxoplasmosis y cuáles son sus síntomas?

La toxoplasmosis es una infección bastante frecuente, originada por el parásito Toxoplasma gondii y que a menudo resulta asintomática o produce síntomas leves similares a los de una gripe. Sin embargo, en mujeres embarazadas, la infección puede transmitirse a la placenta o al feto, provocando lesiones en el mismo y poniendo en peligro su vida. El porcentaje de riesgo de transmisión incrementa al mismo ritmo que lo hace la propia gestación, siendo de hasta un 60% en el último trimestre.

El parásito provoca lesiones en los tejidos del bebé, que se encuentran en formación, de manera que las consecuencias serán más graves cuanto antes se dé la infección. Por ese motivo, un diagnóstico precoz será determinante a la hora de aplicar el tratamiento adecuado y reducir así las posibilidades de transmisión al feto. También existen fármacos que permitirán disminuir los daños al bebé en el caso de que, al detectar la enfermedad en la madre, el feto ya esté afectado.

Toxoplasmosis en el embarazo - ¿Qué es la toxoplasmosis y cuáles son sus síntomas?

¿Cómo se contagia la toxoplasmosis?

Los especialistas consideran que aproximadamente la mitad de infecciones por toxoplasmosis son producidas a través del consumo de carne infectada cruda o poco cocida, esta es la razón por la que la carne poco hecha figura entre los alimentos que no se deben comer en el embarazo.

No obstante, uno de los principales transmisores de la toxoplasmosis son los gatosOtros alimentos como frutas o hortalizas parasitadas también pueden ser el origen de la infección, del mismo modo que ocurre con el agua contaminada. , que suelen contraer la enfermedad al ingerir carne cruda de presas infectadas. El parásito tiene la capacidad de reproducirse en los intestinos del gato, de manera que siguen presentes en sus excrementos y en la arena o la caja donde el animal los deposite. En muchos casos, la transmisión del gato a la persona se produce al limpiar sus heces.

El periodo de incubación de la enfermedad en los humanos suele ser de entre 10 y 20 días, pero es importante aclarar que no puede transmitirse de persona a persona, excepto en el caso del embarazo, mediante una transfusión de sangre o por el trasplante de un órgano que contenga el parásito.

Toxoplasmosis en el embarazo - ¿Cómo se contagia la toxoplasmosis?

Posibles consecuencias de la toxoplasmosis en el bebé

Las secuelas de la infección en el feto dependerán del momento de la gestación en el que se produzca el contagio, cuanto más tarde haya sido menos graves serán las complicaciones.

Por lo general, la toxoplasmosis en el embarazo suele provocar un retraso del crecimiento intrauterino, lo que se traduce en un bajo peso del bebé al nacer. Este puede presentar problemas en el cerebro, el corazón, los músculos, los pulmones, el hígado o el tubo digestivo. Ejemplos de ello son daños oculares, hidrocefalia, hipoacusia, erupciones en la piel, ictericia, anemia, convulsiones o lesiones en el sistema nervioso central, entre otros.

Si el contagio se produce durante el primer trimestre del embarazo, existe la posibilidad de que se produzca un aborto espontáneo o la muerte del feto.

Toxoplasmosis en el embarazo - Posibles consecuencias de la toxoplasmosis en el bebé

Prevención de la toxoplasmosis

Si estás embarazada, es importante que te realices un análisis de sangre para comprobar que no sufres la infección. Normalmente este tipo de análisis son mandados a realizar por el ginecólogo cuando estamos planeando la gestación, aunque también pueden elaborarse durante las primeras semanas de embarazo.

Además es importante tener en cuenta algunos consejos para prevenir el contagio de toxoplasmosis en el embarazo:

  • Evita comer carne cruda o poco cocinada, embutidos, huevos crudos y leche no pasteurizada, ya que podrían estar contaminados.
  • Lava cuidadosamente frutas y verduras antes de consumirlas.
  • Recuerda lavar tus manos con agua y jabón tras manipular los alimentos mencionados, evitando tocarte los ojos, la boca o la nariz si no te las has lavado todavía.
  • Por precaución, evita pedir ensaladas o verduras crudas en bares y restaurantes.
  • No trabajes en el jardín sin guantes, ya que el parásito también se encuentra en la tierra.
  • Si tienes gatos, intenta que no cacen pájaros o ratones en la calle, ya que podrían contraer la infección. En todo caso, procura que sea otra persona la que recoja y limpie las heces del animal para evitar cualquier riesgo.
Toxoplasmosis en el embarazo - Prevención de la toxoplasmosis

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Toxoplasmosis en el embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo y salud del bebé.

Escribir comentario sobre Toxoplasmosis en el embarazo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Toxoplasmosis en el embarazo
1 de 5
Toxoplasmosis en el embarazo

Volver arriba