Compartir

Tratamiento para la vejiga hiperactiva

Por Aleix Cardona, Periodista especializado en salud y bienestar. 28 julio 2016
Tratamiento para la vejiga hiperactiva

La vejiga hiperactiva es una afección más habitual de lo que parece, dada su naturaleza mucha gente la sufre en silencio, por vergüenza o por desconocimiento de que puede tener tratamiento, por lo que los datos que tenemos acerca de su afectación no son muy fiables. De todos modos, se calcula que el 16% de la población mundial padece el síndrome de la vejiga hiperactiva, llegando al 30% de los hombres y al 40% de las mujeres, en la población mayor de 60 años.

La vejiga hiperactiva está causada por el constreñimiento frecuente e incontrolado del músculo vesical, lo que provoca que se tengan frecuentes ganas de orinar y necesidad imperiosa de hacerlo, sin posibilidad de retardarlo, siendo bastante común que está necesidad tan grande termine en un episodio de incontinencia urinaria.

Si tu vida se ve afectada por este síndrome, en ONsalus te explicaremos en profundidad el tratamiento para la vejiga hiperactiva.

También te puede interesar: Vejiga neurógena: tratamiento

Causas de la vejiga hiperactiva

La vejiga hiperactiva es causada por la incapacidad de controlarla neurológicamente, de forma que no se tiene dominio sobre su contracción y, en consecuencia, la persona afectada tiene continuas urgencias urinarias y hasta le puede provocar pérdidas de orina.

Solo el 20% de los casos de vejiga hiperactiva encuentran un claro diagnóstico neurológico, por parálisis, tumores medulares, enfermedad de Parkinson o diabetes, no obstante, al 80% restante no se le puede encontrar una causa, además que dentro de este grupo son pocos los que se dirigen a un centro de salud, pues la vergüenza o el hecho de pensar que es normal se lo impide.

A pesar de que la vejiga hiperactiva, por si misma, no suponga un peligro para la salud física, sí que afecta enormemente a nivel emocional, trastornando los hábitos de vida de la persona.

Tratamiento para la vejiga hiperactiva - Causas de la vejiga hiperactiva

Síntomas de la vejiga hiperactiva

Normalmente, se diagnostica vejiga hiperactiva cuando aparecen estos síntomas:

  • Sensación de pérdida de orina inminente y la aparición de la necesidad urgente e irrefrenable de tener que orinar.
  • Un aumento desmedido del numero de veces que se tiene que ir al baño, estas suben hasta más de 8 veces durante el día y más de dos veces durante la noche.
  • El hecho de que se tenga que orinar tanto durante la noche provoca trastornos en el sueño y una fatiga diurna que incomoda al paciente.

Además de estos síntomas, es bastante habitual que a los pacientes con vajiga hiperactiva les pasen alguna o algunas de las situaciones siguientes:

  • Necesidad urgente de orinar causada por el sonido del agua cayendo por la pica o al lavarse las manos.
  • Cuando llega a su domicilio y coloca la llave en la cerradura le aparece una necesidad imperante de orinar.

Anteriormente hablábamos de los problemas psicológicos que causa la vejiga hiperactiva, no es algo extraño pues esta condición es muy inhabilitante dado que la vida del afectado pasa a estar dominada por sus urgencias urinarias y el temor de hacerlo en público. Muchos paciente sienten vergüenza, piensan sobre si olerán a pis, no pueden estar largos ratos sentados en un sitios, hacer viajes duraderos, incluso en el terreno sexual, sobretodo en las mujeres, hay un miedo constante a una pérdida de orina durante el acto.

Tratamiento para la vejiga hiperactiva - Síntomas de la vejiga hiperactiva

Tratamiento para la vejiga hiperactiva

Hay distintos tratamientos para curar o paliar los síntomas producidos por la vejiga hiperactiva. Pese a que no se ha conseguido un tratamiento duradero e inmediato que ayude a todos los pacientes, sí que cada vez se encuentran formas más efectivas de encarar esta afección. A continuación te explicaremos los distintos métodos usados en la actualidad para tratar la vejiga hiperactiva:

Control de los líquidos

El tratamiento de control de líquidos consiste en regular la ingesta de líquidos dependiendo de las circunstancias físicas y medioambientales del paciente para así evitar que genere demasiada orina. De entre los pasos que deben segur durante este tratamiento destaca la reducción de café, té y otros irritantes que pudieran estar presentes en su dieta a la vez que se aumenta la cantidad de agua, otro paso habitual es terminar la ingesta de líquidos a las 17, de esta forma se evita la necesidad nocturna de ir a orinar.

Reeducación miccional

La reeducación miccional es una serie de técnicas que buscan inculcar unos buenos hábitos urinarios, esta reeducación se puede llevar a cabo de distintas formas:

  • Mediante el entrenamiento en retención se enseña al afectado a forzar la retención de la orina durante períodos cada vez más largos de tiempo, hasta que de forma autónoma y sin esfuerzo pueda llegar a las 3 horas.
  • La técnica de micciones programadas consiste en indicar al paciente las horas cuando deben ir al lavabo, de esta forma consiguen vaciar la vejiga de forma regular y evitan que se puedan dar episodios de incontinencia.

Electroestimulación

La electroestimulación se suele hacer por detrás del tobillo, donde pasa el nervio tibial posterior,. Mediante una aguja que envía impulsos eléctricos que viajan a través del nervio hasta llegar a la médula, se consigue crear un reflejo de inactividad en la vejiga. Pese a que el funcionamiento de este tratamiento es muy efectivo, el problema está en que una vez deja de estar en tratamiento el paciente recae.

Anticolinérgicos

Los anticolinérgicos son un tipo de medicamentos que bloquean un transmisor en el sistema nervioso central y periférico. Sus usos son muy variados, van desde la incontinencia urinaria y la vejiga hiperactiva hasta la sudoración excesiva.

A pesar de que su efectividad ronda el 70% tiene un serio inconveniente que es que produce ciertos efectos secundarios en la gente mayor, como la inestabilidad o la pérdida de agudeza visual, por lo que limita mucho su aplicación, más teniendo en cuenta que la mayoría de la gente que padece de vejiga hiperactiva tiene más de 60 años.

Botox

El tratamiento con onabotulinumtoxina, popularmente llamada bótox, ha supuesto un enorme salto cualitativo en el tratamiento de la vejiga hiperactiva.

Lo que hace el bótox es inhibir que las neuronas liberen neurotransmisores, ni motoras ni sensoriales. Aplicado a la vejiga, lo que provoca este tratamiento es que se paralicen las contracciones involuntarias del músculo causante de la urgencia urinaria cuando se aplica sobre las neuronas motoras que controlan sus movimientos. A su vez también inhibe la acción sensitiva de las neuronas que dan información sobre el llenado de la vejiga, cosa que provoca un aumento en su capacidad de llenarse.

Tratamiento para la vejiga hiperactiva - Tratamiento para la vejiga hiperactiva

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tratamiento para la vejiga hiperactiva, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Riñones y sistema urinario.

Escribir comentario sobre Tratamiento para la vejiga hiperactiva

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tratamiento para la vejiga hiperactiva
1 de 4
Tratamiento para la vejiga hiperactiva

Volver arriba