Compartir

Hipotensión ortostática: causas y tratamiento

 
Por Melanie Re. Actualizado: 30 noviembre 2017
Hipotensión ortostática: causas y tratamiento

Numerosas personas han sentido que al levantarse después de haber permanecidos sentados o acostados se marean y, aunque no suelen durar más que algunos segundos, tienen que sujetarse o volver a sentarse porque se puede perder el equilibrio y provocar caídas. A este trastorno se le conoce como hipotensión ortostática o postural.

Dicha alteración se debe a que la presión arterial disminuye con el movimiento rápido o brusco al levantarse, debido a que la sangre se acumula en las piernas y no da tiempo a que el organismo pueda bombearla hacía los músculos y órganos, especialmente al cerebro. Aunque suele ser leve, si esta se prolonga o sucede con frecuencia, lo mejor es acudir al médico, ya que podría estar indicando algún problema serio. Si te interesa conocer más sobre la hipotensión ortostática: causas y tratamiento, en este artículo de ONsalus, te ofrecemos la información más relevante del tema.

Principales síntomas de la hipotensión ortostática

La principal señal de la hipotensión postural es el mareo en el momento de levantase después de haber permanecido un rato sentado o acostado. Esta situación es muy breve, con una duración de escasos segundos e igualmente desaparece si la persona se acuesta o se sienta nuevamente. Asimismo, existen otros síntomas que podrían acompañar el mareo, aunque estos pueden no presentarse frecuentemente, entre ellos:

  • Náuseas.
  • Aturdimiento o desorientación.
  • Debilidad.
  • Visión borrosa.
  • Fatiga.
  • Dolor en el pecho.
  • Pérdida del equilibrio.
  • Desmayarse o sentir que está a punto de hacerlo.

Causas de la hipotensión ortostática

Si bien la hipotensión postural se da porque ante el movimiento rápido al ponerse de pie, la presión arterial disminuye y durante ese momento el flujo sanguíneo que es bombeado del corazón al cerebro no es suficiente, hay diversos factores que podrían impedir la correcta respuesta del organismo al movimiento y estar causando dicho trastorno.

Una de las causas de hipotensión ortostática menos seria es la deshidratación, ya sea por no tomar suficiente agua o sufrir de trastornos que hacen perder líquidos del organismo, como la diarrea y sudoración excesiva. Esto provoca que se reduzca el volumen de sangre y los vasos sanguíneos se contraigan, dificultando la circulación de la sangre.

Asimismo, la incapacidad del sistema cardiovascular de responder rápido y mantener adecuadamente el flujo sanguíneo hacía donde hace falta, es otra razón por la cual se produce la hipotensión ortostática. Estos casos se dan, generalmente, al sufrir de algún problema del corazón, como alteraciones en las válvulas del corazón, fallo cardíaco, bradicardia y ataque al corazón, por mencionar algunos.

Los trastornos que no permiten la correcta comunicación de los impulsos nerviosos que ayudan a regular la presión arterial también pueden generar el mareo característico al ponerse de pie. Entre las más frecuentes se encuentran las enfermedades endocrinas, como la hipoglucemia, diabetes y enfermedades de la tiroides, las patologías del sistema nervioso como la enfermedad de Parkinson, demencia con cuerpos de Lewy y atrofia sistémica múltiple.

También se puede sufrir de hipotensión ortostática al consumir ciertos fármacos, entre los cuales se destacan los utilizados para controlar la presión arterial alta, la depresión, ansiedad, insomnio, la enfermedad de Parkinson y algunos diuréticos.

Otros factores de riesgo de esta alteración son la anemia, la ingesta de bebidas alcohólicas, tener una estatura alta, estar embarazada y exponerse a temperaturas altas.

Hipotensión ortostática: causas y tratamiento - Causas de la hipotensión ortostática

Hipotensión ortostática: tratamiento

Para combatir los mareos al levantarse, es importante determinar qué lo está causando y dar un tratamiento específico para el trastorno. En el caso de que sea por la administración de algún medicamento, es suficiente con que el médico cambie a otro fármaco o disminuya la dosis. Al no ser una condición que ponga en peligro la vida, el pronóstico es muy bueno y se puede tratar exitosamente.

En el momento de diagnosticar la hipotensión ortostática, el tratamiento inicia con algunos cambios en el estilo de vida, los cuales en algunos casos pueden bastar para prevenir la alteración. En general, las medidas que el especialista podría sugerir son:

  • Ponerse de pie lentamente, si necesitas estar en reposo en cama pasa algún tiempo sentado en esta.
  • Mantenerse bien hidratado y evitar las bebidas alcohólicas.
  • Usar ropa adecuada en climas cálidos.
  • Dividir la alimentación en 6 raciones pequeñas.
  • Tomar una taza de café antes del desayuno.
  • Seguir una rutina de ejercicios de acuerdo a la condición de la persona y usar medias de compresión, ya que ponen presión en las piernas evitando la acumulación de sangre en esta zona y favorecen la circulación.

Si estos cambios no mejoran la condición, el médico puede recurrir al tratamiento farmacológico para reducir los síntomas, incluyendo aquellos que tengan como función el incremento del volumen sanguíneo o evitar que los vasos sanguíneos se agranden, haciendo que la presión arterial aumente. Frecuentemente, se receta fludrocortisona, midodrina o la eritropoyetina, cuya dosis será establecida por el especialista, siendo importante seguir sus indicaciones y no automedicarse, ya que podría generar otras reacciones adversas.

Hipotensión ortostática: causas y tratamiento - Hipotensión ortostática: tratamiento

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hipotensión ortostática: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sangre, corazón y circulación.

Escribir comentario sobre Hipotensión ortostática: causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Hipotensión ortostática: causas y tratamiento
1 de 3
Hipotensión ortostática: causas y tratamiento

Volver arriba