Compartir

Melasma: causas y tratamiento

Melasma: causas y tratamiento

El melasma, cloasma o máscara del embarazo es un trastorno cutáneo bastante frecuente que consiste en la aparición de parches de piel oscuros en las zonas de la cara expuestas al sol, como la frente, las mejillas o la nariz.

Esta alteración se presenta principalmente en mujeres de mediana edad, y solo en ocasiones contadas continúa después de la menopausia. Generalmente aparece en personas de piel clara, observándose pocos casos en razas de pigmentación cutánea oscura. En ONsalus te explicamos con detalle cuáles con las causas y el tratamiento del melasma para que cuentes con toda la información correspondiente a esta condición.

¿Qué es la melanina?

Para comprender bien esta condición es importante que te familiarices con la melanina, ya que es la responsable de la coloración de la piel y por tanto tiene una alta relevancia en la aparición de esta alteración.

La melanina es el pigmento que define el color del cabello, del iris de los ojos y de la piel de cada persona, viéndose afectada su producción por diferentes factores como la exposición al sol, la genética, la edad o los cambios hormonales. Cuando los melanocitos, las células encargadas de producir la melanina, se exceden en la liberación de dicha sustancia y tiene lugar una hiperproducción, la consecuencia es una hiperpigmentación de la piel, pudiendo aparecer tonalidades cutáneas desiguales y manchas oscuras.

En el caso del melasma tiene lugar esta hiperproducción de melanina, afectando principalmente a las zonas de la cara expuestas al sol.

Causas del melasma

Las causas del melasma parecen estar directamente relacionadas con las hormonas femeninas progesterona y estrógenos, dándose generalmente en las siguientes situaciones.

  • Mujeres embarazadas.
  • Mujeres sometidas a un tratamiento con anticonceptivos orales.
  • Mujeres en edad de menopausia que siguen una terapia de remplazo hormonal, que les ayuda a paliar los síntomas propios de esta condición en la que la mujer deja de tener la menstruación y presenta sequedad vaginal, acaloramientos súbitos y mayor riesgo de osteoporosis, entre otros cambios.

Además, el melasma puede verse agravado en situaciones de estrés, tras la exposición al sol o con el uso de ciertos cosméticos que resultan nocivos para la piel.

Melasma: causas y tratamiento - Causas del melasma

Síntomas de esta condición

El único síntoma del melasma es un cambio en la apariencia de la piel, lo que produce la presencia en la cara de manchas de color marrón o gris en forma de parches. Estas manchas no conllevan ningún tipo de problema o molestia como pudiera ser dolor o escozor, y tampoco se acompañan de ninguna alteración que cambie la vida normal del paciente.

Por tanto, el melasma es una afección leve que no afecta directamente a la salud, ya que es más bien una alteración estética que se manifiesta en un cambio el aspecto de la piel.

Tipos de melasma y tratamiento

Existen dos variedades de melasma:

  1. Melasma epidérmico, en el cual la mancha es superficial y por tanto el tratamiento es más sencillo, obteniéndose mejores resultados.
  2. Melasma dérmico, en el que la alteración afecta a capas más profundas de la piel, y aunque se puede tratar la hiperpigmentación de este tipo, los resultados serán más discretos.

El tratamiento del melasma se basa en el blanqueamiento de los parches oscuros, distinguiéndose diferentes métodos para que se produzca la despigmentación cutánea:

  • Medidas de prevención para evitar que las lesiones aparezcan o vayan en aumento, para lo cual es importante evitar la incidencia directa del sol y emplear cremas con filtros solares de alta protección, tanto en verano como en invierno.
  • Tratamiento para obtener un blanqueamiento o desaparición de las manchas mediante fármacos que inhiben la producción de melanina, como la crema de hidroquinona que se aplica de forma tópica y generalmente, en combinación con ácido glicólico o retinoico.
  • Peeling químico, cuyo objetivo es la renovación de la capa epidérmica para así acelerar la despigmentación. Este método suele presentar una alta eficacia, ya que presenta una doble funcionalidad, además de producir la exfoliación de la piel, es decir, la eliminación de las células muertas, también interrumpe la síntesis de melanina. Generalmente se realiza con isotretinoína e hidroquinona, aplicándose en forma de mascarilla sobre la cara y retirándose a las cinco horas. Pasados diez días, es conveniente utilizar una crema de tratamiento con isotretinoína en menor concentración y cuyo objetivo es terminar con las manchas residuales. Además, es conveniente seguir con un tratamiento de mantenimiento más suave empleando cremas despigmentantes que contengan ácido kójico y vitamina C.
  • Tratamiento láser, siempre en combinación con los tratamientos anteriores.

No olvides que en el caso de presentar alguna mancha, parche o lesión en la cara, debes acudir a tu dermatólogo para que sea este especialista quien diagnostique tu afección y así poder tratar tu condición cutánea de la forma más adecuada.

Melasma: causas y tratamiento - Tipos de melasma y tratamiento

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Melasma: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Piel, cabello y uñas.

Escribir comentario sobre Melasma: causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Melasma: causas y tratamiento
1 de 3
Melasma: causas y tratamiento

Volver arriba