Compartir

Cuidados después de un legrado

Cuidados después de un legrado

El legrado es un procedimiento quirúrgico que consiste en raspar algunos tejidos, normalmente el endometrio (la membrana que recubre el útero), o bien para limpiar residuos o para sacar una muestra de tejido. Habitualmente se conoce al legrado por ser el procedimiento que se realiza tras un aborto espontáneo ya que se necesita limpiar el útero de los restos del embarazo no llegado a término, pero también sirve como diagnóstico de algunas enfermedades. No suele tener mayor complicación ni afectar a la fertilidad, además de que la mujer podrá volver a hacer las actividades cotidianas en poco tiempo. No obstante, al tratarse de un procedimiento quirúrgico requiere de anestesia y de cuidados postoperatorios. En este artículo de ONsalus te contamos los cuidados después de un legrado, qué hay que hacer y cómo actuar.

Cómo se hace un legrado

Normalmente se hace de forma ambulatoria y no requiere hospitalización, aunque si es justo tras el parto, sí habrá hospitalización, aunque no por ese motivo. Es una intervención muy sencilla que dura entre 15-30 minutos y que requiere anestesia local o regional.

El especialista debe dilatar primero el canal cervical, para lo que suele utilizar un espéculo. Después, introducirá un instrumento llamado legra con el que raspará el revestimiento del útero para extraer los tejidos que puedan quedar en él. Es recomendable guardar 24 horas de reposo.

Por qué se realiza un legrado

El legrado suele utilizarse anestesia general y, por lo tanto, se necesitará hospitalización para el procedimiento. Aunque su uso más común y conocido es el de limpiar el útero de los restos de un aborto espontáneo, lo cierto es que el legrado se utiliza en otras situaciones:

  • Como diagnóstico de cáncer de endometrio: un legrado puede ayudar a detectar si hay signos de malignidad en el endometrio. No es muy común pero suele ocurrir en mujeres una vez que alcanzan la menopausia.
  • Tratamiento de menstruación irregular o abundante: cuando se producen menstruaciones muy irregulares o sangrados excesivos se puede acudir al legrado para detectar si hay signos de malignidad en el endometrio.
  • Para sacar el DIU: el dispositivo intrauterino (DIU) es un método anticonceptivo que se coloca en el interior del útero. En ocasiones queda retenido por el endometrio y es imposible sacarlo de manera natural. Para ello se realiza un legrado y eliminar tejido del endometrio que lo tiene atrapado.
  • Tratamiento de pólipos y miomas endometriales: los pólipos uterinos y miomas son formaciones anormales que se crean en el endometrio. No suelen ser malignos ni ser una forma de cáncer, pero en algunas ocasiones si que causan problemas fértiles o incluso abortos. En estos casos se realizan legrados para poder eliminarlos.
  • Realizar abortos provocados o terapéuticos: a lo largo del primer trimestre, el embarazo puede ser interrumpido mediante un legrado ya sea por voluntad de la madre, porque el feto no va a poder llegar al final o por peligro de salud en la madre.

En los casos de aborto espontáneo el legrado se realiza cuando no se ha expulsado todo el embrión (aborto completo) y aún quedan restos (aborto retenido). Únicamente se utiliza en el primer trimestre, después hay que acudir a otras técnicas más agresivas. El legrado es necesario para que no se produzcan infecciones. En el siguiente artículo de ONsalus te damos más información sobre el legrado: qué es y cómo prepararse.

Recuperación después de un legrado

Puesto que se trata de una intervención quirúrgica, las 24 horas después de un legrado se necesitará reposo. Se debe permanecer en la cama o sentada. En este tiempo puedes sufrir:

  • Dolores en el abdomen
  • Cólicos
  • Dolor de espalda
  • Dolor pélvico

Por todo esto, es habitual que el médico pueda recetar analgésicos. Después de este tiempo es recomendable caminar y moverse y se puede volver a la vida normal y realizar actividades cotidianas tan pronto como te encuentres bien.

Consecuencias y complicaciones de un legrado

No te preocupes si hay sangrados vaginales durante las dos semanas posteriores al legrado, es algo normal puesto que se ha raspado el tejido y es normal que se encuentre delicado y sangre. No obstante el sangrado no debe ser excesivo, si sufres sangrado muy abundante, o con coágulos, o te mareas debes acudir inmediatamente a urgencias.

El ciclo menstrual tiene que volver a regularse pero tardará un tiempo. Lo normal es que las dos y seis semanas después del legrado vuelvas a tener una menstruación regular, a no ser que se trate de una mujer con menopausia. Durante al menos el primer mes no se recomienda el uso de tampones, mejor compresas.

Sin embargo, a pesar de los sangrados vaginales la ovulación puede producirse antes por lo que debes usar precauciones en relaciones sexuales. Pero debes tener en cuenta que no se recomiendan relaciones íntimas durante las dos primeras semanas después del legrado.

Para la higiene íntima debes hacerlo con normalidad, eso sí no debes realizar duchas vaginales y debes evitar bañarte, mejor una ducha. También se ha de evitar el ejercicio o esfuerzo físico intenso durante los primeros días.

Probabilidades de embarazo después de un legrado

Una de las preguntas más frecuentes que surgen tras un legrado, sobre todo cuando se ha realizado tras un aborto, es si afecta a la fertilidad o a posibles embarazos futuros. ¿Me podré quedar embarazada de nuevo? ¿Volveré a sufrir otro aborto?

La cuestión es que el legrado no es muy agresivo y por lo tanto tras este procedimiento las posibilidades de quedarte embarazada de nuevo son las mismas que para mujeres de tu misma edad, es decir, no afecta a la fertilidad ni es un problema para futuros embarazos. Sin embargo, también depende mucho de las condiciones físicas de la mujer.

Si el aborto se ha producido por una enfermedad tendrás que tener en cuenta esto y acudir al ginecólogo o médico especialista correspondiente para que trate la patología ya que esto sí que podría suponer un nuevo aborto, dependiendo de la enfermedad.

Hay que tener en cuenta que tras un legrado se debe esperar al menos tres meses (90 días) antes de buscar un nuevo embarazo siempre y cuando la menstruación haya vuelto de forma natural y sin complicaciones y se han producido dos ciclos menstruales enteros sin ninguna complicación.

Pasado este tiempo se puede volver a intentar el embarazo, no obstante el legrado tras un aborto, o simplemente el aborto, son procesos psicológicos muy duros y por lo tanto la sensibilidad emocional de la mujer puede influir a la hora de buscar un nuevo embarazo y dependerá siempre de cada una.

Es importante esperar el tiempo necesario hasta que estés lista para volver a quedarte embarazada.

Síntomas después de un legrado

A pesar de que es normal sufrir cólicos los primeros días y sangrados vaginales durante la primera o dos primeras semanas, hay ciertos síntomas que debes tener en cuenta y acudir al médico de urgencia si suceden. Éstos son:

  • Flujo vaginal con mal olor, olor fétido o flujo anormal.
  • Mareos.
  • Fiebre.
  • Calambres o cólicos demasiado intensos.
  • Sangrado abundante o con coágulos.

Tras un legrado, es indispensable realizar algún control durante el primer mes. Normalmente, será el propio médico quien te dé cita para los próximos quince días y de esta forma podrá comprobar cómo avanza la recuperación. Las pruebas que podría hacerte son ultrasonido, exploración o prueba de embarazo para comprobar que el legrado se hizo bien y no quedan residuos (en el caso de un aborto).

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados después de un legrado, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Medicación y pruebas médicas .

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cuidados después de un legrado

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados después de un legrado
1 de 4
Cuidados después de un legrado