Compartir

Frenillo lingual corto: síntomas y ejercicios

Por Melanie Re. Actualizado: 15 marzo 2018
Frenillo lingual corto: síntomas y ejercicios

Una alteración congénita frecuente en la población es el frenillo lingual corto o también nombrado como anquiloglosia, afectando a 4 de 100 recién nacidos aproximadamente, de los cuales tiene mayor incidencia en varones. Se trata de una anomalía bucal en la cual el tejido llamado frenillo lingual es, además de poco flexible, más corto de lo normal, por lo que la superficie inferior de la lengua está total o parcialmente pegada al suelo de la boca, dependiendo del punto de unión del frenillo con la lengua.

La causa del frenillo lingual corto se desconoce, pero se considera que la herencia genética es un factor importante, aunque existen muchos casos en los que no hay un antecedente familiar con esta anomalía. Si bien es una alteración que llega a restringir el movimiento de la lengua, en la mayoría de los casos puede no representar problemas serios, sobre todo si se identifica y se siguen ciertas técnicas para compensar el problema. Es por eso que si deseas saber más del tema, en ONsalus te informamos sobre el frenillo lingual corto: síntomas y ejercicios.

También te puede interesar: Granos en la lengua: causas y cómo curarlos

Principales síntomas de anquiloglosia

Dependiendo del grado de anquiloglosia, la sintomatología que presente el paciente será una u otra. Por ejemplo, en los casos leves esta podría pasar desapercibida conforme avanza el desarrollo del niño. Dicha anomalía se puede notar porque se pierden algunas capacidades físicas de la lengua, entre ellas:

  • La lengua no alcanza a tocar el paladar duro o los dientes superiores manteniendo la boca abierta.
  • La lengua no logra extenderse más allá de los dientes.
  • Existe dificultad para que la lengua alcance el labio inferior para humedecerlo.
  • El movimiento de la lengua de un lado a otro entre las comisuras de la boca no es posible o se dificulta.
  • Al extender la lengua da una apariencia de corazón, bífida o de cuchara.

Por otro lado, existen síntomas desde el nacimiento que pueden indicar que se sufre de frenillo lingual corto, aunque pueden confundirse con otros problemas en la lactancia. Este problema igual suele afectar a la madre con dolores en los senos, pezones agrietados y una disminución o exceso en la producción de leche; mientras que en el bebé se deben tener en cuenta las siguientes señales:

  • Ganancia lenta de peso o pérdida del mismo.
  • Sufre constantemente de cólicos y gases.
  • Presenta reflujo.
  • Se encuentra irritable, incluso luego de haber sido amamantado.
  • Se le complica el agarre del pezón.
  • Tiene dificultad para mantener la succión de la leche, sin lograr ingerir la cantidad que necesita.
Frenillo lingual corto: síntomas y ejercicios - Principales síntomas de anquiloglosia

Frenillo lingual corto: tipos y efectos

Es importante indicar que la alteración en la unión del fondo de la lengua con el suelo de la boca se clasifica en varios grados y de acuerdo con el tipo que se padezca serán los efectos que pueda producir, siendo más evidentes en unas personas que en otras.

En general, las afectaciones pueden hacerse notar con problemas en la lactancia, entre el 25% y 50% de los casos, y más adelante en la formación normal de la estructura maxilofacial, que incluye un mal desarrollo del paladar, la mandíbula y la alineación o tamaño de los dientes.

Esto en conjunto, podría llegar a afectar la calidad de vida de la persona con frenillo lingual corto, ya que es posible que se le haga difícil realizar actividades que otros sí logran, como tocar algún instrumento de viento o lamer un helado; además, puede haber problemas en la pronunciación de las palabras, principalmente aquellas que contengan las consonantes d, l, n, r, s, t y z. Asimismo, es posible que exista dificultad para masticar y tragar los alimentos o que respire por la boca.

Algunos ejercicios para frenillo lingual corto

Para tratar los efectos por anquiloglosia se debe consultar a un especialista, quien determinará el grado de inmovilidad de la lengua y los problemas que esta esté causando en la persona. Si llega a ser una condición que impide una vida sana es probable que opte por la frenotomía, una intervención quirúrgica para cortar el frenillo lingual. Sin embargo, la mayoría de los efectos por anquiloglosia pueden ser corregidos con algunos ejercicios, también se recomienda realizarlos aunque se hayan operado, entre ellos:

  • Con la boca abierta, alza un poco la lengua y mantenla en esa posición por 10 segundos, luego intenta hacer lo mismo pero con la lengua fuera de la boca. Puedes repetirlo varias veces al día.
  • Manteniendo la boca abierta, saca lo más posible la lengua y vuelve a meterla sin rozar los dientes ni los labios. Puedes alternar la velocidad del ejercicio y repetirlo 10 veces seguido.
  • Estira la lengua fuera de la boca como si quisieras tocar tu nariz, después hacia tu barbilla y por último en dirección a tus orejas. Realiza 5 repeticiones para cada caso por lo menos 3 veces al día.
  • Dirige la punta de la lengua hacia atrás lo más posible, haciendo que esta se doble sobre ella misma. Mantenla de esta manera por 10 segundos e intenta que no toque el paladar.
  • Coloca la punta de la lengua en la base de los dientes de arriba y sin quitarla abre y cierra la boca lentamente. Repite el ejercicio 10 veces por lo menos 3 veces al día.
  • Pasa la lengua por todo el paladar, de adelante hacia atrás y de un lado a otro. Repítelo varias veces al día.
  • Intenta chasquear la lengua, parecido al sonido de trotar de los caballos y para ello debes poner la punta de la lengua haciéndola hacia atrás con el paladar y luego chasquear hacia adelante. Puedes empezar con chasquidos lentos alternando con unos más rápidos y de duración variable.
  • Pon la punta de la lengua delante de los dientes de arriba y después ponla atrás de los mismos. Repítelo unas 10 veces en varios momentos del día.
  • Recorre con la lengua los dientes de arriba de derecha a izquierda y viceversa, repitiendo el ejercicio con los dientes de abajo. Alterna recorridos lentos y rápidos, deteniéndote en algunos puntos por unos segundos.
  • Toma un pequeño sorbo de agua y trata de retenerla sobre la lengua hundiendo su centro. Espera por 10 segundos sin que se escape por los lados y después traga el agua. Debes hacer este ejercicio por lo menos unas 5 veces.
  • Ejercita la pronunciación de las consonantes que se te dificultan al repetir oraciones, refranes o trabalenguas que las contengan. Practícalo varias veces al día, principalmente en aquellas que ocasionan mayor problema.
Frenillo lingual corto: síntomas y ejercicios - Algunos ejercicios para frenillo lingual corto

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Frenillo lingual corto: síntomas y ejercicios, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Dientes y boca.

Escribir comentario sobre Frenillo lingual corto: síntomas y ejercicios

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Liliana mendoza
Hola mi niña tiene 6 años su pediatra puede diagnosticar el frenillo o necesito llevarla con otro especialista? Gracias por su ayuda!!
Marta Vicente (Editor/a de ONsalus)
Hola Liliana, puedes llevarla a su pediatra sin problema. Si es necesario él te derivará a otro especialista.

Saludos
Carmen
Hola, necesito saber esto con urgencia. Un adulto de 25 años que tiene el frenillo corto todavía puede usar ejercicios para tratar de que se alargue más????? Muchas gracias. Espero su respuesta.
Aleix Cardona (Editor/a de ONsalus)
Hola, depende de la afectación. Debe ser un urólogo quien decida cuál es el tratamiento más adecuado.

Frenillo lingual corto: síntomas y ejercicios
1 de 3
Frenillo lingual corto: síntomas y ejercicios

Volver arriba