Compartir

Sequedad vaginal: causas y tratamientos

Por Marta Vicente, Periodista especializada en salud y bienestar. 27 octubre 2016
Sequedad vaginal: causas y tratamientos

La sequedad vaginal es una condición que sucede cuando los tejidos vaginales no se encuentran bien lubricados. Este es un problema muy común entre las mujeres que están en la etapa de la menopausia y después de esta, ya que aparece principalmente por un descenso de los niveles de estrógenos, aunque también es posible que se presente a edades más tempranas. Se trata de una condición muy molesta que, además, de ocasionar picazón, ardor e irritación vaginal, puede provocar dolor al mantener relaciones sexuales y, en consecuencia, una disminución significativa del deseo sexual. Además, la ausencia de flujo vaginal o la reducción del mismo deja la zona vaginal expuesta a numerosas infecciones bacterianas y micóticas que pueden comprometer su buena salud.

En este artículo de ONsalus, explicamos con detalles cuáles son las causas y los tratamientos de la sequedad vaginal, además de mencionar algunos de los remedios naturales más eficaces para aliviar sus síntomas.

También te puede interesar: Remedios caseros para la sequedad vaginal

Causas de la sequedad vaginal

La causa principal y más frecuente de la sequedad vaginal son los cambios hormonales que el cuerpo de la mujer experimenta en etapas concretas de su vida, como por ejemplo en la menopausia, el embarazo, el parto y el periodo de lactancia. Por lo general, estas alteraciones hormonales están asociadas al descenso de los niveles de estrógenos y progesterona, unas hormonas que ayudan a mantener la vagina bien humectada y lubricada. Sin embargo, cuando disminuyen, el tejido vaginal suele encogerse y volverse más fino, lo que en consecuencia provoca inflamación y sequedad. La resequedad genital es un síntoma frecuente en mujeres posmenopáusicas, ya que en esta etapa los niveles de estrógenos suelen disminuir considerablemente y ocasionar además de este otros síntomas, como sofocos, sudores, descenso de la masa ósea, incontinencia urinaria, aumento de peso, etc.

No obstante, la sequedad vaginal es un síntoma que también puede aparecer o agravarse debido a otros factores, como los que enumeramos a continuación:

  • Toma de algunos medicamentos, como los antidepresivos, determinados antihistamínicos, fármacos empleados para el cáncer de seno, de ovario o de útero, la infertilidad, la endometriosis o los miomas uterinos.
  • El estrés severo o la depresión.
  • Uso de jabones íntimos, desodorantes vaginales, perfumes, duchas vaginales que son agresivos y resultan irritantes para el área genital.
  • Tratamiento de radioterapia en la región pélvica.
  • Tratamiento de quimioterapia.
  • Intervención quirúrgica para extirpar los ovarios.
  • Deshidratación.
Sequedad vaginal: causas y tratamientos - Causas de la sequedad vaginal

Síntomas asociados a la sequedad vaginal

Esta falta de lubricación femenina además del descenso o ausencia del flujo vaginal puede acarrear el padecimiento de otros síntomas. Entre los síntomas de la sequedad vaginal más comunes se encuentran los siguientes:

  • Ardor durante la micción.
  • Picazón, irritación y dolor vaginal.
  • Dolores durante las relaciones sexuales.
  • Sangrado leve después de mantener relaciones sexuales.

Además de lo anterior, la sequedad vaginal puede aumentar el riesgo de contraer determinadas infecciones vaginales ocasionadas por hongos o bacterias, ya que el flujo vaginal es el líquido que se encarga de mantener la vagina protegida frente a estos microorganismos. Así mismo, también se incrementa el riesgo de presentar úlceras o fisuras en las paredes vaginales.

Tratamientos para la sequedad vaginal

Ante los síntomas de sequedad vaginal anteriores, es recomendable acudir al ginecólogo para someterse a una revisión e identificar la causa del problema. El especialista procederá a examinar la región pélvica para comprobar si las paredes vaginales se han estrechado, están rojizas o pálidas y, además, puede llevarse a cano un análisis del flujo vaginal o de los niveles hormonales.

Hay diferentes tratamientos para la sequedad vaginal que el médico puede recomendar y entre los más comunes y efectivos, se encuentran los siguientes:

  • Lubricantes y cremas humectantes: se aplican en la vagina para mantener humectada la abertura y el revestimiento vaginal durante algunas horas.
  • El uso de un lubricante a base de agua durante las relaciones sexuales para aumentar la lubricación y humedad de la vagina e impedir el padecimiento de dolores o molestias durante el coito.
  • Tratamientos con estrógenos: fármacos disponibles en crema, anillo, supositorios o tableta que van liberando estrógeno en la vagina.

Además de los tratamientos anteriores, hay ciertas recomendaciones y hábitos de vida que las mujeres con sequedad vaginal también deben tener en cuenta para ayudar a aliviar los síntomas que provoca la falta de lubricación natural en la vagina y para no agravar esta condición:

  • Evitar el uso de jabones, perfumes, desodorantes y duchas vaginales que sean irritantes para la zona íntima.
  • Aumentar el consumo de agua habitual, intentando beber al menos entre 1,5 y 2 litros al día, además de ingerir otros líquidos saludables, como jugos naturales o infusiones. Esto hará que el área genital se mantenga mejor humectada y se evite la resequedad vaginal excesiva.
  • Evitar malos hábitos, como el tabaquismo o la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas.
  • Incluir en la dieta diaria alimentos que sean ricos en vitamina A, vitamina B, betacarotenos y fitroestrógenos, ya que estos nutrientes son buenos en caso de sequedad vaginal.
  • Combatir el estrés mediante la realización de técnicas de relajación.
  • Durante las relaciones sexuales, es importante prolongar los juegos preliminares para aumentar la lubricación de la vagina y prepararla para el coito posterior.
Sequedad vaginal: causas y tratamientos - Tratamientos para la sequedad vaginal

Remedios caseros para la sequedad vaginal

Aparte de los tratamientos para la sequedad vaginal que hemos mencionado en el apartado anterior, debes saber que también hay algunos remedios naturales que pueden ayudarte a combatir esta condición y a reducir los síntomas que provoca. Algunos de los más eficaces son:

  • Manzanilla: tiene propiedades antiinflamatorias y calmantes que ayudan a reducir la irritación vaginal y la picazón. Lo mejor es preparar una infusión de manzanilla y hacer baños de asiento con ella.
  • Aloe vera: es un gran humectante natural, por lo que reduce la sequedad y equilibra el pH de la vagina. Se puede aplicar un poco de gel de aloe vera en la zona vaginal.
  • Aceite de árbol de té: es humectante y ayuda a prevenir infecciones vaginales por bacterias u hongos. Verter unas 3 gotas del aceite en un disco de algodón y aplicarlo en la parte externa de la vagina dando suaves golpecitos.
  • Caléndula: es antibacteriana y ayuda a proteger la vagina de posibles infecciones. Preparar una infusión con flores de caléndula y realizar baños de asiento.

Descubre muchas más opciones consultando el artículo Remedios caseros para la sequedad vaginal.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Sequedad vaginal: causas y tratamientos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor femenino.

Escribir comentario sobre Sequedad vaginal: causas y tratamientos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Sequedad vaginal: causas y tratamientos
1 de 3
Sequedad vaginal: causas y tratamientos

Volver arriba