Compartir

Parafina líquida: usos cosméticos y terapéuticos

 
Por Alba San Hipólito Bermejo. Actualizado: 15 abril 2018
Parafina líquida: usos cosméticos y terapéuticos

La parafina es una mezcla de hidrocarburos que derivan del petróleo y del carbón. Se utiliza en cosmética o incluso para usos terapéuticos, pero para hacer papel parafinado para la base de algunos alimentos. Quizás donde más hayas visto la parafina sea en las velas, ya que son muchas las que se fabrican con esta sustancia. De hecho, cuando fundes una vela y la cera cae en tus manos, tiene un efecto muy parecido al de la parafina. Los hidrocarburos se refinan a temperaturas altas y se obtienen aceites pesados, después se enfrían a cero grados y cristalizan para luego separarse mediante la centrifugación o filtración. El producto restante es lo que se envía a los laboratorios para su posterior uso. En este articulo de ONsalus, te contamos los usos cosméticos y terapéuticos de la parafina liquida.

También te puede interesar: Glicerina: usos, aplicaciones y propiedades

Propiedades y usos terapéuticos de la parafina

La parafina tiene muchas propiedades, pero la más conocida y demandada es la hidratante, por lo que se usa mucho en tratamientos de belleza. No obstante, también tiene usos terapéuticos que no mucha gente conoce.

Está muy indicada para dolores musculares o incluso artrosis, artritis, contracturas o torceduras. La aplicación de calor y junto con su actuación en zonas profundas de la dermis la hacen ideal para tratar este tipo de lesiones. Puede ser muy útil en aplicaciones fisioterapéuticas, ya sea como tratamiento o para rehabilitaciones. Lo que hace es que mediante el calor calma el dolor de la lesión.

Para ello, se utilizan los baños de parafina que ayudan a relajar los músculos, aliviar los espasmos y mejorar las contracturas. La parafina se utiliza como termoterapia en los casos de reumatismos y traumatismos y se realiza mediante inserción de la zona a tratar. Su efecto terapéutico es muchísimo mejor que la aplicación con agua y, además, el efecto analgésico es más duradero, por lo que la lesión puede doler mucho menos y durante menos tiempo.

Resumiendo, podemos decir que las propiedades de la parafina son buenas para casos de:

  • Artritis.
  • Edema.
  • Artrosis.
  • Alteraciones vasculares, especialmente las de origen postraumático.
  • Espasmos musculares.
  • Inflamaciones localizadas y molestias.
  • Rigidez en los músculos.

Sin embargo, hay que tener cuidado en ciertas ocasiones. Por eso, está contraindicada en flebitis, diabetes, alteraciones varicosas, con heridas o úlceras, en estados cardiovasculares inapropiados (con alguna afección) o si se padecen problemas de sensibilidad.

Además, es muy buena para la circulación, ya que al aplicarse caliente el calor actúa como vasodilatador y esto hace que el flujo sanguíneo aumente.

Parafina líquida: usos cosméticos y terapéuticos - Propiedades y usos terapéuticos de la parafina

Usos cosméticos de la parafina líquida

El principal uso cosmético de la parafina es la hidratación y esta es su propiedad más valorada. Lo que ocurre es que crea una película que retiene la pérdida de hidratación y mantiene la temperatura de la piel. De esta forma, tras la aplicación, la piel queda suave como si acabásemos de echarnos crema. Además, la parafina se adapta a todo tipo de pieles y no causa alergias.

Como inconveniente, la película de parafina que se crea en nuestra piel tapa los poros y esto podría asfixiar la piel, pero su aplicación solo dura un rato, por lo que no tiene por qué haber problemas.

Otro uso estético, aunque menos conocido, es para adelgazar. Se utiliza para reducir la grasa localizada en zonas como caderas y piernas. Esto se realiza mediante una vasoconstricción; primero, se aplica calor con parafina y mantas térmicas para después aplicar frío. La vasoconstricción ayuda a eliminar la grasa localizada.

 

Cómo se aplica la parafina líquida

Una vez conocidos los principales usos de la parafina líquida, veamos cómo podemos usarla. Para aplicar la parafina, se suele utilizar una bañera o calentador de parafina donde se coloca para calentarse y que se funda. Puedes optar por introducir las manos o la zona a tratar, o bien aplicarlo con una brocha si la zona es muy grande.

Las bañeras o calentadores de parafina son recipientes aptos para este fin que soportan altas temperaturas y mantienen el calor, sin hacer que se caliente la parte exterior. Hay muchas y de muy variados tamaños, desde 2,5 litros, pasando por 3 litros, 4 litros, 5 litros, hasta a nivel profesional con baños de gran capacidad como 26 y 30 litros. Hay que tener cuidado a la hora de calentar parafina y usar siempre un recipiente específico para ello. No calientes nunca la parafina en una cazuela al fuego, ya que podría provocar una llamarada. Es una sustancia altamente inflamable.

Puedes comprar un kit de parafina que trae todo lo necesario para realizarlo en casa. No obstante, en muchos centros de belleza cuentan con este tratamiento.

Aplicación

  1. Primero, limpia la zona que vas a tratar y sécala bien.
  2. Para una mayor hidratación, puedes dar un masaje con crema en la zona, por ejemplo en las manos. Calienta la parafina mientras das el masaje. De esta forma, la crema penetrará mejor en la piel y la parafina estará lista para cuando hayas terminado.
  3. Ahora introduce la mano en el recipiente. Suelen hacerse entre 3 y 5 inmersiones, pero depende de la capa que quieras poner. También puedes usar, como hemos dicho, una brocha para aplicarla. Puede ser una capa más gruesa o fina pero tiene que ser lo suficientemente densa para que retenga la temperatura corporal.
  4. Para que el calor se mantenga mejor, lo ideal sería envolver la zona con un plástico, manopla, patuco…
  5. Debes esperar hasta que esta se enfríe. Lo notarás porque endurecerá algo, pero no es un proceso doloroso ni molesto. Mientras la tengas puesta, no debes mover la zona o podría agrietarse y romperse. Con 10 o 15 minutos de espera bastará.
  6. Retírala y verás cómo notas que tu piel está mucho más hidratada.

En el caso del tratamiento terapéutico con parafina líquida, la aplicación es la misma. Puede emplearse algún masaje fisioterapéutico antes o después de la aplicación, pero el sistema será el mismo: aplicación de calor y frío.

Parafina líquida: usos cosméticos y terapéuticos - Cómo se aplica la parafina líquida

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Parafina líquida: usos cosméticos y terapéuticos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Bienestar.

Escribir comentario sobre Parafina líquida: usos cosméticos y terapéuticos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Parafina líquida: usos cosméticos y terapéuticos
1 de 3
Parafina líquida: usos cosméticos y terapéuticos

Volver arriba