menu
Compartir

Por qué tengo ganas de defecar pero no puedo hacerlo

 
Por Delfina Viana. Médica.. 27 agosto 2021
Por qué tengo ganas de defecar pero no puedo hacerlo

Ir de vientre no debería ser algo molesto ni mucho menos doloroso. No obstante, en algunas ocasiones, aparece la sensación casi permanente de que necesitas ir al baño, pero cuando te sientas no tienes nada que eliminar, lo cual puede ser realmente molesto y preocupante.

Esa sensación es conocida médicamente como tenesmo y cuando necesitas realizar fuerza para defecar se conoce como pujo. Las causas de estos síntomas pueden ser bastante variadas desde infecciones, tratamientos médicos con antibióticos o radioterapia hasta la presencia de tumoraciones en la zona baja del abdomen.

En este artículo ONsalus, respondemos a la pregunta "por qué tengo ganas de defecar, pero no puedo hacerlo".

Infecciones en la zona rectal

Esta es una de las causas más comunes de inflamación en la zona rectal en un adulto relativamente sano. Es muy común de ver ante infecciones de transmisión sexual como el herpes genital, la gonorrea o la clamidia. En este caso, además de esa sensación continua de necesitar evacuar puedes sentir: dolor, dolor al defecar, flujo o mucosidad en la zona anal.

También puede observarse ante infecciones digestivas, que cursan con malestar general, diarrea, náuseas, dolor abdominal, hinchazón, como las causadas por Campulobacter, Shighella o Salmonella.

¿Qué hacer?

Es importante identificar la causa para poder dar una solución. Si sospechas de una infección de transmisión sexual, es importante, además, saber si hay otras infecciones que se transmiten por contacto sexual sin protección y que pueden ser de mayor gravedad como el HIV o la hepatitis.

Siempre es importante acudir a un centro de salud para que a través de preguntas y un examen una o un profesional puedan indicarte el tratamiento más adecuado, que muchas veces suele consistir en antibióticos y antiinflamatorios, pero dirigidos al microorganismo que originó el problema.

Acompañar el tratamiento médico de una dieta saludable y liviana es fundamental para que puedas sentirte mejor rápidamente.

Proctitis por antibióticos

Si has utilizado últimamente antibióticos para tratar alguna infección (por ejemplo, de causa respiratoria), puede que se haya alterado tu flora intestinal normal.

En ese caso, además del tenesmo, puedes sufrir de diarrea, hinchazón abdominal, exceso de gases, dolor en el vientre, falta de apetito, entre otros.

¿Qué hacer?

Lo mejor que puedes hacer en este caso es mantener una dieta liviana y saludable rica en cereales integrales, ya que son los más fáciles de digerir y contribuirán a que tu flora vuelva a reproducirse de manera normal. También es aconsejable incluir vegetales y frutas de estación maduros y legumbres de fácil digestión, como las judías mung o las lentejas.

Hay quienes aconsejan en estos casos el uso de probióticos y fermentos, esto no es siempre positivo, ya que depende de tu estado de equilibrio/desequilibrio previo. Es mejor que tu flora se vaya recuperando de manera natural a través de mejorar tus hábitos.

Y obviamente se debería suspender el tratamiento con antibióticos en cuanto se pudiera. Se ha demostrado que mantener una flora intestinal saludable ayuda en gran medida a recuperarnos de todo tipo de infecciones.

Estreñimiento crónico

La sensación de tener ganas de defecar y no poder hacerlo puede aparecer en quienes padecen de estreñimiento. La falta de evacuación normal de las heces es un problema realmente molesto para quien lo padece.

Suele acompañarse de distensión abdominal, dolor, demasiados gases, pero hay otros síntomas que a veces no suelen tenerse en cuenta y que van de la mano con el estreñimiento, como la sequedad en la piel, los dolores en general, los problemas para dormir y la ansiedad. Todos estos trastornos son distintas manifestaciones de sequedad en el cuerpo y, si solo apuntamos a mejorar la digestión a través del consumo de fibra o medicamentos para defecar, no estamos dando real solución al problema de base: la sequedad.

Más aún si se asocian otros problemas que también ocasionan esa necesidad continua de defecar, como las hemorroides o el prolapso rectal. En el primer caso, son los vasos anales los que se inflaman, en el segundo, es una parte del intestino que no se sostiene bien y sale hacia afuera. Ambos relacionados con el estreñimiento crónico.

¿Qué hacer?

No basta con beber más agua o comer más fibra para mejorar la digestión y prevenir el estreñimiento, sino que es importante evitar todo aquello que seque el cuerpo: alimentos secos o que sequen, exceso de ejercicio, exceso de pantallas, acostarse tarde, exceso de responsabilidades/estrés, etc.

Por qué tengo ganas de defecar pero no puedo hacerlo - Estreñimiento crónico

Inflamación intestinal crónica

En algunos casos, la inflamación intestinal puede volverse crónica, es decir, que se hace permanente. Son las llamadas enfermedades inflamatorias intestinales, conocidas como enfermedad de Crohn y colitis ulcerativa.

Otros síntomas que puede padecer quien sufre de enfermedad inflamatoria intestinal son:

  • Dolor.
  • Diarrea.
  • Cansancio.
  • Disminución de peso.
  • Falta de apetito.
  • Materia fecal con sangre.

¿Qué hacer?

Estos problemas de digestión crónicos, a menudo, son difíciles de resolver, más aún si los tratamientos solo se centran en los síntomas.

Se necesitan cambios rotundos no solo en la alimentación, sino también de otros hábitos como el descanso, el ejercicio y la resolución de conflictos emocionales, que muchas veces son los reales causantes de tal descompensación.

Intolerancias y alergias

En niños pequeños, pero también en adultos, es posible que estas sensaciones intestinales sean causadas por la intolerancia a ciertos alimentos.

Habitualmente, no son los alimentos en sí los responsables, sino que la persona que padece este problema tiene un grave trastorno digestivo.

Otros síntomas que pueden aparecer en estos casos son:

  • Diarrea.
  • Hinchazón abdominal.
  • Exceso de gases.
  • Irritabilidad.
  • Dolor abdominal.

¿Qué hacer?

En una primera etapa, es útil suspender aquellos alimentos que no son bien tolerados, pero sabiendo que al suspenderlos no estás resolviendo el problema de base, que es la indigestión.

Es por ello que sería clave adoptar buenos hábitos para lograr que tu organismo vuelva a su estado de equilibrio y bienestar.

Por qué tengo ganas de defecar pero no puedo hacerlo - Intolerancias y alergias

Tumoraciones y sus tratamientos

La presencia de una masa tumoral en la zona baja del abdomen es una causa poco frecuente de esta sensación de necesitar evacuar, pero debe ser tenida en cuenta.

Por otro lado, los tratamientos con radioterapia de tumoraciones en la zona baja del abdomen también pueden ocasionar este tipo de molestias. Esto sucede porque se genera una inflamación muy grande en toda la zona.

Cuando se ha sufrido una cirugía en la zona intestinal también pueden aparecer este tipo de sensaciones.

¿Qué hacer?

Es clave adoptar los hábitos más saludables posible para poder dar la posibilidad al cuerpo de que se recupere de tales problemas.

La alimentación, el descanso adecuado por la noche, la práctica de ejercicio acorde a la condición física, mantener la mente tranquila, resolver aquello que te inquieta o bien aceptarlo son algunas de las posibilidades, pero esto realmente debe ser un trabajo personal: identificar aquello que te está haciendo daño y poder resolverlo es clave.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué tengo ganas de defecar pero no puedo hacerlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Bibliografía
  • Gajendran M, Loganathan P, Jimenez G, Catinella AP, Ng N, Umapathy C, Ziade N, Hashash JG. A comprehensive review and update on ulcerative colitis. Dis Mon. 2019 Dec;65(12):100851. doi: 10.1016/j.disamonth.2019.02.004. Epub 2019 Mar 2. PMID: 30837080.
  • Ní Laoire Á, Fettes L, Murtagh FE. A systematic review of the effectiveness of palliative interventions to treat rectal tenesmus in cancer. Palliat Med. 2017 Dec;31(10):975-981. doi: 10.1177/0269216317697897. Epub 2017 Mar 1. PMID: 28590211.
  • de Vries, H. J., Zingoni, A., White, J. A., Ross, J. D., & Kreuter, A. (2014). 2013 European Guideline on the management of proctitis, proctocolitis and enteritis caused by sexually transmissible pathogens. International journal of STD & AIDS, 25(7), 465-474.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué tengo ganas de defecar pero no puedo hacerlo
1 de 3
Por qué tengo ganas de defecar pero no puedo hacerlo

Volver arriba