Compartir

Poliomielitis: síntomas y tratamiento

 
Por Gennesis González, Médico. 29 octubre 2018
Poliomielitis: síntomas y tratamiento

Parálisis, dificultad respiratoria y en casos graves la muerte son las posible consecuencias de la poliomelitis, una enfermedad viral y contagiosa que afecta principalmente a niños. Esta enfermedad es transmitida de persona a persona por un mecanismo que se conoce como vía fecal – oral, ya que su ciclo de vida consiste en que una vez que ingresa a nuestro organismo se multiplica en el intestino e invade el sistema nervioso causando los síntomas característicos. No se conoce bien el origen ni la propagación de la poliomielitis lo que si es cierto es que genera síntomas severos, inicialmente fiebre y rigidez de cuello. La enfermedad de poliomielitis no tiene cura pero es prevenible mediante la aplicación de la vacuna. En ONsalus te hablaremos de poliomielitis: síntomas y tratamiento.

También te puede interesar: Rabia: causas, síntomas y tratamientos

Poliomielitis: causa y factores de riesgo

La poliomielitis es definida como una enfermedad viral y contagiosa que afecta sobre todo a niños atacando su sistema nervioso central pudiendo provocar incluso la muerte. Solo se conoce que la epidemia de polio inicio a finales del siglo XIX propagándose vía fecal – oral (a través del contacto de una persona infectada).

Una vez que el virus entra en nuestro organismo a través de la boca o el sistema respiratorio para luego multiplicarse en los intestinos o en la garganta, viajando por la sangre hasta alojarse en el sistema nervioso central causando los síntomas característicos. Finalmente, el virus sale del organismo a través de las heces. La causa radica en el virus de la poliomielitis con sus tres serotipos 1, 2 y 3, altamente infectantes.

Entre los factores de riesgo para contagiarse de poliomielitis o algunas condiciones que facilitan el contagio son:

  • Embarazo.
  • Pacientes no vacunados.
  • Desnutrición.
  • Embarazo.
  • Inmunosupresión.
  • Malas condiciones higiénicas.
  • Viaje a áreas con brotes de polio.

Síntomas de la poliomielitis

En etapas iniciales, los síntomas son similares a los de un cuadro viral y a veces puede pasar por desapercibida o asintomática. Algunos de los principales síntomas de la poliomielitis son:

  • Fiebre.
  • Cefalea o dolor de cabeza.
  • Fatiga.
  • Nauseas.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor en brazos y piernas.
  • Rigidez de cuello.
  • Irritabilidad.
  • Diarrea
  • Erupción en la piel.

Todos estos síntomas en su etapa inicial pueden durar aproximadamente 5 a 14 días hasta desaparecer. Por otro lado, en casos graves se manifiestan síntomas severos como:

  • Parestesia esta no es más que la sensación de punzadas en piernas y brazos.
  • Meningitis definido como un proceso infeccioso alrededor del cerebro y médula espinal.
  • Parálisis, evidenciándose por la dificultad para la movilización de las piernas, brazos y los músculos respiratorios. Esto puede ser un daño permanente u ocasionar la muerte.
Poliomielitis: síntomas y tratamiento - Síntomas de la poliomielitis

Poliomielitis: diagnóstico

El diagnóstico de esta enfermedad es estrictamente médico, éste realizará un interrogatorio en relación a los síntomas y la historia clínica del paciente, así como el examen físico pertinente, como en etapas iniciales el virus de la poliomielitis se comporta como un cuadro viral, esta puede pasar por desapercibida, sin embargo, en el caso qeu se sospeche que pueda existir poliomielitis, el médico indicará análisis de laboratorio como:

  • Examen de heces e hisopado de la garganta, dos muestras de cada uno de ellos con una diferencia de 24 horas.
  • Además se puede indicar una punción lumbar con el fin de estudiar el líquido cefalorraquídeo para determinar si hay evidencia o no del virus.
  • Por otro lado, otro análisis utilizado para el diagnóstico de esta enfermedad es la prueba serológica en busca de los serotipos de la poliomielitis

Cómo prevenir la poliomielitis

La mejor manera para prevenir la poliomielitis es aplicándose la vacuna de polio virus inactiva, también conocida como Salk, o la antipoliomelitica viva atenuada, conocida como Sabin, que se administra por vía oral. Se conoce que esta última ofrece mejor protección contra la polio.

En los niños la vacuna es aplicada a los 2 meses, luego a los 4 meses la segunda dosis y la tercera dosis a los 12 meses además de un refuerzo a los 5 años de edad. Para los adultos la vacunación es recomendada una primera dosis, luego una segunda dosis después de 4 a 8 semanas de haber puesta la primera y una tercera dosis de 6 a 12 meses después de la segunda.

La higiene también es importante al momento de prevenir la propagación de este virus, por ejemplo, es imprescindible el lavado de manos frecuente.

Poliomielitis: síntomas y tratamiento - Cómo prevenir la poliomielitis

Poliomielitis: tratamiento

El tratamiento de la poliomielitis está dirigido a controlar los síntomas que esta enfermedad genera. Es por eso que se recomiendan las siguientes acciones:

  • El reposo es fundamental a la hora de tratar la poliomielitis.
  • El calor húmedo es utilizado para mejorar el dolor y los espasmos musculares característicos de la poliomielitis.
  • Los analgésicos son útiles en caso de que se manifieste dolor de cabeza y dolor muscular.
  • Fisioterapia, permite minimizar los daños que genera la poliomielitis a nivel muscular, permitiendo recuperar la movilidad.
  • En casos graves cuando se ven comprometidos los músculos respiratorios es necesario practicar la traqueotomía como soporte mecánico de la respiración, esto en un procedimiento delicado, que permite mantener a las personas con poliomielitis con respiración artificial, esto se suspenderá si el paciente recupera el uso de los músculos que haya afectado la enfermedad.

De acuerdo a la Revista Española de salud pública, la poliomielitis representa entre el 0,1 y 1% de las infecciones, siendo frecuente en niños de mayor edad y adultos con una tasa de letalidad entre el 2 y el 20% de los casos.[1]

Esta enfermedad no tiene cura, la mejor manera para combatirla es prevenirla. El pronóstico de la poliomielitis que cursa de manera asintomática o con la manifestación de síntomas leves semejantes a un cuadro viral suelen tener una recuperación completa. En casos extremadamente graves el paciente puede morir.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Poliomielitis: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema inmunitario.

Referencias
  1. Aurora Limia Sánchez. (2017) La erradicación de la poliomielitis en la Región Europea de la Organización Mundial de la Salud. Revista Española de salud pública. Volumen: 92. Disponible en: https://www.scielosp.org/scielo.php?pid=S1135-57272013000500009&script=sci_arttext&tlng=en

Escribir comentario sobre Poliomielitis: síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Poliomielitis: síntomas y tratamiento
1 de 3
Poliomielitis: síntomas y tratamiento

Volver arriba