Compartir

Sustitutos del tabaco para dejar de fumar

Por Aleix Cardona, Periodista especializado en salud y bienestar. 8 junio 2016
Sustitutos del tabaco para dejar de fumar

Si lo que quieres es dejar un hábito tan nocivo como el tabaco, lo primero que debes saber es que no hay forma fácil ni producto milagroso que te ayude a conseguirlo. La única forma posible de decir adiós por completo a los cigarrillo es con fuerza de voluntad y determinación, anteponer a unas primeras semanas difíciles el placer de gozar de una vida entera de libertad y salud.

Teniendo claro esto, sí que existen ciertos productos y alimentos que nos pueden servir de ayuda para hacer ese tránsito lo menos duro posible ocupando el sitio que antes tenías reservado al tabaco. En ONsalus te explicamos estos sustitutos del tabaco para dejar de fumar que te pueden acompañar en tu camino hacia la liberación del humo.

También te puede interesar: Consejos para dejar de fumar sin engordar

Sustitutos del acto

Existen dos tipos de dependencias respecto al hecho de fumar que condicionan a quien lo intenta dejar. Una dependencia es física, los efectos que produce la nicotina en tu cuerpo, el otro es psicológico y va asociado al hecho de sostener algo entre tus manos o metértelo en la boca. Hay distintos alimentos naturales que se pueden usar para sustituir la dependencia inconsciente de tener un cigarrillo entre las manos y que a continuación te explicamos:

Raíz de regaliz

Seguramente es el método más utilizado por aquellos ex-fumadores que añorar la sensación que produce un cigarrillo entre sus manos, y lo es porque chupar o mascar raíz de regaliz es un muy buen sustituto del tabaco.

En primer lugar, el regaliz tiene la forma de un cigarrillo, su estructura cilíndrica y delgada ayuda a engañar a tu cerebro mientras la sostienes entre tus dedos, pero sus beneficios no acaban aquí. El regaliz es un gran expectorante, por lo que te puede ayudar a limpiar tus pulmones después de ser reiteradamente maltratados por el tabaco, y a su vez, su intenso sabor dulce pero amargo, inundará tu boca, haciendo poco agradable el simple hecho de imaginar el humo entrando por tu boca.

Pipas de girasol

Aunque no es un método tan extendido como el regaliz puede ser igual de válido para la gente que quiera dejar de fumar. Tiene ciertos inconvenientes, como que debes tirar las cáscaras en algún lado y que producen ruido al comerlas, cosa que las hace inapropiadas en según que momento, pero también te aporta beneficios para nada desdeñables.

El hecho de comer pipas hace que debas disponer de tus manos y de tu boca, una actividad que mantiene a tu cerebro ocupado y a tu boca lejos del humo. Además, las pipas tienen propiedades relajantes y calmantes que pueden ser de gran utilidad para apaciguar la tensión y el estrés propio del que deja la adicción al tabaco. Es muy recomendable que las pipas sean sin sal para evitar un consumo excesivo que pueda suponer otros riesgos para la salud.

Caramelos

Comer caramelos puede ser una buena manera de mantenerte alejado de los malos humos. Primeramente comer caramelos requiere de un espacio físico en tu boca, un espacio que no será del cigarrillo, por lo tanto, mientras comas caramelos no fumarás tabaco. Por otro lado, caramelos de sabores fuertes como el mentol o el eucalipto pueden alejar al tabaco. La sensación que dejan en tu boca no hace placentera la entrada de humo, y por tanto, induce a tu cerebro a mantenerte alejado del tabaco.

Como los caramelos son un producto poco nutricional y muy alto en azúcares, se debe tomar alguno sin azúcar y consumirlos con moderación.

Pajillas

El hecho de aspirar una pajilla (cañita o popote) es mucho más parecido a fumar que, por ejemplo, la raíz de regaliz. Hace entrar aire en tu boca, simulando el humo que entra cuando fumas, sin embargo, esto también tiene su parte negativa.

Aunque pienses que con ello estás engañando a tu cerebro haciendo que fumas, en realidad lo que estás provocando es concentrarlo en el hecho de fumar. Cuanto más realista sea este sustituto del tabaco, más pensará en él tu cerebro, acrecentando tus ganas de volver a fumar.

Sustitutos del tabaco para dejar de fumar - Sustitutos del acto

Sustitutos de la nicotina

La nicotina es una substancia muy adictiva para el cuerpo, cuando dejas el tabaco, la bajada de nicotina en sangre produce el síndrome de abstinencia, con efectos físicos y psicológicos como náuseas, mareos, irritabilidad, fiebre, hambre, ansiedad y nervios. Con el fin de dejar de fumar evitando estos efectos, hay gente que opta por introducir en su cuerpo nicotina, pero de otras formas menos nocivas. Estos tratamientos pueden durar semanas o meses dependiendo del nivel de adicción, por lo que es altamente recomendable llevarlos a cabo con supervisión médica.

Parches

Este es un método bastante extendido entre los fumadores que quieren dejar de serlo. Consiste en unos parches que se adhieren a la piel liberando cantidades de nicotina que van variando a lo largo de los 3 meses que suele durar el tratamiento. Se ponen por la mañana y suele dejarse 24 horas, cuando se cambia por uno nuevo. Los inconvenientes de este método son que aunque alivia la necesidad física de nicotina no sirve contra la dependencia psicológica de fumar y además puede producir picor o quemaduras en algunas pieles sensibles.

Chicles

Utilizan el mismo principio que los parches; liberar nicotina para que tu cuerpo no acuse tanto la falta de tabaco, pero además mantienen la boca ocupada con algo que no es un cigarrillo. Existen chicles de diferentes dosis que se adaptan a las necesidades de cada persona, cuanto más grande sea la adicción, mayor deberá ser la dosis de nicotina por chicle. La forma de tomarlos es chupándolos al principio y masticándolos lentamente durante 30 minutos. Si se mastican muy rápido, liberarán toda la nicotina provocando hipersalivación y ardor de estómago.

Inhalador de nicotina

El inhalador tiene la forma y aspecto de un cigarrillo y dentro contiene una carga de nicotina que se vaporiza al inhalarse. A diferencia de los otros productos, este sacia tanto a nivel físico como a nivel psicológico. El inconveniente de eso es que puede acabar sustituyendo al tabaco en todo, es decir, pasar de la adicción al tabaco a la adicción al inhalador de nicotina.

Sustitutos del tabaco para dejar de fumar - Sustitutos de la nicotina

Otros consejos para dejar de fumar

Dejar el tabaco es una ardua tarea que debe afrontarse desde todos los puntos posibles, intentando minimizar las oportunidades y los pensamientos de recaer. Por ese motivo, y sabiendo que solo con sustitutivos no puede uno liberarse de esa adicción, te dejamos otros consejos útiles para dejar de fumar.

  • Deja de frecuentar sitios de fumadores o lugares donde puedas tener la oportunidad de volver a fumar.
  • Prioriza las salidas con amistades no fumadoras, con ellas será más difícil recaer en la tentación.
  • Evita temporalmente el café, el alcohol o cualquier otra sustancia que asocies al tabaco y te inciten a fumar. El objetivo es retomar tu vida con tranquilidad, por lo tanto, al final de tu tratamiento debes poder volver a tomar café sin ninguna necesidad de fumarte un cigarro.
  • Habla con familiares y amigos, cuéntales tu objetivo. De esta manera podrán ayudarte y no tentarte, entenderán tu comportamiento y, además, te verás más obligado a cumplir tu palabra ya que estarán expectantes a tus progresos.
Sustitutos del tabaco para dejar de fumar - Otros consejos para dejar de fumar

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Sustitutos del tabaco para dejar de fumar, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Bienestar.

Escribir comentario sobre Sustitutos del tabaco para dejar de fumar

¿Qué te ha parecido el artículo?

Sustitutos del tabaco para dejar de fumar
1 de 4
Sustitutos del tabaco para dejar de fumar

Volver arriba