Compartir

Bolitas en la vagina: causas

 
Por Aleix Cardona, Periodista especializado en salud y bienestar. Actualizado: 22 octubre 2018
Bolitas en la vagina: causas

Así como otras partes del cuerpo son más conocidas, la vagina y la zona íntima de la mujer, ya sea por vergüenza o tabús, no suele tener la atención que debería y la mayoría de las propias mujeres desconocen aspectos muy importantes de su propia anatomía. Las bolitas en la vagina suelen ser causadas por pequeñas inflamaciones en las glándulas que allí se ubican, no obstante, pueden tener otros orígenes.

Es por eso que en el siguiente artículo te vamos a explicar detalladamente cuáles son las causas de bolitas en la vagina, así como el tratamiento que debes seguir para cada una de ellas. Aunque la mayoría no representan un problema grave de salud, debes tener en cuenta que cualquier alteración que dure más de una semana requiere una visita al ginecólogo ¡Sigue leyendo y te lo contamos!

También te puede interesar: Bulto en la vagina: causas y tratamientos

Granos en los labios genitales que duelen

Desde el momento en el que se fue generalizando la depilación íntima femenina han aumentado exponencialmente los casos de foliculitis. Esto no es de extrañar puesto que la depilación con pinzas, cera o cuchilla aumentan el riesgo de que un pelo quede enterrado y provoque foliculitis. Los primeros síntomas de esta afección son el enrojecimiento de la región, la aparición de una pequeña espinilla en forma de bolita dolorosa y, finalmente, un pequeño punto blanco en el centro. Estos granos en la vagina son provocados por la pus que se acumula debajo de la piel.

Generalmente, la foliculitis en la vagina no requiere de ningún tratamiento especial, puesto que es una afección dérmica que desaparee por si sola en el momento en el que el pelo crece y sale a la superficie. No obstante, debemos evitar petar la bolita en la vagina para evitar infecciones. Del mismo modo, debes seguir las siguientes recomendaciones para mejorar la foliculitis y evitar que las molestias empeoren:

  • Utilizar topa holgada par reducir la fricción.
  • No rasurarte ni depilarte la zona.
  • Lávate bien con jabón neutro antibacterial.
  • Utilizar ropa interior de algodón limpia.
  • Después de la ducha, sécate con cuidado evitando fricciones.
  • Descubre los siguientes remedios caseros para la foliculitis.

En el caso de que la foliculitis no se deba a un pelo enquistado y sea consecuencia de hongos (foliculitis micótica) o por estafilococos, será necesario utilizar fármacos antifúngicos o antibacterianos, ya sea mediante la aplicación de óvulos o con pomadas. Por otro lado, la aplicación de compresas calientes sobre la zona puede ayudarte a aliviar algunos de los síntomas más molestos de la foliculitis. Sea como sea, debe ser el médico quien decida el tratamiento a seguir más adecuado para tu caso.

Bolitas en la vagina: causas - Granos en los labios genitales que duelen

Forúnculo en la vulva

En el apartado anterior hablábamos de cómo evitar que una foliculitis vaya a más, el caso es que el forúnculo es la consecuencia de la infección de un folículo y, entre otras causas, puede ser por una foliculitis mal tratada. Cuando hablamos de forúnculo nos referimos a la inflamación, como una bolita de color rojo, que provoca dolor, ardor y picazón.

Aunque generalmente salen en la ingle, también pueden aparecer en la entrada de la vagina, en la vulva o en los labios vaginales. Como hemos dicho, normalmente la causa es una infección de algún foliculo piloso en el que han ido proliferando las bacterias.

El forúnculo es una inflamación localizada que forma un bulto en la piel de color rojizo, que origina síntomas como dolor e incomodidad. Pueden surgir en la ingle, en los labios mayores o en la entrada de la vagina, y generalmente ocurre por la infección de un folículo piloso que permitió la entrada y la proliferación de bacterias.

Algunas de las afecciones de las que hablamos en este artículo pueden resultar algo confusas y confundirse entre ellas, por eso es tan necesario acudir al ginecólogo para que pueda hacer un diagnóstico preciso. No obstante, lo que diferencia un forúnculo de otras afecciones son los siguientes síntomas:

  • Con los días va aumentando el tamaño.
  • No solo hay dolor, también comezón y ardor.
  • Pasada una semana no se ve mejoría.
  • Puede aparecer un poco de fiebre.
  • Puede aparecer malestar general.

El tratamiento de los forúnculos vulvares suele ser mediante pomadas antibióticas para prevenir que se acabe convirtiendo en un absceso. Del mismo modo, el uso de compresas calientes así como el seguimiento de los consejos que hemos explicado en el apartado anterior pueden ayudar a mejorar ostensiblemente los síntomas.

Bolitas en la vagina: conducto de Skene

En la zona superior de la vagina, cercanas al punto G femenino y rodeando la uretra encontramos las glándulas de Skene, las glándulas responsables de segregar el flujo durante las relaciones sexuales y de provocar la eyaculación femenina.

Durante la excitación femenina, estas glándulas se van llenando de líquido, muy parecido al agua y que no es orina, que se ve expulsado en el momento del orgasmo. El caso es que una infección en estas glándulas provoca una obstrucción de los conductos, algo que acaba derivando en quistes vaginales. A pesar de que en un principio esta afección puede cursar asintomática, una vez se va haciendo más grande, los síntomas de la obstrucción del conducto de Skene, más allá de la aparición de la bolita en la vagina, son:

  • Relaciones sexuales dolorosas.
  • Puede aparecer fiebre.
  • Ganas de orinar constantes sin poder conseguirlo.
  • Dolor al orinar.
  • Infecciones de orina repetitivas.

Como ya hemos dicho, un quiste en el conducto de Skene, cuando aún es pequeño no presenta síntomas, por lo que es habitual que pase desapercibido. Muchas veces son descubiertos en una revisión general con el ginecólogo. Es por eso que resulta importante acudir a la consulta como mínimo una vez al año y, ante la presencia de malestar o anomalías, hacerlo de inmediato.

Bolitas en la vagina: causas - Bolitas en la vagina: conducto de Skene

Bolita interna en los labios mayores: Bartolinitis

Por su parte, las glándulas de Bartolino se ubican entre las paredes vaginales y los labios menores y su función es la de lubricar la vagina. Sin embargo, cuando el orificio por el que se secreta la lubricación se bloquea, esta se ve interrumpida, acumulándose y causando quistes dolorosos en forma de bolita interna en los labios mayores que pueden acabar en infección. Dependiendo del caso la bola puede ser mayor o menor, pudiendo llegar a los 5 centímetros. Otros de los síntomas provocados por esta afección son:

  • La zona aumenta de temperatura.
  • Relaciones sexuales dolorosas.
  • Dolor al sentarse o al andar.
  • Los bultos se pueden dar a los dos lados de la vagina.
  • Aparición de fiebre.

Los quistes en las glándulas de Bartolino, más conocidos por el nombre de bartolinitis, pueden llegar a afectar a un 2% de las mujeres[1]y, entre sus principales causas, destacamos las siguientes:

  • Estrés.
  • Usar ropa interior demasiado ajuntada.
  • La ingesta de ciertos anticonceptivos orales.

Es importante que visites a tu ginecólogo ante la sospecha de que puedas tener bartolinitis, puesto que él será quien inicie el tratamiento haciendo una pequeña incisión que ayude a drenar el líquido y deshaga la inflamación, Por otro lado, deberás hacer baños de agua tibia durante algunos días para que así, el absceso vaya drenando y te recuperes. En los casos más graves, será necesario sondar a la paciente para que la glándula se vaya desinflamando y, en caso de que hubiera infección, recetar antibióticos para combatirla.

Bolitas de grasa en los labios genitales

Los quistes son unas pequeñas bolsas llenas de líquido o aire que se pueden desarrollar en la pared vaginal y que, normalmente, suelen tener un origen en lesiones provocadas durante las relaciones o el embarazo. Un ejemplo claro de este tipo de quistes es el de Gartner, muy común en mujeres embarazadas, y en cuyo origen encontramos la acumulación de líquido en los meses que dura la gestación. Este canal, suele desaparecer en las semanas posteriores al parto, no obstante, hay mujeres en las que puede permanecer.

Generalmente los quistes vaginales no provocan ningún tipo de síntoma, más allá de la sensación de notarlos y, precisamente por eso, no requieren de ningún tratamiento más allá del control rutinaro para ver si van aumentando de tamaño.

Por otro lado encontramos las bolitas de grasa en los labios genitales, médicamente conocidas como quistes sebáceos. Aunque normalmente suelen aparecer en la cara, detrás de las orejas o en el tronco, en el caso de las mujeres también pueden crecer en su zona íntima. En el caso de que estos se infecten, el tratamiento habitual es la extirpación quirúrgica.

Bolita de sangre en los labios mayores: varices

Aunque estemos más acostumbrados a verlas en otras zonas del cuerpo como las piernas o los senos, también pueden salir varices en la zona genital. Habitualmente estas aparecen durante el embarazo o, simplemente, como consecuencia del envejecimiento. Las varices genitales suelen presentarse como una pequeña bolita de apariencia morada que, a aunque no cause dolor, provoca malestar, picazón y hormigueo.

Por norma general, sobretodo en los casos en los que aparecen durante el embarazo, no se requiere ningún tratamiento puesto que van a ir tendiendo a desaparecer con el paso de los meses. No obstante, cuando estas aparecen con la edad o por otras condiciones y resultan muy incómodas para la mujer, si el ginecólogo así lo ve necesario, se pueden corregir con una pequeña cirugía.

Bolitas en la vagina: causas - Bolita de sangre en los labios mayores: varices

Bultos en la vagina por VPH

Las verrugas genital son las manifestación física del Virus del Papiloma Humano (VPH). Aunque lo conocemos así, la realidad es que existen más de 100 tipos, no obstante, las verrugas genitales suelen ser causadas por el tipo 6 y 11. El VPH es un virus de propagación muy fácil, lo que hace que sea una de las ETS más extendidas de todo el mundo, y en el caso de que haya verrugas el contagio a través de las relaciones sexuales es muy fácil.

Las verrugas genitales pueden ser una de las causas de bultos o bolitas en la vagina. Debes saber que no hay una cura para ello, por lo que la única forma de eliminarlas es mediante la extirpación con distintos métodos. No obstante, con el paso del tiempo pueden reaparecer.

Las verrugas en la vagina pueden ser de formas muy distintas, pero esencialmente son protuberacias que aparecen en la piel o en la membrana mucosa de la vagina que suelen ser del mismo color y son suaves al tacto. A partir de aquí pueden ser planas o más elevadas, grandes o pequeñas y, finalmente, pueden crecer una encima de la otra formando su característica forma de coliflor.

Por otro lado, debes tener claro que algunas de estas verrugas pueden acabar desarrollando un cáncer, por esta razón, ante la leve sospecha de sufrir VPH deberás visitar al ginecólogo para iniciar el tratamiento indicado.

Bolitas en la vagina por herpes genital

El herpes genital es otra de las principales enfermedades de transmisión sexual. Normalmente se debe al herpes simple tipo 2, aunque también puede estar provocada por el herpes simple tipo 1 y se suele transmitir a través del sexo oral con una persona infectada o mediante las relaciones sexuales sin protección. Es una enfermedad que en ocasiones puede ser muy difícil de detectar, no obstante, esto resulta de vital importancia para evitar que contagies a tus parejas sexuales y, del mismo modo, iniciar el tratamiento más adecuado.

Decimos que resulta difícil de detectar porque es habitual que transcurra sin síntomas y que solo vaya apareciendo en los momentos en que nos encontramos bajos de defensas. En esos momentos, los síntomas del herpes genital van a incluir la aparición de bolitas en la vagina, como una especie de ampollo dolorosa en los labios externos, y otras características:

  • Malestar general.
  • Fiebre.
  • Dolores musculares.
  • Inflamación de los ganglios de la ingle.

Desafortunadamente no existe una cura definitiva para el herpes genital, simplemente hay tratamiento que ayudar a bajar la intensidad de los brotes y a aliviar sus síntomas. Algunos de los medicamentos más recetados son el valaciclovir y el aciclovir, unos antivirales que actuarán ante el dolor, ardor y comezón de las bolitas en la vagina.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Bolitas en la vagina: causas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor femenino.

Referencias
  1. Marín Pérez, G. L. (2014). Factores de riesgos correlacionados con bartolinitis en las mujeres hospitalizadas en el área de ginecología del Hospital Teófilo Dávila del 2008 – 2012 en la ciudad de Machala (tesis de pregrado). UTMACH, Unidad Académica de Ciencias Química y de la Salud, Machala, Ecuador.

Escribir comentario sobre Bolitas en la vagina: causas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Bolitas en la vagina: causas
1 de 4
Bolitas en la vagina: causas

Volver arriba