Compartir

¿Las varices son hereditarias?

Mireia Aliaga - Periodista especializada en salud
¿Las varices son hereditarias?

Las varices son el resultado de la dilatación de las venas que se inflaman y se hacen notorias en la superficie de la piel. Estas lesiones son más comunes en las pantorrillas o parte interna de las piernas y suelen ser de color morado o azul oscuro y de forma torcida y abultada. Las varices comienzan a formarse cuando las válvulas venosas, que hacen posible que la sangre regrese al corazón, dejan de funcionar correctamente, permitiendo que la sangre se acumule en las venas y se produzca la dilatación de las mismas.

En la actualidad, se cree que 1 de cada 2 personas mayores de 50 años sufre de esta condición que es más común en mujeres que en hombres. Las varices son mucho más que un problema antiestético, son consecuencia de un trastorno circulatorio y pueden causar hinchazón de los tobillos, calambres musculares, dolor en las piernas, picazón e inflamación y engrosamiento de la piel. Muchos factores pueden incidir en la aparición de estas lesiones pero, ¿las varices son hereditarias? Descúbrelo en este artículo de ONsalus.

También te puede interesar: Varices pélvicas: síntomas y tratamiento

¿Es cierto que las varices son hereditarias?

Las varices son causadas por la insuficiencia venosa, condición que sugiere una carga genética de 97% de probabilidad de desarrollarlas, por lo tanto, sí, las varices son hereditarias. Cualquier persona cuya madre o padre presente venas dilatadas tiene un alto riesgo de desarrollar varices, sin embargo, existen otros factores que pueden aumentar la probabilidad, tales como:

  • Edad avanzada.
  • Ser mujer.
  • Tener sobrepeso.
  • Estar embarazada.
  • Nacer con problemas en las válvulas.
  • Antecedentes de coágulos sanguíneos.
  • Permanecer sentado o de pie durante mucho tiempo.

Las varices son una condición que se puede evitar, sin embargo, cuando existen antecedentes familiares de venas dilatadas no es mucho lo que podemos hacer para evadir esta afección, por lo tanto se debe actuar en función de prevenir las complicaciones que esta lesión puede causar. Si bien hay situaciones que no se pueden controlar, como el embarazo, existen otros factores que sí podemos vigilar para retardar en la medida de lo posible la aparición de las varices, tales como la actividad física, el sedentarismo, el sobrepeso y la alimentación.

Tratar las varices una vez que han salido es muy importante para evitar una hipertensión venosa en las extremidades que comprometa el flujo sanguíneo por completo. A continuación, podrás conocer algunas recomendaciones para evitar las varices, cómo tratarlas y consejos para el día a día.

Cómo prevenir las varices

Como mencionamos anteriormente, una persona con antecedentes familiares de varices es muy difícil que no desarrolle esta condición, sin embargo, existen algunas acciones que se recomienda emplear para controlar otros actores de riesgo y disminuir la probabilidad de padecer estas lesiones o evitar su pronta aparición. Para prevenir las varices es importante:

Combatir el sedentarismo

La actividad física es sumamente importante para propiciar una buena circulación sanguínea, por lo tanto, si no puedes inscribirte en un gimnasio o no encuentras un deporte que sea de tu agrado, intenta caminar todos los días durante 60 minutos. Para mantenerte activo, también puedes preferir las escaleras en lugar del ascensor, regresar a casa andando o en bici, usar menos el coche y cualquier otro tipo de actividad que implique que tus piernas estén en movimiento.

Cuidar la alimentación

Llevar una alimentación saludable permite evitar los niveles elevados de colesterol que pueden incidir de manera negativa en la circulación sanguínea. Asimismo, comer de forma balanceada evitará el aumento de peso, uno de los principales factores de riesgo de las venas dilatadas. Comer bajo en grasas, aumentar el consumo de frutas y vegetales, preferir las carnes magras y cocinar al horno o al vapor son hábitos recomendables para comer de manera saludable.

Bajar de peso

Ya lo mencionamos: el sobrepeso representa un riesgo importante para la formación de las varices. Si tienes que perder mucho peso, es recomendable que visites a un especialista en nutrición para que juntos elaboren un plan alimenticio según tus necesidades. Hacer ejercicio y comer saludable es la receta perfecta para adelgazar de manera saludable. En el siguiente artículo puedes ver algunos trucos para mantener tu peso.

Evitar las altas temperaturas

Las temperaturas calientes comprometen la circulación sanguínea y la hacen más lenta. Por esta razón, es importante evitar que el agua de la ducha esté muy caliente y preferir siempre el agua templada. También se recomienda finalizar cada ducha con abundante agua fría, ya que el cambio brusco de temperatura activa la circulación sanguínea y ayuda a prevenir las varices.

Estar mucho tiempo en la misma posición

Si trabajas sentado todo el día en una oficina, es importante que cada hora y media ofrezcas a tus piernas movilidad. Por lo tanto, es aconsejable colocar un banco al lado de tus pies para tenerlos en alto cada cierto tiempo o simplemente levantarte de tu puesto y dar una caminata de 5 minutos. Esto restará pesadez a tus piernas y te ayudará a estimular la circulación.

Evita la ropa ajustada

Mientras más apretada es la ropa que usas en las piernas, más riesgo corres de afectar la circulación sanguínea en las mismas y favorecer la formación de varices. Prefiere la ropa elaborada con una tela que no se adhiera tanto al cuerpo y evita el uso excesivo de tacones o calzado cerrado.

Cómo tratar las varices

Si has comprobado que las varices son hereditarias y no hubo nada que pudieras hacer para prevenir su aparición, entonces es importante que conozcas qué alternativas pueden ser funcionales para eliminarlas y evitar las complicaciones que estas lesiones pueden traer:

  • Escleroterapia: consiste en inyectar solución salina en la vena, la cual se endurecerá y después desaparecerá la dilatación.
  • Flebectomía: se realizan pequeñas incisiones cerca de la vena afectada para extraerla.
  • Extirpación: se utiliza cuando la vena está diseminada a lo largo de toda la pierna y se utiliza para atar venas muy grandes como la vena safena superficial.
  • Tratamientos estéticos: algunos especialistas sugieren tratar las varices con procedimientos con láser, pues aseguran que la posibilidad de que la vena se vuelva a dilatar es menor que con otros tratamientos.

Consejos para vivir con varices

  • Levantar las piernas por encima del nivel del corazón durante 15 minutos al menos 4 veces al día.
  • Utilizar medias de descanso para reducir la inflamación de las piernas o los tobillos.
  • Evitar estar mucho tiempo sentado o de pie.
  • Si se presentan úlceras en las varices, es importante atender la herida y mantenerla desinfectada.
  • Si la piel está muy seca o luce agrietada, es importante utilizar cremas humectantes de hidratación máxima.
  • El calzado no debe ser totalmente plano ni muy alto, lo ideal es elegir aquellos zapatos con tacón de al menos 4 cm.
  • No sentarse con las piernas cruzadas.
  • Dormir con una almohada debajo de las piernas para mantenerlas en alto durante la noche.

Descubre en el siguiente artículo cuáles son los mejores remedios caseros para las varices.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Las varices son hereditarias?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sangre, corazón y circulación.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre ¿Las varices son hereditarias?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Las varices son hereditarias?
1 de 3
¿Las varices son hereditarias?